Contacto

Florida 1065 C1005
C.A.B.A. Argentina

Disponibles
Lunes a Viernes. 9/18 hs
Compartir

En Australia han presentado un nuevo método para autentificar el vino, con el que se pretende combatir el fraude de un modo más rápido y eficaz. El sistema es fácil de implementar en la cadena de suministro y podría reducir significativamente el nivel de fraude. El vino es uno de los 12 productos alimentarios del mundo más susceptibles al fraude. Cada vez hay más casos y en las crónicas periodísticas pasan desapercibidos.

El fraude del vino es un problema a nivel mundial que causa pérdidas económicas muy importantes desde hace años, recordemos que en 2013, un informe de la Comisión de Medio Ambiente, Salud Pública y Seguridad Alimentaria del Parlamento Europeo, consideraba que el vino es uno de los 10 productos alimenticios con mayor riesgo de fraude en Europa. En 2016 se celebró un simposio en el que se habló de los 12 alimentos con mayor riesgo de fraude en el mundo, y como era de esperar, el vino era uno de ellos.

En la región, en los pasos de control aduanero de Sudamérica los casos son cada vez más habituales pero solo se pueden ver en la sección de policiales en muchos casos pasan desapercibidos. Los favoritos de la zona para falsear el etiquetado son los vinos argentinos y chilenos de alta gama. En esos cargamentos se suelen contabilizar millones que no solo van a parar a los bolsillos del los delincuentes sino también al de funcionarios responsables del control policial y bromatológico de cada país.

La estudiante de doctorado, Ruchira Ranaweera carga una muestra de vino en el espectrofluorómetro Aqualog, con el profesor asociado David Jeffery. 
(Imagen de la Universidad de Adelaide
)

El fraude más común es intentar hacer pasar el vino de baja calidad por vino de calidad superior utilizando mezclas de uvas, añadiendo productos químicos, etc., es algo similar a lo que ocurre con otros productos. El caso es que hoy conocemos un trabajo desarrollado por investigadores de la Universidad de Adelaida (Australia), con el que se pretende combatir este problema de una forma más rápida y eficaz, los expertos están desarrollando un nuevo método para autentificar el vino y así evitar los fraudes, se trata de una técnica basada en las huellas moleculares con las que se puede identificar el origen geográfico del vino.

Para detectar la huella molecular los expertos utilizan la espectroscopía de fluorescencia o fluorimetría, que utiliza luz ultravioleta que excita los electrones de ciertas moléculas o átomos analizando y determinando su fluorescencia. Gracias a esta técnica los investigadores pudieron identificar con precisión el origen geográfico de diferentes Cabernet Sauvignon de tres regiones vitivinícolas de Australia y Francia con un 100% de precisión. Los responsables de este trabajo explican que autentificar el vino puede ayudar a eliminar la incertidumbre sobre el etiquetado del vino según su origen, variedad o año de vendimia.

Según los investigadores, la técnica tiene una aplicación relativamente simple y se puede adaptar a la cadena de suministro reforzando su seguridad, ya que se puede certificar los vinos evitando que accedan los vinos fraudulentos a la cadena. Los expertos comentan que actualmente existe un sistema basado en la espectrometría de masas de plasma acoplado inductivamente para autentificar el vino pero la nueva técnica resulta mucho más simple, rápida y rentable, por lo que puede ser de gran interés para la industria del vino y la cadena de suministro.

Para detectar la huella molecular los expertos utilizan la espectroscopía de fluorescencia o fluorimetría.

Esta huella digital del vino es obtenida a partir de la presencia de compuestos fluorofóricos, en combinación con un análisis de datos por un algoritmo de aprendizaje automático, que ha demostrado ser una técnica fiable y poderosa a la hora de autentificar el vino. A esto hay que sumar otras aplicaciones útiles de esta tecnología para la industria del vino que están disponibles o en proceso de estar disponibles, como el análisis fenólico, el análisis del color del vino, etc. Los investigadores explican que además de crear un método sólido para las pruebas de autenticidad, se espera utilizar la información química obtenida para identificar las moléculas que diferencian los vinos de las distintas regiones vinícolas del mundo.

Para conocer más detalles de este trabajo, a través de este artículo publicado en la página de la Universidad de Adelaida, y en este otro publicado en la revista científica Food Chemistry.

Links de Interés

  1. https://www.adelaide.edu.au/newsroom/news/list/2020/11/05/shining-a-light-on-the-issue-of-wine-fraud
    2. https://www.sciencedirect.com/science/article/abs/pii/S0308814620314540?via%3Dihub

Compartir

administrator

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dos × cinco =