Contacto

Florida 1065 C1005
C.A.B.A. Argentina

Disponibles
Lunes a Viernes. 9/18 hs

Según algunos productores de la Toscana, el aumento de las temperaturas y las cosechas más cálidas están animando a los viticultores de la región a plantar más Cabernet Franc en lugar del Merlot y el Cabernet Sauvignon.

En un proceso que resulta familiar para los bodegueros de la Argentina, en Italia, algunos ya se animan a decir que “el Cabernet Franc es una gran cepa en la Toscana: una mayor exposición al sol está transformando su potencial para hacer un excelente vino varietal independiente”. Lo dijo nada más y nada menos que Andrea Franchetti, el propietario de Tenuta di Trinoro a la revista inglesa The Drinks Business.

“Hacer vino es algo artístico. Cada año cambia el clima y también mi forma de hacer vino, porque me afecta el paisaje y las estaciones ”, dice el famoso bodeguero italiano.

En otro reportaje, el legendario enólogo, responsable de producir algunos de los mejores vinos tintos de Italia desde 1990, fue más allá y agregó que “el Cabernet Franc es rico y complejo, y la variedad es mucho más duradera que la Merlot, particularmente a medida que se vuelve más cálido en nuestro clima cambiante” explica la bodeguera italiana y entre una cosa y otra da a entender que “en el siglo XXI, el Cabernet Franc comenzó un lento y firme proceso para poco a poco ir suplantando al muy refinado Cabernet Sauvignon como primer uva tinta de Italia”

Franchetti tiene cierta edad y unos anteojos bien gruesos, viste chaqueta a cuadros y se expresa con un acento inglés del Atlántico que lo hacen parecer y sentirse más como un comprador de arte que como un enólogo.

Es conocido por elaborar vinos de inmenso poder, longevidad y gran delicadeza. Es reconocido por ser un verdadero pionero, construyó la bodega Tenuta di Trinoro y plantó los viñedos desde cero, evitando Sangiovese y plantando solo las variedades de Burdeos, la ciudad en la que estudió.

Por otro lado, no muy lejos de allí, muchos de los vinos tintos más caros de la Toscana, incluidos Ornellaia y Saffredi, se componen de blends de Cabernet Sauvignon y Merlot. Sin embargo, según el director de la finca de Ornellaia, Axel Heinz, Merlot está luchando cada vez más por adaptarse al intenso calor y la sequía de añadas como 2017.

“La clave es tomar riesgos y aprovechar mi experiencia para tomar decisiones vitales sobre la elaboración del vino y la viticultura” dice el nacido en Munich, Axel Heinz, Director de Ornellaia.

“Es innegable que Merlot está sufriendo. Tenemos algunos Merlot plantados en suelos arenosos, que no se benefician de las influencias de enfriamiento inherentes a nuestros terruños de mayor altitud, que están más cerca del mar”, dijo Heinz.

Continuó: “El cambio climático ha dado forma a nuestra reciente estrategia de replantación; pretendemos reducir la proporción de Merlot a favor de Cabernet Franc y Cabernet Sauvignon cuando comencemos nuestra próxima fase de replantación.

“El Cabernet Franc tiene una notable capacidad para resistir incluso a climas extremadamente cálidos. Se las arregla para mantener gran parte de su potencia aromática y complejidad. En Ornellaia ha sido clave para el éxito de añadas calientes como 2003 o 2009”.

Heinz dijo al medio inglés que Ornellaia ha invertido recursos considerables en experimentar con variedades de maduración tardía recientemente. La finca ha alquilado un viñedo plantado en Montepulciano, que se comporta muy bien en condiciones de calor. Un día, podría encontrar su camino hacia el gran vin de Ornellaia.

 

Share:

administrator

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *