Contacto

Florida 1065 C1005
C.A.B.A. Argentina

Disponibles
Lunes a Viernes. 9/18 hs
Compartir

La nueva guía nacional en Canadá ha recomendado que los ciudadanos consuman un máximo de dos tragos por semana, y el informe afirma que “cualquier cantidad de alcohol no es buena para la salud”.

Según un medio amarillista de Canadá, “los canadienses no quieren admitir cuán grave es su problema con la bebida. El canadiense promedio bebe aproximadamente 76 litros de cerveza, 16 litros de vino y 5 litros de licor fuerte por año” dice uno de los tantos medios que utilizan asociaciones y organizaciones civiles que actúan contra el lobby de las industria de las bebidas.

Ante esta fuerte presión sobre la opinión pública, el gobierno de Justin Trudeau reaccionó con la oficialización y publicación de una guía, publicada este martes pasado por el Centro Canadiense sobre el Uso de Sustancias y la Adicción (CCSA), se emitió después de dos años de investigación, una revisión de casi 6000 estudios y una encuesta de alrededor de 1000 miembros del público.

El informe, que fue financiado en parte por Health Canada, afirma que más de dos bebidas “estándar” por semana representa un mayor riesgo de resultados negativos, incluidos varios tipos de cáncer.

Canadá define una bebida “estándar” como una botella de cerveza, una copa de vino, un solo trago de licor o una botella de sidra.

Este nuevo informe de CCSA es una actualización de un informe de 2011 titulado Pautas de consumo de alcohol de bajo riesgo de Canadá. Luego, las pautas recomendaron un máximo de 10 tragos a la semana para las mujeres y 15 tragos para los hombres, lo que pone de relieve el alcance del cambio en los consejos de los funcionarios de salud.

“Los principios en los que queremos aterrizar es que las personas tienen derecho a saber que menos es mejor, y que existen estrategias de reducción de daños que las personas pueden usar para disminuir la cantidad que beben para mejorar su salud y bienestar”. comentó el Dr. Peter Butt, copresidente del proyecto que establece las pautas sobre el alcohol en Canadá.

Erin Hobin, miembro del panel de expertos responsable de elaborar la guía, agregó  que “el mensaje principal de esta nueva guía es que cualquier cantidad de alcohol no es buena para la salud. Y si bebes, menos es mejor”.

El Dr. Hobin admitió que la guía puede parecer “impactante” para los miembros del público, pero dijo “creo que es información muy nueva para el público que con tres tragos estándar por semana, el riesgo de cáncer de cabeza y cuello aumenta en un 15 %. y aumenta aún más con cada bebida adicional”.

Mientras tanto, la industria del alcohol de Canadá está tratando de eludir los pedidos de advertencias sanitarias obligatorias en las etiquetas de las botellas y los envases.

CJ Helie, presidente de Beer Canada, dijo a CTV News que la industria estaba aconsejando voluntariamente a las personas que moderaran su consumo de alcohol, haciendo innecesarias las etiquetas de advertencia sanitaria.

“Varios cerveceros canadienses, incluidos varios de nuestros miembros, tienen etiquetas de advertencia de salud voluntarias o pictografías en los empaques que tratan sobre advertencias contra el consumo de alcohol durante el embarazo y la conducción en estado de ebriedad”, dijo.

La nueva guía sobre el alcohol de Canadá lo ubica en el extremo más conservador del espectro en comparación con otros países. La orientación publicada por Australia en 2020 recomendaba un máximo de 10 tragos por semana, y las pautas de Francia también están en sintonía con ese total.

El Reino Unido recomienda no más de 14 unidades de alcohol por semana, aproximadamente seis bebidas “estándar”, mientras que en la Argentina se extiende la idea -una fuerte presión de asociaciones civiles sobre los medios y el gobierno- que una “Ley Alcohol 0” ayudará a bajar las estadísticas anuales de mortandad en accidentes viales.

Otros estudios han sugerido que el vino tinto en particular puede beneficiar la salud de maneras específicas. Los datos de salud de 32 países a través del estudio “INTERSTROKE” demostraron evidencia de que el consumo moderado de vino podría conducir a una menor incidencia de accidentes cerebrovasculares.

Y un equipo de investigación de la Universidad de Nápoles Federico II de Italia descubrió que beber dos copas de vino al día estaba relacionado con una reducción del riesgo de enfermedad cardiovascular del 32%. Sin embargo, cualquier consumo mayor tuvo un efecto adverso sobre el riesgo de enfermedad cardiovascular.


Compartir

editor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

4 × cinco =