Contacto

Florida 1065 C1005
C.A.B.A. Argentina

Disponibles
Lunes a Viernes. 9/18 hs
Compartir

Mientras muchos hablan de la performance general de la economía italiana, de las bondades del super prosecco que se exporta más que cualquier otro espumante europeo, el aceto balsámico más famoso del mundo sigue su carrera ascendente no solo en exportación sino también en aumento de su producción.

La pandemia no ha puesto freno al famosísimo Aceto Balsámico de Módena. Los datos presentados en los últimos días a la Asamblea de Socios del Consorcio de Protección y relativos al año que acaba de finalizar, hablan incluso de un aumento de la producción del 11% en volumen , llevándola así a superar el umbral de los 100 millones de litros certificados

Una exquisitez gastronómica como el aceto balsámico -el caviar líquido de Módena-, natural y sin aditivos, resultado de cocer y envejecer mosto de uva en diferentes barricas de maderas nobles durante más de 12 años, regala una experiencia de sabor intenso entre lo dulce y lo ácido, combinación única e inolvidable.

“Es un momento histórico – dice Mariangela Grosoli, presidenta del Consorcio para la Protección del Vinagre Balsámico de Módena – porque nuestro sector nunca antes había logrado superar el umbral de los 100 millones de litros. 

Entonces, el hecho de que tal registro se marque en medio de esta coyuntura mundial caracterizada por niveles de incertidumbre y complejidad sin precedentes, enfatiza aún más su valor material y simbólico. 

Podríamos decir que en un momento en el que las relaciones internacionales se detienen o se ralentizan y muchos operadores se ven obligados a esperar y observar, mientras que el Aceto Balsámico de Módena demuestra que tiene capacidad de reacción y de mirar al futuro con confianza”.  

En este año también cabe destacar el giro digital en la industria del vinagre italiano que desde ahora tiene un constante monitoreo, supervisión y control del fraude y la falsificación a nivel local y, lo mejor para Módena, a nivel global.

“Cuando nos dimos cuenta de que los métodos tradicionales para llevar a cabo el trabajo de protección y vigilancia ya no eran adecuados a los cambios en curso obviamente acelerados por la pandemia -explica Federico Desimoni, director del Consorcio para la Protección del Aceto Balsámico de Módena- decidimos cambiar el paradigma.” 

Y el dirigente continúa, “después de una fase inicial de estudio, pudimos crear y activar nuevas herramientas que nos permiten expandir nuestra vigilancia y control del fraude a todo el mundo sin costos particulares y con plazos increíblemente rápidos. De esta forma hemos transformado la crisis en una gran oportunidad”.

Estas herramientas de supervisión permiten no solo monitorear el mundo digital a nivel global, sino también intervenir retirando aquellas ofertas que violen los derechos de propiedad intelectual del Consorcio. 

Además, de este modo se puede garantizar la posibilidad de verificar todos los productos puestos a la venta y entre ellos los casos ilegítimos de falsificaciónevocación o imitación y en consecuencia planificar las actuaciones in situ de los agentes supervisores del Consorcio. 

¿Parece una genialidad? En realidad es una obviedad, los líderes del consorcio a esta altura prefieren obviar las palabras y dejar que hablen los números que ya son mucho más que un hecho, una absoluta realidad.

Solo cabe observar el potencial de este nuevo modelo organizativo, de hecho, solo en los últimos meses del año, se analizaron casi 8.700 anuncios relacionados con el Aceto Balsámico de Módena Igp en 43 plataformas diferentes. Estas ofertas, publicadas por 2.967 vendedores, generaron un total de 169.251 ventas estimadas en el momento del tratamiento de los datos por una facturación total de 3,33 millones de euros  

Dentro de estas, surgieron 236 ofertas consideradas ilegítimas por vulnerar los derechos del Consorcio referentes a 6 plataformas diferentes y atribuibles a 81 vendedores. Las intervenciones fueron inmediatas y a los pocos días de la encuesta obtuvieron un resultado 100% positivo ya que en 234 casos se eliminó por completo el anuncio, en los 2 restantes se realizaron las correcciones necesarias para eliminar la información fraudulenta.

A nivel nacional, el seguimiento involucró a 8.800 puntos de venta digitales referentes a más de 77 cadenas de distribución a gran escala que operan en Italia y detectó 179 anuncios referentes a texto, etiquetas o productos irregulares.

Un ejemplo que parece simple de seguir para cualquier industria en cualquier lugar del mundo, claro, como es lógico, solo hace falta decisión y no tantos euros, dólares, pesos o lo que quieran poner de excusa aquellos que prefieren el status quo que tantos millones de pesos o miles de trabajos que hacen perder en lugares donde más se los necesita.


Compartir

administrator

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

uno − 1 =