Contacto

Florida 1065 C1005
C.A.B.A. Argentina

Disponibles
Lunes a Viernes. 9/18 hs

Con fama de haber sido el ‘Volvo’ del mundo del vino, Chile es ahora una de los países vitivinícolas más emocionantes del planeta. Ansiosos por explorar hasta el último rincón del país, los enólogos buscan evolucionar su industria

Beneficiándose de una envidiable historia que data de la elaboración de vino desde el siglo XVI, junto con las libertades que le brinda ser un país vitivinícola del Nuevo Mundo, los productores chilenos han trabajado fuerte con respecto a qué variedades hacer prosperar según las distintas regiones.

Como reflejo de este enfoque regional, en julio de 2018 Chile obtuvo cuatro nuevas DO: Lo Abarca en el Valle de San Antonio, Apalta y Los Lingues en el Valle de Colchagua, y Licantén en el Valle de Curicó, que ahora pueden aparecer en las etiquetas de los vinos. Si bien puede ser demasiado pronto para esperar que los consumidores comprendan el significado de estas denominaciones de terruños, este impulso para mapear las preciadas parcelas del país ayudará a Chile en su búsqueda final: lograr que los consumidores cambien y paguen más por los vinos del país, despojándose de su imagen barata y alegre en el proceso.

Estas son las ocho tendencias clave que están dando forma al panorama vitivinícola de Chile:

PREMIUMIZACIÓN

El objetivo colectivo más grande de la industria vitivinícola chilena es defender sus vinos premium en todo el mundo y deshacerse de su imagen de una nación vitivinícola “barata y alegre”. Wines of Chile es tan serio en su intención que desde 2018 solo ha promocionado vinos que se venden por más de 10 libras (casi 13 dólares estadounidenses) la botella al por menor. La iniciativa dio sus frutos y provocó un aumento del 20% en las ventas en China el año pasado, y un aumento alentador en las ventas en los EE. UU., Japón, Corea del Sur y Hong Kong.

Si bien la crisis del coronavirus ha frenado el crecimiento continuo, ya que los consumidores reducen sus gastos durante estos tiempos inciertos, Angélica Valenzuela, directora comercial de Wines of Chile, cree que el impulso premium de Chile servirá a largo plazo. “Necesitamos ser consistentes y seguir invirtiendo en nuestra imagen premium, porque es algo que requiere tiempo para lograrse. Necesitamos reforzar el mensaje de trading up con educación comercial y del consumidor ”, dice.

Aurelio Montes, presidente de la organización, se hace eco de los sentimientos de Valenzuela: “Chile ha sido visto como la opción de valor durante mucho tiempo y algunos productores tienen miedo de dejar eso atrás. Deberían centrarse en hacer vinos de mayor calidad y comunicar ese mensaje ”, dice. Simon Doyle, de Concha y Toro, cree que el mayor desafío de Chile radica en “comunicar mejor nuestras credenciales a los consumidores de vinos en el nivel super premium y construir nuestra reputación como una de las naciones productoras de vinos finos del mundo”.

Para elevar la imagen global del vino chileno están los Almaviva, Seña, Clos Apalta y Viñedo Chadwick, que están a la venta a través de La Place de Bordeaux para ayudar a ponerlos en manos (y bodegas) de todo el mundo, incluso los mejores coleccionistas.

SUSTENTABILIDAD

Este es un enfoque clave tanto para los productores individuales como para Wines of Chile en este momento. “La sustentabilidad es el camino a seguir para Chile, y las bodegas deben promover colectivamente sus credenciales ecológicas. El gobierno chileno se compromete a que el país sea carbono neutral para 2050 ”, dice Aurelio Montes. La organización lanzó el código de sustentabilidad para la industria hace una década, y hoy 76 bodegas que representan el 80% de las exportaciones de vino embotellado están certificadas como sustentables.

Líder desde hace mucho tiempo en prácticas sostenibles, VSPT Wine Group de Chile tiene como objetivo reducir la cantidad y el peso de sus botellas y empaques para que el 100% sean separables, reutilizables, reciclables o compostables para 2030. Deseoso de abordar el problema global de la generación de desechos, la compañía también apunta a que el 60% de sus envases estén hechos de materiales reciclados sin uso de PVC.

Para alentar a los consumidores a reciclar las botellas de vino de VSPT, la empresa incluirá instrucciones de reciclaje en todas sus etiquetas. Miembro de la iniciativa International Wineries for Climate Action, el grupo lanzó recientemente una gama llamada South Cause, conformada por vinos orgánicos para beber todos los días, que apoya la protección de los glaciares chilenos en la Patagonia a través de donaciones a la ONG Glaciares Chilenos.

“Los glaciares chilenos representan una importante reserva de agua del planeta y se han visto afectados por el calentamiento global. Esto ha generado subidas del nivel del mar que provocan inundaciones, el decrecimiento de masas de tierra y la desaparición de ciudades costeras. Es hora de actuar ”, dice Barbara Wolff, responsable de sostenibilidad de VSPT. 

Santa Rita Estates también pone la sostenibilidad en el centro de sus operaciones. A través de su proyecto WiSe, la empresa trabaja con el objetivo de tener cero residuos en el vertedero de sus instalaciones de Alto Jahuel para fin de año. Hasta el momento ha recuperado y reciclado 730 toneladas de residuos. Mientras tanto, el gigante del vino de mentalidad ecológica Concha y Toro se ha comprometido con la iniciativa ‘Business Ambition for 1.5ºC’ liderada por la ONU de lograr cero emisiones para 2050. Para lograr este objetivo a largo plazo, se ha fijado un objetivo intermedio para reducir las emisiones en un 55% para 2030.

ORGÁNICOS

La creciente tendencia al bienestar y al vino ‘limpio’ está impulsando las ventas de vino orgánico de Chile. Las ventas de la gama de vinos orgánicos del Cono Sur han aumentado un 50% en Sainsbury’s, y los vinos han demostrado ser particularmente populares entre los consumidores conscientes del medio ambiente de entre 25 y 44 años. Lanzada en el Reino Unido este año, la gama, que está teniendo éxito en Canadá y Escandinavia, incluye Pinot, Sauvignon Blanc, Chardonnay, Malbec y una mezcla de tintos.

El Cono Sur ha aumentado la cantidad de viñedos orgánicos para abastecer la creciente demanda mundial. Para ayudar a destacar las credenciales ecológicas de la gama, las etiquetas están impresas en papel reciclado y cuentan con el diseño de una bicicleta característica del Cono Sur, en verde. El enólogo de la finca, Matías Ríos, cree que lo orgánico es “el futuro” de Chile. “Los vinos orgánicos están ganando popularidad en todo el mundo. Está en nuestro ADN trabajar de esta manera a medida que se obtienen vinos de mayor calidad y mejor equilibrados ”, dice.

Otro pionero orgánico en el país es Miguel Torres Chile, que actualmente cuenta con un 95% de viñedos orgánicos certificados. Habiendo notado un creciente interés de los consumidores en los vinos orgánicos, la finca está pormocionando sus credenciales desde sus etiquetas. “Solíamos ser tímidos a la hora de promover nuestro estado orgánico, pero ahora todos nuestros vinos tienen la marca de orgánicos y hemos hecho que la redacción sea más prominente en nuestros envases”, dice el director Jaime Valderrama.

EL HERMOSO SUR

La creciente amenaza del calentamiento global y el problema continuo de la disponibilidad de agua en el norte y centro del país están impulsando a los enólogos al sur. ”El futuro vitivinícola de Chile está en el sur. Es un mundo nuevo ahí abajo y los enólogos se van a mudar aún más al sur para hacer vinos más frescos, ya que es lo que los consumidores quieren beber ”, dice Viviana Navarrete, de Viña Leyda. Durante la última década, los enólogos han estado plantando en regiones como Itata, Bío Bío, Malleco y Osorno que, aunque extremas ahora, emergerán como lugares de vinificación cada vez más viables a medida que el mundo se calienta y los reservorios se secan.

El Cono Sur ha estado trabajando en la región del Bío Bío durante más de una década con variedades de Riesling, Gewürztraminer, Pinot Noir y Sauvignon Blanc, y recientemente lanzó un rosado pálido dentro de su gama Bicicleta elaborado con Pinot. Ubicada a 925km de Santiago, Osorno es la más extrema de las regiones del sur. Por el momento, las condiciones no permiten una vendimia comercial todos los años, pero la región está mostrando un gran potencial para la producción de vino espumoso. El valle es aun tan desconocido que el riesgo de heladas ni siquiera se ha calculado todavía.

Aurelio Montes confía en Mechuque, una pequeña isla del archipiélago chileno de Chiloé, 1.000 kilómetros al sur de Santiago, que descubrió a través de viajes en velero. Tiene un viñedo de dos hectáreas en la isla donde ha plantado Chardonnay, Pinot, Sauvignon Blanc, Albariño y Riesling. Ubicado en una bahía en forma de herradura, el viñedo se encuentra en los límites de la vinificación, donde Montes asegura que el riesgo de heladas es mínimo.

“Mechuque tiene su propio microclima ya que está protegido por la corriente de Humboldt, por lo que las heladas no son un problema”, dice. Sin embargo es difícil lograr que las uvas maduren por completo, y Montes busca remediarlo colocando mejillones y conchas de almejas entre las vides para calentar la tierra debajo de ellas. Hasta ahora, las conchas de mejillón están absorbiendo más calor.

ESPUMOSOS

Como se mencionaba, las regiones del sur de Chile están mostrando un gran potencial para impulsar la producción de vino espumoso, con un número creciente de productores que plantan vides en regiones como Osorno con la intención de producir un producto de alta gama. En 2018, Casa Silva lanzó un generador de chispas de método tradicional, Fervor del Lago Ranco, del lago Ranco en Osorno. Elaborado a partir de una mezcla de Pinot y Chardonnay de la añada 2012, el vino ha envejecido durante tres años sobre sus lías.

“No había otras regiones de vinos espumosos en Chile antes de esto. El futuro de Osorno será brillante en el segmento de alta gama. La calidad está ahí, y también el sentido de origen. No se puede comparar con ningún otro vino espumoso del mundo”, dijo Thomas Wilkins, director de marketing de Casa Silva .

Compartiendo la misma latitud que Tasmania (42°), Aurelio Montes cree que la isla de Mechuque en el archipiélago chileno de Chiloé tiene un potencial fantástico para la producción de vino espumoso del método tradicional. “Quiero hacer un vino espumoso de método de alta gama aquí. No estoy seguro de que podamos alcanzar los 12 grados de alcohol para los vinos cada año, pero podemos hacer buenos vinos base para los espumosos. De todas las uvas plantadas, los Chardonnay y Pinot parecen ser los más felices aquí ”, dice.

El Valle de Casablanca es la región que parece mejor preparada para un producto de alta gama, Centinela, un blanc de blancs elaborado con Chardonnay. El espumante se está vendiendo bien tanto en Chile como en el mercado maduro de Japón. “Es un vino complejo y mineral para momentos especiales, queremos que compita en la gama alta con Champagne y vino espumoso inglés”, dice el enólogo Matías Ríos.

“La categoría de espumosos está creciendo mucho en Chile y los productores están poniendo más energía en su producción. Me gustaría ver más regulaciones en términos de en dónde se puede hacer y de qué variedades “.

VARIEDADES ANCESTRALES

Si bien Chile se ha impulsado la producción durante las últimas décadas hacia territorios vitivinícolas desconocidos, al mismo tiempo los viticultores han estado buscando inspiración en prácticas históricas de elaboración del vino y variedades ancestrales como una forma de reconectarse con sus raíces. Tan recientemente como en 1985, el 44% de las vides plantadas en Chile eran País. Si bien ese caballo de batalla pasó de moda en los noventa, País ha experimentado un resurgimiento en los últimos años, particularmente en Itata, que es el hogar de antiguas vides arbustivas.

Ubicada a 400 km al sur de Santiago, Itata está liderando el renacimiento de las variedades ancestrales con País, Cinsault y Muscat, y se ha convertido en el hogar de algunos de los vinos más emocionantes que salen de Chile. El enfoque de intervención mínima de la región ha atraído la atención de sommeliers y comerciantes independientes deseosos de descubrir el lado más salvaje de Chile.

Mientras que País tradicionalmente elaboraba tintos rústicos, los elaborados en Itata tienden a inclinarse hacia el lado más claro y se elaboran con un uso mínimo de roble. Los delicados Cinsaults también forman parte de la creciente tendencia mundial de tintos más claros que se pueden disfrutar solos sin necesidad de comer.

Miguel Torres Chile elabora un trío de vinos de lotes pequeños en Itata bajo su etiqueta La Causa: una viña vieja País, una mezcla de Cinsault, País y Carignan, y una Moscatel. “Itata se siente como una región muy europea con sus viñedos de arbustos viejos y una elaboración de vino de mínima intervención: estos son los tipos de vinos que solían elaborarse en Chile”, dice el director Jaime Valderrama. Apasionado de País, el último lanzamiento de la empresa es una antigua expresión de viña procedente de suelos graníticos y volcánicos del Bío Bío llamada Millapoa, elaborada con levaduras silvestres y mínimo azufre.

GRUPOS

Al darse cuenta de que hay fuerza en los números, los enólogos chilenos han estado formando grupos para promover vinos, variedades de uva y métodos de producción específicos de la región. El pionero de la tendencia fue Movi, que se formó en 2009 para apoyar a los pequeños viticultores independientes. Dos años más tarde nació Vigno, asociación que promueve la vid vieja Carignan del Maule, que ahora cuenta con 17 miembros, entre ellos Emiliana y Garage Wine Co.

Vigno tiene regulaciones estrictas que todos los miembros deben cumplir. Los vinos deben contener al menos un 85% de cariñena y deben envejecer dos años antes de su lanzamiento. Los viñedos deben tener al menos 30 años y ser de secano, y deben ser enredaderas arbustivas de un área definida dentro del Maule. 

Desde entonces, Movi y Vigno se han unido a Viñas del Valle de San Antonio, una asociación de ocho bodegas en Leyda formada el año pasado para promover los vinos costeros de clima fresco y el turismo.
Chile Desnudo, grupo de bodegas que elaboran vinos de baja intervención; Slow Vino Chile, colectivo cuyos integrantes producen menos de 150.000 botellas al año; y Colchagua Singular, un compendio de pequeños productores del Valle de Colchagua son otros de los grupos formados en los últimos tiempos.

Los miembros de las recientemente formadas Viñas del Valle de San Antonio están estudiando las diferencias en los suelos de las subzonas dentro del valle para crear el equivalente chileno de Borgoña al trazar sus micro-denominaciones. “Estamos presionando para la creación de más sub DO en San Antonio. Me encantaría que Leyda tuviera más regulaciones en términos de qué variedades se pueden plantar, rendimientos máximos y límites adecuados. La normativa nos dará credibilidad, confianza al consumidor y nos ayudará a incrementar el precio de nuestros vinos. La gente no aprecia la cantidad de trabajo que se dedica a ellos”, dijo Viviana Navarrete, enóloga jefe de Viña Leyda .

CABERNETS DE AJUSTE FINO

Mientras que la vid vieja País y Maule Carignan tienden a acaparar los titulares, la variedad de uva más exitosa (y rentable) de Chile es Cabernet, que representa alrededor del 30% de todas las cepas plantadas en Chile, con poco menos de 42.000 hectáreas sembradas. Plantado en Chile en el siglo XIX, en los últimos 30 años los productores han trazado los terruños superiores en Alto Maipú de la uva y en la actualidad están explorando cómo las diferentes parcelas de un mismo viñedo se expresan con un nivel de viticultura de precisión que impresionaría a los de Bordelais.

Vinos de Chile está trabajando en un proyecto para las viejas viñas de selección masal Cabernet “limpias” para idealmente resucitar algunas de las cepas antiguas. Santa Rita también está trabajando para aislar y limpiar una porción de su material de vid vieja. El proyecto consiste en seleccionar las vides sanas, analizarlas en un laboratorio y luego realizar plantaciones de prueba. “Tenemos un gran desafío por delante para mantener vivas estas cepas; es un proyecto a largo plazo que rescata nuestra herencia ”, dice la enóloga de Carmen, Emily Faulconer.

Sebastian Labbé, custodio de los vinos ‘ultra premium’ de Santa Rita, supervisa un ambicioso proyecto de replantación en la finca de la compañía en Alto Jahuel. “Es como hacer un triple clic en la tierra y descubrir todos los diferentes tipos de suelo que tenemos, desde suelos arcillosos y aluviales hasta depósitos volcánicos”, dice. “Mi sueño es hacer una colección de seis Cabernets de diferentes parcelas en Alto Jahuel que muestren cómo el tipo de suelo influye en el estilo del vino. Tenemos entre 10 y 12 parcelas que podríamos aislar para este proyecto y estamos experimentando con ellas en este momento ”.

Fuente: Thedrinksbusiness.com

Share:

administrator

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *