Contacto

Florida 1065 C1005
C.A.B.A. Argentina

Disponibles
Lunes a Viernes. 9/18 hs
Compartir

La última versión del envase orgánico de Coca-Cola se produce utilizando elementos derivados de la caña de azúcar. The Coca-Cola Company, Changchun Meihe Science & Technology y UPM han anunciado la primera comercialización planificada de nueva tecnología para un envase a base de plantas que reemplazará al PET.

La asociación entre la compañía china Changchun Meihe Science & Technology, el líder finlandés en bioeconomía forestal UPM y la estadounidense The Coca-Cola Company, han  anunciado la primera comercialización planificada de tecnologías para convertir material vegetal -biomasa de segunda generación- en monoetilenglicol de origen vegetal (bMEG).

El monoetilenglicol (MEG) es uno de los componentes principales del tereftalato de polietileno (PET), que se utiliza para las botellas de plástico para bebidas. La nueva tecnología marca el avance más significativo en la viabilidad comercial de los bioplásticos desde que Coca-Cola introdujo la tecnología de primera generación en su empaque PlantBottle en 2009.

La medida comercializará un proceso que no solo es más eficiente que las tecnologías actuales de bMEG, sino que se basa en materia prima que no se puede utilizar como fuente de alimento.

“La viabilidad de este biomaterial de próxima generación es un avance tecnológico significativo en nuestros esfuerzos continuos para reducir nuestro uso de plásticos a base de aceite virgen, aumentando nuestro uso de alternativas recicladas y renovables” dijo Nancy Quan, directora técnica y de innovación de The Coca-Cola Company y agregó que “no solo puede ayudarnos a cumplir nuestros compromisos con la reducción de las emisiones de carbono, sino que también puede permitir que toda la industria cambie a una economía más circular”.

Juuso Konttinen, vicepresidente de Bioquímicos de la finlandesa UPM, dijo que “la decisión de comercializar la tecnología bMEG de The Coca-Cola Company y Meihe se tomó después de una extensa validación, y estamos entusiasmados con la perspectiva de comercializar ampliamente nuestros productos en base al acuerdo. con The Coca-Cola Company”.

Monoetilenglicol de origen vegetal

Co-propiedad y co-desarrollada por Coca-Cola y Changchun Meihe, y ahora siendo escalada a cantidades comerciales por el líder finlandés en bioeconomía forestal UPM, la tecnología para producir bMEG toma una fuente de azúcar y elimina el paso de crear etanol como parte del proceso de conversión para producir MEG a base de plantas.

Esto significa que el proceso es más simple que los procesos tradicionales y proporciona flexibilidad en la elección de la materia prima. Ya fue validado por primera vez a escala de demostración en 2017, esta combinación de tecnologías impulsará una biorrefinería a gran escala que UPM está construyendo actualmente en Leuna, Alemania.

Producirá monoetilenglicol de origen vegetal (bMEG), monopropilenglicol de origen vegetal (bMPG), así como rellenos funcionales renovables (RFF) a base de lignina hechos de madera dura 100% certificada extraída de aserraderos y otras corrientes secundarias de la industria de la madera. La inversión de UPM permitirá un cambio de materias primas fósiles a alternativas renovables en una gran cantidad de usos finales de los consumidores, dice el comunicado de The Coca-Cola Company.

La biorrefinería aumentará la producción en 2023 con una capacidad anual total de 220.000 toneladas. Los productos tendrán una huella de CO2 significativamente mejorada y se pueden integrar sin problemas en las corrientes de reciclaje y recuperación de materiales existentes, al tiempo que cumplen con los requisitos de rendimiento del producto.

La mejor noticia: estará disponible para toda la industria de bebidas

Además  del anuncio anterior de Coca-Cola de que pondrá su tecnología PlantBottle a disposición de otros en la industria, las dos compañías anunciaron que UPM ofrecerá cantidades comerciales de estos innovadores bioquímicos a cualquier persona en la industria, incluidos los competidores directos de Coca-Cola.

Por eso que la comercialización de esta tecnología marca un hito significativo no solo en la evolución de la producción de glicol renovable, sino también más ampliamente en el desarrollo de plástico PET sin combustibles fósiles, un histórico flagelo en todo el mundo.

MEG es una de las dos moléculas necesarias para crear PET, la otra es el ácido tereftálico (PTA). Las inversiones en el escalado de materiales renovables de origen vegetal como bMEG respaldan la ambición y el trabajo de Coca-Cola para reducir el uso de plásticos a base de aceite virgen en sus envases, junto con inversiones para aumentar el uso de contenido reciclado.

Quan agregó: “Se necesitan años de trabajo para llevar una tecnología del laboratorio al mercado, lo que refleja nuestro gran enfoque en el desarrollo y la entrega de soluciones de empaque sostenibles que pueden traer beneficios ambientales tangibles, una vez escalados, a las comunidades a las que servimos.

“Estamos entusiasmados de continuar nuestro trabajo con nuestros socios, Meihe y UPM, para llevar esta tecnología a una escala comercial por primera vez. A través de nuestro acuerdo con UPM, invitamos a la industria en general a unirse a nosotros utilizando el material una vez producido se ha incrementado en UPM Leuna ”.

Industria forestal de base biológica

UPM es líder en la industria forestal de base biológica y tiene como objetivo crear y escalar tecnologías y soluciones que brinden alternativas sostenibles a las materias primas fósiles, como los biocombustibles y los bioquímicos.

La biorrefinería en Leuna es un paso importante en la estrategia de la compañía de ser un precursor de la bioeconomía, proporcionando bioquímicos renovables para su uso en una serie de aplicaciones de consumo que van desde envases, textiles hasta líquidos industriales, cosméticos y aplicaciones de caucho.

Como parte de la visión de Coca-Cola de tener cero emisiones netas de carbono para 2050 y su estrategia World Without Waste, la compañía anunció recientemente un objetivo de usar tres millones de toneladas menos de plástico virgen de fuentes a base de petróleo para 2025.

Coca-Cola invertirá en nuevas tecnologías de reciclaje, mejoras de empaque, nuevos modelos comerciales y sistemas de entrega, así como en el desarrollo de nuevos materiales renovables para lograr este objetivo.

Daniela Zahariea, directora de técnica, innovación y cadena de suministro de Coca-Cola Europa, dijo que “en Europa, mientras trabajamos para lograr nuestro objetivo de recolectar una botella o lata por cada una que vendemos, también estamos trabajando de cerca en paralelo con nuestros embotelladores para reducir y eliminar el uso de PET virgen a base de aceite de nuestras botellas de plástico.

“Aceleraremos la entrega de esta ambición aumentando el uso de contenido reciclado y, a medida que avancemos, también reemplazando algún nuevo material ‘virgen’ que se requiere con fuentes renovables de base biológica. Por eso estamos invirtiendo e impulsando la innovación para impulsar el suministro de materia prima a partir de fuentes renovables, además de nuestro enfoque en fuentes derivadas de tecnologías mejoradas de reciclaje”.


Compartir

administrator

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1 × dos =