Contacto

Florida 1065 C1005
C.A.B.A. Argentina

Disponibles
Lunes a Viernes. 9/18 hs
Compartir

Superada la pandemia, el consumidor de vino volvió a los supermercados y a los restaurants. La venta directa de las bodegas al consumidor -el canal D2C- se contrajeron 10,3% en volumen y 1,6% en valor. Los de menos de U$S 30, los más afectados. Eso si, el precio medio de la botella aumentó un 9,7%.

El informe anual de de Sovos ShipCompliant y Wines Vines Analytics que se realiza con datos de más de 1.300 bodegas de los Estados Unidos desde hace y más de 13 años dió como resultado un dato que preocupa a la industria del vino local pero también a los grandes exportadores del mundo que tienen entre sus principales compradores a los consumidores de América del Norte.

“Ninguna bodega, independientemente de la región o el tamaño, parece haber evitado los efectos de una retirada del gasto en vino del consumidor en el canal de envío” dicen los analistas del especialista en soluciones logísticas de Sovos ShipCompliant y los analistas de ventas de Wines Vines Analytics.

El canal de venta directa de vino directo al consumidor (D2C) -de la bodega al consumidor- de EE.UU. experimentó su primer declive en más de una década el año pasado cuando los consumidores regresaron a las instalaciones, según sugieren los datos.

Las ventas totales en 2022 cayeron un 10,3 % en volumen y un 1,6 % en valor, en comparación con 2021, aunque los precios medios de las botellas aumentaron un 9,7 %.

Sin embargo, los analistas aclaran que “a pesar de la caída interanual, los volúmenes siguen siendo superiores a los niveles previos a la pandemia” cuando todavía no habían explotado los canales de venta directos.

“Ninguno de estos números puede entenderse sin el contexto de la montaña rusa del mercado inducida por la pandemia y ahora por los efectos de la inflación y el mayor costo de vida”, señala el informe.

Además, de acuerdo a los datos del informe, se nota una disminución “extraordinaria” en el precio promedio por botella enviada en 2020, claramente debido a los descuentos provocados por la pandemia, puede haber sesgado ligeramente los datos de 2022 (que muestran un aumento del 9,7 % en el gasto de botellas).

Pero también se señala que desde 2019 el precio medio de la botella ha subido un 10,9 %, un aumento que se relaciona al fenómeno inflacionario de los últimos 18 meses, los analistas explican que “las bodegas parecen haber aumentado los precios en respuesta a las presiones inflacionarias hacia arriba y hacia abajo en las cadenas de suministro”.

Cuánto y en qué gastan los compradores de vino de EE.UU.

Los consumidores que gastan menos de 50 dólares por botella (que representan aproximadamente el 70 % del canal) “retiraron” las compras de D2C el año pasado, lo que también ayudó a inflar cuánto se gastó en promedio por botella.

Además de esto, la categoría está viendo a los consumidores que ingresaron durante el cierre volviendo a los hábitos de compra anteriores a la pandemia y regresando a los lugares de consumo habituales previo a la pandemia.

La resiliencia de los vinos de mayor precio puede haber “enmascarado” el verdadero alcance de la caída en las compras D2C, y el informe calcula que las cifras generales de volumen y valor serían aún más bajas si se excluyeran estas compras consideradas premium o de alto nivel.

“La importancia de la disminución en los envíos de bodegas D2C está algo enmascarada por el desempeño de los vinos con un precio de 100 o más dólares”, señalan los autores del informe y confirman que “a pesar del aumento general de precios, los compradores de estos vinos de lujo continuaron recibiendo envíos en 2022 a un ritmo similar al de 2021″.

“Sin embargo, estos vinos representan solo el 8,1 % del volumen total de los envíos D2C y, al excluir estos vinos más caros, el canal experimentó una disminución de casi el 12 % en el volumen de envíos y una disminución del 8,2 % en el valor”.

Los vinos con un precio inferior a 30 dólares experimentaron una disminución del 17,5 % en los envíos a partir de 2021, mientras que los que tenían un precio superior a 50 dólares experimentaron un aumento del 1,0 %.

El condado de Napa, conocido por su oferta premium, fue la única región que experimentó un aumento del valor en 2022 (3,2 %) a pesar de la disminución de los volúmenes, debido a un aumento del 13,8 % en el precio promedio por botella y el valor total de las ventas de Napa fue de 2.000 millones.

El valor estuvo liderado por las ventas de Cabernet Sauvignon, con un precio promedio de botella de 131,48 dólares. El informe estimó que las ventas totales de la variedad en la región representaron 1.000 millones de dólares en 2022.

La región vitivinícola más afectada fue el condado de Sonoma en California, donde el volumen de ventas D2C cayó un 14,2 % y el valor un 8,1 % en comparación con 2021. El valor total de las ventas de vino D2C en la región fue de 8,3 millones de dólares.

Más allá que el informe no menciona los importantes incendios y la escasez de agua que afectaron a la región vitivinícola más importante de los Estados Unidos durante el verano de 2022, no sorprendería que esos datos hayan afectado la decisión de los consumidores de comprar o no los productos de la región.


Compartir

editor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

3 × 3 =