Contacto

Florida 1065 C1005
C.A.B.A. Argentina

Disponibles
Lunes a Viernes. 9/18 hs
Compartir

El fermentado de pera y manzana viene en alza en el mundo de las bebidas. Según un estudio publicado por Allied Market Research, se prevé que la industria mundial de la sidra alcance los 26.210 millones de dólares para 2031. En la Argentina, Bodega Cuvillier juega fuerte con Quilmes y va por el share de CCU.

Mientras la sidra vive un despertar de la mano de productos premium, de la mezcla con una inmensidad de bebidas, en la coctelería, con cerveza, vodka, en tragos, latas y en botellas, la agencia de estudios de mercado estadounidense Allied Market Research publicó recientemente un informe que analiza el pronóstico global para la categoría de la sidra entre 2022-2031.

Según el informe, la categoría generó 14.570 millones de dólares en 2020 y se espera que crezca a una muy interesante tasa CAGR del 5 % entre 2022 y 2031.

Como en otras categorías de bebidas, la pandemia trajo nuevas ocasiones de consumo a un mercado que se aggiornó con nuevos envases y

De manera muy curiosa, el informe afirma que “el aumento de las preocupaciones sobre la salud y los riesgos asociados con el consumo de alcohol, así como el aumento de la popularidad de las bebidas no alcohólicas” dice The Drinks Business que cierra el párrafo explicando que por ello “han ayudado a impulsar el crecimiento de la categoría mundial de sidra”.

Con más lógica, el informe asegura que “el alto contenido de azúcar de la sidra podría obstaculizar el crecimiento del mercado”. Contrariamente a esto, describió cómo el aumento de la popularidad de la sidra en Asia-Pacífico y Latinoamérica, seguramente abriría nuevas oportunidades en el futuro.

El segmento del fermentado de manzana y pera domina el mercado y ocupó la mayor parte en 2020, representando más de las tres quintas partes de la categoría de sidra mundial, debido a la facilidad de disponibilidad. Sin embargo, los hallazgos muestran que se proyecta que el segmento de sabores de frutas presente la CAGR más alta de 5.3 % durante el período de pronóstico, debido a su cada vez más popular aplicación en la industria de alimentos y bebidas.

Por cada empaque, se estima que el segmento de las latas registrará la CAGR más alta de 5.1 % entre 2022 y 2031, debido a las tendencias de marcas artesanales y calidad que ahora se asocian principalmente con las latas de RTD, Hard Seltzers y cervezas.

Sin embargo, el segmento de la sidra tirada lideró en 2020, contribuyendo con alrededor de un tercio de la categoría global de sidra, debido al aumento en el consumo de sidras premium y súper premium.

Por región, se prevé que la categoría global de sidra en América del Norte registre la CAGR más alta del 7,7 % durante el período de pronóstico, debido a su aceptación social en la región. Sin embargo, la categoría en toda Europa tuvo la mayor participación en 2020, representando más de las tres quintas partes del mercado, debido a la continua popularidad de las bebidas de frutas fermentadas y las bebidas alcohólicas en Europa.

Crecimiento y Competencia fuerte en la Argentina

En medio de la crisis global de las botellas, nada más acertado que apostar fuerte a las latas y, porque no, al BiB también.

Bodegas Cuvillier, la sidrera familiar más antigua de la Argentina dueña de la marca “Sidra del Valle”, con más de 60 años de trayectoria en la industria nacional, firmó un acuerdo en 2021 con la filial argentina de multinacional AB InBev. A partir del mismo comenzaron a distribuir y vender en 2022 una de las marcas líderes del mercado de la sidra en la Argentina: Sidra 1930 Saccani que hasta el año pasado solo se vendía en botellas (750 y 500 cc.) a través de las grandes cadenas de supermercados y que ahora agrega su oferta en autoservicios y almacenes de todo el país.

A partir del acuerdo, la Cervecería Quilmes comenzó a distribuir y vender en los comercios de su amplia red pero ahora también en formato de lata las etiquetas Sidra 1930 Saccani e Isidra en versiones Demi Sec, Dolce y Pera de Sidra 1930 en presentaciones de 350 cc.

Macarena Duffau, jefa de marketing de Sidra 1930 en Cervecería y Malteria Quilmes, le decía el año pasado a El Cronista que “en la Argentina, el 80% de la ingesta ocurre en noviembre y diciembre. En el mundo -sobre todo en Europa, Australia y los Estados Unidos- se da durante todo el año, ya que se convirtió en una alternativa para los consumidores que buscan un producto natural y refrescante en las mismas ocasiones de consumo que la cerveza y otros aperitivos”.

Según el mismo medio, la Argentina es el sexto país del mundo en consumo per cápita de sidra, dice el informe “Weston Cider Report 2020” que realiza cada año el fabricante británico de sidras homónimo y detalla que se “registran 82 millones de litros anuales de consumo interno” de los cuales más de 7 millones corresponden a Bodegas Cuvillier.

En sintonía con la tendencia global, la demanda es traccionada por una categoría premium que crece sostenidamente a doble dígito año a año, con nuevas marcas en el mundo craft y la aparición de sidra tirada en bares y restaurantes.

Con su ingreso en el mundo de la sidra, Quilmes competirá contra la chilena CCU, su principal rival en el mercado de la cerveza -y ahora en el de la sudra- que controla Sáenz Briones, dueña de las marcas 1888, Victoria y Real.


Compartir

administrator

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1 × tres =