Contacto

Florida 1065 C1005
C.A.B.A. Argentina

Disponibles
Lunes a Viernes. 9/18 hs
Compartir

Al igual que su par mundial hace apenas unos días, Danone busca desprenderse de activos relacionados al exitoso negocio del agua en botella. Nestlé consiguió 4.300 millones de dólares en EE.UU. pero, en un mercado devaluado como el argentino, Danone tiene expectativas mucho menores. ¿Es una tendencia? Tres marcas de gran arraigo en carpeta.

Al día siguiente del anuncio de la salida de su Director Ejecutivo Emmanuel Faber -actualmente es CEO y Director Ejecutivo, solo dejará uno de los cargos-, en la Argentina se anuncia en los medios locales que la alimenticia francesa Danone está buscando desprenderse del negocio de las aguas premium que tiene en la Argentina.

En el mercado local ya circulan carpetas con el preciado combo de marcas líder locales como las aguas Villavicencio, Villa del Sur y Ser. Lógicamente, las empresas de bebidas y alimentos son las principales interesadas pero, según explica el periodista Alfredo Sáinz en el diario La Nación, lo más suntuoso del negocio sería la red de distribución local de las tres marcas a lo largo y ancho de la extensa geografía argentina.

Este es un nuevo paso de una decisión que parece haber sido tomada hace ya un tiempo. Los números positivos en la Argentina son solo para algunos, según los entendidos, solo para exportadores y aquellos considerados especialistas en los laberínticos mercados regulados.

El grupo francés Danone dio un nuevo paso en su proceso de desinversión en la Argentina, ya que a cuatro meses de anunciar su decisión de poner en revisión el negocio local, según indican en el diario La Nación, le otorgó al banco MBA Lazard -un banco de inversión global, a cargo de la negociación de deuda argentina y gran hacedor de M&A del mundo- un mandato para la búsqueda de un comprador de las marcas Villavicencio, Villa del Sur y Ser.

Claro, es importante tener claro que cuando se otorga un mandato de búsqueda de comprador no implica obligatoriamente que se termine vendiendo la compañía, “todo depende de que se llegue a un acuerdo en materia de precio y de condiciones” dice el diario que no necesita recordar que Danone tiene una larga historia de acuerdos y asociaciones con otras compañías argentinas como La Serenísima o Bagley. “La venta es una posibilidad pero no la única ni la mayoritaria. Es una opción más dentro de las muchas que hay”, explicó al medio porteño una fuente cercana a la operación.

Según esa indiscreta fuente, la lista de candidatos para quedarse con Aguas Danone incluye a los principales jugadores del negocio, como Orlando Canido, el ex distribuidor de cervezas y vinos dueño de Refres Now, la embotelladora de la marca local Manaos, que ya incursiona en la categoría con Villa Manaos. También están el grupo Gancia, la chilena CCU (que acá compite en cervezas y vinos, pero que en su país de origen participa en aguas minerales con la marca Cachantún) y, finalmente, el Grupo Peñaflor, empresa que en otra etapa fue dueña de la marca Villa del Sur que ahora forma parte del paquete en venta.

¿Qué está EN VENTA?

Más allá que la venta de esos activos no signifique la salida de la compañía francesa de la Argentina donde el negocio lácteo sigue siendo el core business de la empresa, esta oferta al mercado local es significativa por el peso de las marcas a las que le puso el cartelito de “en venta”.

Villavicencio es una marca de casi 100 años, tiene una larga tradición en la provincia de Mendoza de donde es originaria y una larga historia en la Argentina de los grandes emprendedores. Creada por el ganadero Angel Velaz en 1923, adquirida por el empresario Héctor Greco en 1979, en los 90, luego de una breve intervención del gobierno provincial la compra el constructor Gerardo Cartellone – en esos tiempos dueño del vino de mesa Resero- y finalmente, ya en este siglo termina en manos de Danone.

Villa del Sur es envasada en su lugar de origen en la provincia de Buenos Aires, una fuente protegida y conservada por la propia naturaleza del acuífero Puelche que se encuentra a 80 metros de la superficie, en Chascomús. De gran arraigo y tradición en la Argentina, en el pasado perteneció a Peñaflor -en 1999 se la vende a Danone- cuando la bodega pertenecía a la familia Pulenta. El desarollo de la submarca Levité es parte de lo más interesante del paquete en venta.

El caso de la división de aguas Ser es distinto pero no por ello menos interesante. Creada en 1993 por la empresa familiar de Pascual Mastellone -dueño de La Serenísima- que buscaba diferenciar sus productos lácteos dietéticos. En 1995 se asocia en un joint venture que da ingreso a los franceses de Danone que en el 2000 terminan comprando la marca de manera definitiva. Más conocida como un agua saborizada que como agua mineral, es una marca joven de fuerte identificación y presencia en el segmento light o dietético del que es líder gracias a su combinación en la venta con los lácteos y galletitas de la misma marca.


Compartir

administrator

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

5 × cuatro =