Contacto

Florida 1065 C1005
C.A.B.A. Argentina

Disponibles
Lunes a Viernes. 9/18 hs
Compartir

Difícil encontrar a alguien que no le guste el Woodford pero este Reserva es bastante más interesante que los demás. No es para hacer un Old Fashioned, no es para ningún cocktail. Está destinado a ser saboreado para sentir placer. Para sostenerlo en boca y, por un rato, reflexionar sobre la vida misma.

La primera vez que The Whiskey Wash publicó esta reseña del Woodford, el producto no pareció ser muy interesante. Negocios Líquidos lo volvió a leer y entonces, pensando en el producto y en la experiencia del redactor, se decidió publicarla para compartir con los lectores y distribuidores de bebidas.

Recientemente, uno de mis colegas probó el Woodford Reserve 2020 Batch y le gustó muchísimo. A principios de este año, el redactor hizo un resumen de la Woodford Master’s Collection 2018 y encontró que ambos estaban bien, ¿una B o B +, tal vez? En 2017, probó Woodford Reserve Distiller’s Select y, nuevamente, pensó y escribió que estaba bien. Casi insuficiente para que Negocios Líquidos pensara en levantar la reseña.

No está mal, de ninguna manera, pero en general el redactor creyó que era una elección para hacer un trago o un ginger bourbon.

Escaso. No es caro, es el Woodford Reserve Five Wood Bourbon. Apenas 50 dólares, de locos.

Esta introducción es importante, para dar a entender que el que la escribió no es un fanático de Woodford. hasta que su paladar se topó con este Woodford Reserve Five Wood Bourbon. Es la primera vez que este whisky fue añejado o, mejor dicho, envejecido y luego terminado en cinco barricas diferentes. Comienza como un bourbon puro normal envejecido en roble, nada del otro mundo, pero luego pasa por cuatro barricas más: Jerez Oloroso, Jerez Amontillado, Oporto Rubí y Oporto Tawny. Bien.

¿Lo malo? Esta serie de la destilería viene en pequeñas partidas, es difícil de encontrar. Eso está mal, el producto es excepcional.

Notas de cata: Woodford Reserve Five Wood Bourbon

Estadísticas vitales: es una clásica muestra del mix de granos de Woodford, que es 72% de maíz, 18% de centeno y 10% de cebada malteada. envejecido y acabado en cinco barricas diferentes: roble americano nuevo, jerez oloroso, jerez amontillado, oporto rubí y oporto tawny. Es prueba de 90.4 y se vende a 50 dólares en los Estados Unidos y la realidad es que hay que tener suerte para encontrarlo. Si, ¡Suerte!

Apariencia: no parece nada del otro mundo, pasa desapercibido, casi. Un ámbar polvoriento. Un óxido viejo que se desprende cuando lo movés un poco. Estas no son cosas malas, pero tiene una especie de calidad vieja o antigua en su apariencia.

Nariz: lo bueno de la vida, la apariencia no es todo: en nariz comienza a destacarse. Cerezas, moras. Una parte integral de la familia de las bayas. Pasas de Corinto y melocotones un poco demasiado maduros. gusta, buenas sensaciones.

Paladar: acá viene lo realmente bueno. ¡Es buenísimo! Por su crianza y acabado en cinco barricas, tiene una complejidad y una gran variación en su paladar. Recuerda o hace sentir a como en Charlie y la fábrica de chocolate:  como en un parque de diversiones de los sabores y las sensaciones.

Lamentablemente, otra vez hay que decirlo, hay pocas botellas Five Wood, pero eso podría ser algo bueno porque sería la Violet Beauregard de este whisky. Comienza con un pequeño sonido metálico, pero luego cambia rápidamente a jengibre ligeramente cristalizado y me encanta ese poco de jengibre que luego termina realmente dulce y fuerte, como una mousse de chocolate perfectamente equilibrada, cremosa y no demasiado dulce.

Hay que salir a buscarlo. Hay que pedirlo. Son solo 50 dólares.


Compartir

administrator

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

tres × tres =