Contacto

Florida 1065 C1005
C.A.B.A. Argentina

Disponibles
Lunes a Viernes. 9/18 hs
Compartir

Los investigadores del Instituto Cooper en Texas han encontrado un vínculo entre el alcohol y el ejercicio, en un estudio de casi 40.000 adultos estadounidenses afirman en un articulo de The Irish Times. El ejercicio y el alcohol con frecuencia van de la mano, más en forma, más la tendencia a beber.

Las personas que hacen ejercicio con regularidad y están en forma aeróbica tienden a beber una cantidad sorprendente de alcohol, según un nuevo estudio sobre la interacción entre la forma física, el ejercicio y la bebida.

Los investigadores analizaron datos de 38.000 pacientes sanos de entre 20 y 86 años. Descubrieron que los hombres y mujeres activos y en buena forma física tienen más del doble de probabilidades de ser bebedores moderados o excesivos que las personas que no están en forma.

¿Compensación? ¿Premio? Múltiples estudios en los últimos años han encontrado estrechos vínculos entre hacer ejercicio y beber alcohol. 

Los participantes se dividieron en cinco categorías de acondicionamiento físico, ajustadas por sexo y edad, según una prueba de carrera hasta el agotamiento en una cinta rodante. El grupo menos apto se clasificó como “aptitud baja”, los dos siguientes como “aptitud moderada” y los dos más altos como “aptitud alta”.

El consumo de alcohol de cada miembro del estudio se dividió en tres grupos, desde ligero (hasta tres bebidas por semana) y moderado (hasta siete para mujeres, 14 entre hombres) a fuerte (ocho y más para mujeres, 15+ para hombres). ). Los abstemios fueron excluidos de este elemento del estudio, ya que los investigadores estaban interesados ​​en la comparación entre la ingesta ligera y pesada de alcohol.

Según el estudio, las personas moderadas y muy en forma eran significativamente más propensas a beber más. Los hombres muy en forma tenían un 63% más de probabilidades de ser bebedores moderados o empedernidos; En el caso de las mujeres, estar en buena forma física duplicaba con creces las posibilidades de ser un bebedor moderado o empedernido.

En otro estudio revelador, de 2015, unos 150 adultos mantuvieron diarios en línea sobre cuándo y cuánto hicieron ejercicio y consumieron alcohol durante tres semanas. Los resultados mostraron que en los días que más se ejercitaban, también tendían a beber más después.

Según lo informado por The Irish Times , aunque los resultados muestran claramente que la forma física y el aumento de la bebida van de la mano, “la mayoría de las personas probablemente no asocian la actividad física y la ingesta de alcohol como comportamientos vinculados”, dijo Kerem Shuval, director ejecutivo de epidemiología de la Cooper Institute, quien dirigió el nuevo estudio.

Shuval y su equipo teorizan que el vínculo puede ser causado por algo llamado “efecto de licencia”, donde aquellos que sienten que han hecho algo ‘bueno’ (como una carrera) están más inclinados a recompensarse con algo “malo”, como una bebida.

Los investigadores también sugirieron que la relación entre el ejercicio y el alcohol podría ser una indicación de las personalidades más adictivas de las personas que hacen más ejercicio, pero señalaron que se necesita mucha más investigación para identificar un vínculo causal.

Si bien la idea de beber una pinta de cerveza después de una sesión de entrenamiento intenso puede parecer contradictoria, un estudio publicado el año pasado encontró que la cerveza light puede ser efectiva como bebida de recuperación después del ejercicio. 


Compartir

administrator

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

tres × 3 =