Contacto

Florida 1065 C1005
C.A.B.A. Argentina

Disponibles
Lunes a Viernes. 9/18 hs

Danone se enfrenta a la presión del fondo británico Bluebell Capital Partners luego de que el inversor criticara el precio de las acciones y calificara su performance como “decepcionante”. Por si no fuera suficiente, a través de declaraciones en medios solicitó que la junta comience a buscar un nuevo CEO para reemplazar a su actual presidente y director ejecutivo, el francés Emmanuel Faber.

Hace apenas unos pocos años, la mismísima y poderosa Nestlé se encontró bajo la presión y el fuego intenso que le propuso el fondo de cobertura de Loeb, Third Point, que lo empujó a “ser más intenso en la articulación de su estrategia, más audaz en la remodelación de su cartera y más rápido en la revisión de su organización”. Desde entonces, Nestlé ha descartado segmentos de su negocio como sus operaciones de dulces y helados en EE.UU. al tiempo que amplió su alcance a marcas y puso el foco en el desarrollo de mejores productos para la salud de los consumidores.

En estos tiempos modernos en los que las empresas y sus ejecutivos ya no son esa especie de semidioses a los que los accionistas e inversores no podían discutir, ahora, en este momento es el turno de los franceses al comando de Danone los que tienen que enfrentar su propia batalla frente a un inversor de peso que busca un cambio en el fabricante de yogur Activia, la leche orgánica Horizon y opciones a base de plantas como So Delicious y Silk. 

El francés de 57 años, Emmanuel Faber, conocido por su sonrisa traviesa y su comportamiento reflexivo, esta vez eligió no hacer declaraciones y continuar firme con las propuestas anunciadas en septiembre del año pasado cuando prometió recortes que mejorarían la performance de Danone.

Si, así como suena. Desde “fuera” de la compañía, los accionistas e inversores presentan sus términos como si de los “dueños” se tratara. Si si, claro, lo son, claro, difícil de digerir para los ejecutivos de antes y para los de ahora también.

“En nuestra opinión, el bajo rendimiento del precio de las acciones de Danone ha sido impulsado por una combinación de un historial operativo deficiente y elecciones de asignación de capital cuestionables”, escribió el fondo en la carta que tuvo acceso el diario Financial Times.

“En nuestra opinión, el bajo rendimiento del precio de las acciones de Danone ha sido impulsado por una combinación de un historial operativo deficiente y opciones de asignación de capital cuestionables”, escribió Bluebell en la carta citada por MarketWatch. La carta continuaba señalando cómo desde que (Emmanuel) Faber asumió el control en 2014, Danone ha entregado un rendimiento total para los accionistas del 21% en comparación con el 56% de Stoxx Europe 600 Food & Beverage, el 97% de Nestlé y el 101% de Unilever. Bluebell dijo que esto “no refleja la calidad de los activos del grupo”.

Danone es un gigante de los alimentos de miles de millones de dólares con un amplio banco de derivados de yogur y leche. También tiene una gran presencia en ofertas basadas en plantas, que duplicó con su compra de WhiteWave por 12.500 millones de dólares en 2017 . 

Si bien Danone tiene una posición dominante en estos segmentos, está creciendo la competencia de Yoplait de General Mills, el fabricante de yogur griego Chobani, las líneas Siggi y Stonyfield de Lactalis, así como innumerables empresas emergentes. Danone también tiene una gran presencia en el agua, pero es una categoría ultra competitiva con decenas de marcas de renombre y de marca privada. 

Después de un período prolongado de bajo rendimiento, Nestlé anunció el verano pasado que estaba considerando la venta de la mayor parte de la unidad de negocios norteamericana Nestlé Waters noticia que dejó un tanto descolocado a más de uno de los players de las aguas del mundo.

Sin duda, Danone tiene una lista envidiable de marcas que pueblan grandes franjas del pasillo de productos lácteos. Pero el precio de sus acciones estancado ha atraído la atención de un accionista que intenta ponerlo en el camino hacia un crecimiento más rápido. 

El fondo también señaló que la rentabilidad total para los accionistas de Danone se ha quedado a la zaga de sus rivales más grandes Nestlé y Unilever desde que Faber asumió el mando en octubre de 2014. Sus acciones han subido un 2,7% desde entonces, mientras que las de Nestlé han subido un 45% y Unilever un 72% .

La participación anterior de accionistas ha resultado fructífera para los objetivos de las empresas. Un claro ejemplo es el precio de las acciones de Nestlé ha aumentado desde que Loeb se involucró por primera vez. Campbell Soup, que también fue un objetivo de Loeb en 2018Hain Celestial han vendido partes de sus negocios y han visto aumentar sus acciones desde que el activista entró en escena. 

En un comunicado enviado al portal especializado en negocios de la alimentación, Food Dive, Danone dijo que no comenta sobre los rumores, pero señaló que valora el “diálogo constructivo con todos nuestros accionistas”. 

La declaración destacó una serie de pasos que la compañía ha tomado recientemente para remodelar el negocio y señaló que entre 2014 y 2019 Danone registró un crecimiento orgánico promedio del 3,1% y para no quedarse atrás, agregó que  “el equipo de liderazgo de Danone está muy centrado en ofrecer valor sostenible a largo plazo para nuestros accionistas”, dijo la empresa francesa.

Danone ha demostrado en los últimos meses que es consciente de sus desafíos. En noviembre, por ejemplo, anunció que recortaba hasta 2.000 puestos de trabajo y planeaba devolver a la empresa un crecimiento rentable en menos de 12 meses. 

El gigante lácteo anunció públicamenbte que tenía como objetivo generar alrededor de mil millones de euros (1.200 millones de dólares) en ahorros para 2023 (achicando algunas operaciones) que se reinvertirán en parte para respaldar el crecimiento y mejorar los márgenes. Danone también está llevando a cabo una revisión estratégica  de su cartera de marcas, SKU y activos para permitirle alcanzar su objetivo de crecimiento de ingresos del 3% al 5%.

Pero hasta ahora, estos y otros movimientos ejecutivos no parecen ser lo suficientemente rápidos para Bluebell, lo que ejerce presión sobre Danone, Emmanuel Faber y su equipo para que actúe con rapidez o se enfrente a una presión aún más intensa no deseada por parte de inversores externos ya que pueden dañar a los activos de la empresa.

Share:

administrator

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *