Contacto

Florida 1065 C1005
C.A.B.A. Argentina

Disponibles
Lunes a Viernes. 9/18 hs
Compartir

Los precios de las hojas de té al por mayor subieron un 50% desde marzo y la bebida más popular del mundo -después del agua- se está volviendo cada vez más cara, justo cuando había caído a su precio más bajo histórico

El trabajo remoto y otras rutinas domésticas establecidas durante la pandemia de coronavirus han llevado a más personas a tomar tazas de té, que se consumen en cantidades mayores en todo el mundo que cualquier otra bebida que no sea agua. Pero la oferta de hojas de té se está reduciendo debido a las restricciones en algunos de los principales países productores, la escasez de mano de obra, el cierre de puertos y otros problemas logísticos.

La subida del precio del té después de su mayor caída histórica
Fuente: WSJ

Los precios de las hojas de té al por mayor han subido un 50% desde marzo, cuando cayeron a sus niveles más bajos en más de una década debido al exceso de oferta. A u$s 3,16 x kg recientemente, está en niveles vistos por última vez en noviembre de 2017, según datos del Banco Mundial.

Parte del aumento ha comenzado a elevar los precios enlas tiendas en los EE.UU. Los precios del llamado té líquido, que generalmente se vende como concentrado embotellado, han aumentado en promedio un 9,6% respecto al año anterior, mientras que los precios del té envasado, que se vende en bolsitas (saquitos) de té han aumentado un 1,7%, según Nielsen. Los precios del té listo para beber, que ya viene preparado en botellas, latas o paquetes, se han mantenido estables.

“Este es en gran parte un fenómeno impulsado por la oferta”, dijo El Mamoun Amrouk, economista del equipo de materias primas y productos tropicales de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación. La FAO advirtió anteriormente que el cambio climático está amenazando el área agroecológica destinada a la producción de té, mientras que el consumo mundial crece a medida que más personas creen en las propiedades antioxidantes y otros beneficios para la salud que se obtienen del té.

En todo el mundo se consumen alrededor de 3.700 millones de tazas de té a diario, según Euromonitor International, un proveedor de investigación de mercado. En un día cualquiera, más de la mitad de la población de EE.UU. bebe té, según TeaUSA, una asociación de la industria. La mayoría de los bebedores de té estadounidenses consumen la variedad negra y la mayoría la prefiere helado. La bebida es especialmente popular entre los millennials, según TeaUSA.

La pandemia ha provocado fuertes caídas en el consumo de té en restaurantes y cafés, pero las personas que pasan más tiempo en casa están preparando y bebiendo más té, según los actores de la industria.

MAYORES PRODUCTORES

El té se cultiva con mayor frecuencia en terrazas de regiones montañosas con climas tropicales o subtropicales. China, India, Kenia y Sri Lanka dominan la producción mundial de té, mientras que la mayor parte del té vendido en Estados Unidos se cultiva en la Argentina, según datos de la FAO y la base de datos Comtrade de las Naciones Unidas.

Plantaciones de té

En Sri Lanka y la India, las hojas se recogen en gran parte a mano de los arbustos de hoja perenne antes de secarlas y envasarlas para la venta. Los trabajadores se concentran en recoger hojas pequeñas y jóvenes que saben mejor que las más viejas y gruesas. Las hojas de té suelen tardar unas dos semanas en crecer antes de que estén listas para ser recogidas; su color está determinado por la forma en que se procesan.

A principios de este año, una grave sequía en Sri Lanka, el tercer exportador de té más grande del mundo, provocó una caída de la producción del 15% en los primeros siete meses de 2020 con respecto al año anterior. Las exportaciones han caído un 10%, según la asociación de exportadores de té del país.

Las plantaciones de té en el país han visto mejores lluvias en las últimas semanas, lo que está ayudando a los productores a aumentar los volúmenes, dijo Dilhan Fernando, director ejecutivo del productor de té de Sri Lanka Dilmah Tea. “En este momento está cayendo y el cielo se ve inquietantemente gris”, dijo en una entrevista a principios de este mes. “La lluvia indica que tenemos la posibilidad de un aumento significativo en la producción”.

En la vecina India, la producción de té también ha caído. El país se ha visto muy afectado por la pandemia de coronavirus y, en algunos casos, las reglas de distanciamiento social han impedido que los trabajadores lleguen a los campos para cosechar. Los servicios de camiones en el país se han interrumpido y los cierres de puertos han provocado retrasos en las exportaciones y los envíos.

La producción cayó un 22% a 509,000 toneladas métricas en los primeros siete meses de 2020, según el Tea Board India, administrado por el gobierno. En agosto, los precios del té en una subasta de Calcuta alcanzaron un récord. La escasez se ha visto agravada por las graves inundaciones en Assam, en el noreste de la India, que produce la mayor parte del té del país, según el proveedor de datos Mintec.

Hacia mediados de septiembre, India había registrado casi 5,65 millones de casos de coronavirus, según datos compilados por la Universidad Johns Hopkins, la segunda más alta del mundo después de EE.UU. Muchas partes de la India todavía están bloqueadas, lo que significa que muchas empresas están cerradas y movimientos alrededor del país están restringidos.

Algunos analistas de la industria dicen que los precios del té deberían dejar de subir a medida que mejore la producción en Sri Lanka y Kenia.

Anteriormente, un exceso de oferta obligó a algunas empresas a vender hojas de té a granel a menos de lo que costaba producir el producto, dijo Joshua Kaiser, fundador de Rishi Tea and Botanicals, una empresa que compra directamente a los productores. “Ahora estamos viendo el costo real de producción fluyendo por el mercado”, dijo.

Fuente: Lucy Craymer para Wall Street Journal


Compartir

administrator

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 × cinco =