Contacto

Florida 1065 C1005
C.A.B.A. Argentina

Disponibles
Lunes a Viernes. 9/18 hs
Compartir

Los productores argentinos están utilizando la topografía única del país para elaborar vinos frescos y vibrantes, con foco en nuevas denominaciones de origen y sentido de pertenencia

Si se enumeraran cinco características clave del vino argentino, la primera sería probablemente su “gran altura”. La Argentina tiene algunas de las regiones vitivinícolas más altas del mundo, con viñedos plantados a más de 3.000 m sobre el nivel del mar en las regiones del norte de Jujuy y Salta. Más lejos, las vides se plantan regularmente a 1.000 metros o más, una altitud considerada extrema en otros lugares.

La altura de sus viñedos, característica clave de la producción vitivinícola argentina

Los enólogos del país utilizan esta elevación, que crea temperaturas más frías y un mayor rango diurno, para preservar la acidez y controlar los niveles de alcohol. También existe una tendencia a la recolección más temprana para crear vino con fenólicos maduros pero con una sensación fresca.

El último informe de cosecha, publicado por Wines of Argentina, consignó que a pesar de una temporada de cultivo inusualmente cálida en 2019-2020, todavía había una frescura perceptible en los vinos producidos.

El efecto buscado

Como ejemplo de las técnicas empleadas, Bodega El Porvenir, con sede en Cafayate (Salta), realiza tres vendimias para su Torrontés, cada una con dos semanas de diferencia. Cada lote de uvas se fermenta por separado y luego se mezcla. Esto produce vinos más brillantes y con más complejidad pero con menos alcohol, según Lucía Romero, directora de El Porvenir.

Matías Riccitelli, de Riccitelli Wines, conocido por su Malbec que se cultiva en tres viñedos en Luján de Cuyo y el Valle de Uco, dice que el objetivo es hacer vinos “puros con poca composición y mucha intensidad aromática, pero fresco y complejo al mismo tiempo ”.

Ha habido un esfuerzo concertado en la Argentina para mapear las regiones vitivinícolas existentes y comprender sus características clave, como el perfil del suelo y el clima. Esto ha llevado a un renovado interés en la formación de Indicaciones Geográficas (IG), particularmente en áreas del país donde los productores están comenzando a notar diferencias sustanciales en el estilo del vino.

Cafayate (Salta)

Nuevas Indicaciones Geográficas

El año pasado, el Instituto Nacional de Vitivinicultura de Argentina aprobó la creación de dos nuevas IG en el Valle de Uco, Pampa El Cepillo y San Pablo.

Paraje Altamira fue la primera de las IG más recientes y más pequeñas establecidas en el valle luego de una campaña de Bodega Catena Zapata, Terrazas de los Andes y Familia Zuccardi. La IG fue aprobada en 2013 y luego ampliada en 2016. Desde entonces, Los Chacayes se unió a ella y también hay una campaña para establecer Gualtallary como un área designada.

Laura Principiano, agrónoma de Familia Zuccardi, cree que el futuro del vino en el Valle de Uco se trata de su relación con “el lugar”. “Se trata de comprender las diferencias entre sub-regiones, delimitar el área y encontrar características comunes en los vinos”, dice. 

Ella cita el ejemplo de Fosil Chardonnay de Zuccardi, producido por primera vez en 2016. “La idea era producir el mejor blanco de San Pablo. Podría ser una mezcla en el futuro, pero siempre debe ser la mejor representación de la región ”, agrega.

Como dice Phil Crozier, embajador de Wines of Argentina en Europa y Reino Unido, “en la Argentina en este momento, la primera directiva es conspirar y gobernar”. Y agrega: “Con la rápida formación de IG y la posterior exploración del suelo, se están definiendo terruños nuevos y viejos. Esto solo ha sido posible cosechando las uvas antes, por lo que la diversidad de estas regiones es evidente en el vino ”.

Latitud y altitud

Cada vez más, la latitud y la altitud se han incorporado a la ecuación. Los productores están abriendo nuevos caminos al sur y este del país, en áreas como Chubut en la Patagonia Sur y Chapadmalal, Médanos y Sierra de la Ventana en la provincia de Buenos Aires. Las temperaturas más frías en estas regiones significan que las variedades como Pinot Noir, Chardonnay y Sauvignon Blanc prosperan, mientras que también hay potencial para la producción de vino espumoso de alta calidad.

Otronia, el mayor productor de Chubut, está “aprendiendo una nueva forma de hacer vino”, según el director comercial, Máximo Rocca. La finca produce principalmente vinos Chardonnay y Pinot Noir, haciendo el primero sin fermentación maloláctica. La crianza se realiza en fudres sin tostar, produciendo vinos con vitalidad y frescura.

El proyecto de envejecimiento subacuático de Wapisa, en la costa patagónica

Un enólogo argentino ha llevado el concepto de “influencia del océano” más lejos que la mayoría. La bodega patagónica Wapisa, propiedad de Patricia Ortiz, ha presentado un proyecto de envejecimiento bajo el agua, calificado como “el primero de su tipo” en la Argentina. La bodega ha sumergido 1.500 botellas de un blend de Malbec en tres cajas ubicadas entre seis y 15 metros de profundidad en la costa atlántica de Río Negro. Los vinos se envejecerán en el océano durante siete meses antes de ser degustados junto con sus homólogos envejecidos en bodega.

El proyecto de Wapisa es solo un ejemplo de cómo está madurando la industria del vino argentino, utilizando nuevas técnicas junto con los conocimientos adquiridos durante siglos para producir vinos impulsados ​​por la calidad.

Fuente: Thedrinksbusiness.com


Compartir

administrator

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

5 × 3 =