Contacto

Florida 1065 C1005
C.A.B.A. Argentina

Disponibles
Lunes a Viernes. 9/18 hs
Compartir

En Latinoamérica, en los Estados Unidos y en Europa, fabricantes y distribuidores de vodka trabajan para que el vodka no quede bajo el paraguas de Rusia y de esa manera esquivar el fuerte boicot por parte de los consumidores que en el mundo se manifiestan abiertamente contra la invasión a Ucrania.

El vodka se produce hoy en todo el mundo, a pesar de que en la historia que va más allá de la bebida, ya quedó como uno de los productos más típicos de Rusia. Es así, el imaginario popular identifica el vodka con un bravo cosaco ruso -en medio de un paisaje gélido- saciando su sed con una botella de vodka entre sus manos.

Marcha atrás. Ante el fuerte boicot de los consumidores, las marcas quieren dejar atrás cualquier herencia del clásico vodka ruso.

Desde que comenzara la invasión rusa a Ucrania el pasado 24 de febrero, muchos son los países que han ido imponiendo sanciones al país liderado por Putin. Por su parte, Rusia firmó un decreto de emergencia para prohibir la exportación de sus productos, entre los que se encuentra el bienquerido vodka.

Algunas de las marcas más célebres, como Smirnoff y Stolichnaya no perdieron el tiempo y muy rápidamente hicieron los movimientos necesarios para desvincularse rápidamente de cualquier rasgo de herencia rusa.

“Se confunde con que actualmente es rusa. Vladimir Smirnoff huyó de Rusia durante la Revolución y restableció la marca en Europa a principios de la década de 1920”, explican desde la compañía.

Además, “el vodka Smirnoff es propiedad de Diageo, una empresa británica, se fabrica en EE.UU., Canadá, Gran Bretaña, Italia, Australia, Jamaica, Brasil, Argentina, India, Corea del Sur, Indonesia y Kenia”, recuerdan hasta la insistencia.

También enfatizan que “Diageo ya detuvo las exportaciones a Rusia la semana pasada” y no dejan de aclarar que fue de las primeras compañías en tomar esa decisión.

El vodka ruso será solo un lujo que solo se podrá dar viajando a Rusia.

En la misma línea están dos de las marcas más conocidas a nivel mundial, Absolut y Wyborowa, la primera es de origen sueco y la segunda polaco.

De este modo pretenden desmitificar que todos los vodkas son de origen ruso, eso sí, tienen en común que ambas son distribuidas en el mundo por Pernod Ricard.

El caso del vodka ruso que se produce en Letonia, así lo dejó claro el Grupo Stoli, cuando comunicó a todo el mundo que el clásico vodka ruso Stolichnaya dejaba de llamarse así por un mucho más simple e “irreconocible” Stoli, igual que como llaman vulgarmente al vodka liviano en Rusia.

Respecto a los posibles problemas de falta de suministros, los distribuidores de la bebida en en todo el mundo dejan claro que por el momento no existe ningún problema de desabastecimiento de ninguna bebida espirituosa en ningún mercado importante.

Boicot internacional

Putin lo hizo. ¿Qué otros productos de Rusia correrán la misma suerte? ¿Las mamushkas?

Como nunca antes en la historia de ningún producto o país, los consumidores, gobiernos y empresas de todo el mundo iniciaron un boicot contra el vodka ruso, como forma de manifestarse en contra la invasión a Ucrania.

Pero los primeros en hacerlo fueron los mismos consumidores que haciendo uso intensivo de las redes sociales hicieron saber al mundo que no están de acuerdo con las decisiones de Putin y que los gobiernos que los representan deberían hacer lo mismo que ellos en las redes, rechazar de plano la invasión de Rusia a Ucrania y declarar que todo lo que provenga de ese país es considerado un producto del mal.

¿Suena exagerado? Antes de afirmarlo recomendamos ver las redes sociales de los habitantes de cualquier país occidental u occidentalizado, el rechazo es total y absoluto.

Las autoridades gubernamentales tomaron nota velozmente y ya han prohibido la comercialización de productos rusos en algunas regiones de Canadá, Noruega, Finlandia y Suecia.

Asimismo, los bares, licorerías e incluso los supermercados de Reino Unido y Letonia, dos de los tres principales importadores de estos productos, están retirando el destilado de sus estanterías.

De hecho, el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, anunció el pasado 11 de marzo la prohibición concreta de importar vodka de Rusia a Estados Unidos como sanción por la invasión rusa. 


Compartir

administrator

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

tres + dieciocho =