Contacto

Florida 1065 C1005
C.A.B.A. Argentina

Disponibles
Lunes a Viernes. 9/18 hs

Ninguna sorpresa. Las cosechas de febrero, marzo y abril en la Argentina, Chile, Australia, Sudáfrica y Nueva Zelanda fueron el aviso. En el Hemisferio Norte tuvieron tiempo para prepararse. No hubo caso, la del 2020 será recordada como la cosecha más difícil para industria del vino en todo el mundo.

En la Borgoña, a partir de mediados de agosto, los trabajadores de la vid esta vez enmascarados se desplegaron en los viñedos, cuidadosamente distanciados socialmente para así poder comenzar a recoger uvas. Fue el comienzo de una de las cosechas más tempranas de los últimos 650 años y ahora, a mediados de septiembre, se puede decir que el trabajo está terminando.

El relato suena casi heróico, y la verdad hay que reconocer que en algunos lugares del planeta realmente lo fue. Algunos como en la Argentina y Chile lo hicieron en medio de la incertidumbre, del desconocimiento de la enfermedad, de la pandemia, de la vacuna, de la seguridad, de nada, no se sabía nada. A otros, les tocó algo peor, si, hacerlo en medio del humo, con incendios en viñedos vecinos, eso también fue heróico. Más allá de todo, para recordar, para contarle a los nietos.

Si, la cosecha de 2020 fue muy diferente en muchos lugares del mundo, en gran parte debido al cambio climático: calor abrasador e incendios forestales mortales en Napa y Sonoma de California; sequía y olas de calor en Francia; tormentas eléctricas y tornados en Italia. De locos.

Si a esto le sumamos la preocupación por el malestar económico mundial, la cosecha de 2020 se perfila como una de las más problemáticas que se recuerdan. Covid-19 cerró salas de degustación y restaurantes. Los aranceles del 25% que Estados Unidos impuso a los vinos ingleses, franceses, españoles y alemanes hicieron que las exportaciones cayeran drásticamente y, lamentablemente, los aranceles se mantendrán en el futuro previsible.

Como resultado, las bodegas europeas están llenas de vino sin vender. Si bien la generosa cosecha de 2020 es bienvenida en regiones como Borgoña, el gobierno de España está pagando a los agricultores para que reduzcan los rendimientos a través de la cosecha verde o reduciendo la cantidad de racimos de uva en las vides. (La compensación puede ser de hasta el 60% del precio habitual de las uvas perdidas).

Con tanto vino sin vender obstruyendo sus bodegas, algunos viticultores no tienen suficiente espacio para envejecer el vino de la generosa cosecha de este año. Para hacer espacio, algunos están vendiendo el exceso de existencias a granel a las destilerías con un gran descuento para convertirlos en, ouch, desinfectante de manos y perfume.

Entonces, ¿cómo va a resultar esta cosecha plagada de problemas? Aquí está parte del informe realizado para Bloomberg News.

California

Comencemos con la parte del mundo que actualmente parece más aterradora.

La cosecha en la costa oeste de EE.UU. Parecía destinada a ser bastante buena hasta que las olas de calor, los incendios forestales y el humo llegaron a fines de agosto en los condados de Napa y Sonoma, mientras los viticultores todavía estaban recogiendo uvas blancas. Las cuadrillas continuaron la semana pasada recolectando aire lleno de humo, a menudo de noche para evitar el aumento de las temperaturas diurnas. A medida que el calor empujaba la maduración, era necesario recolectar antes de que las uvas maduraran demasiado. (El fresco de Mendocino alcanzó los 110º F / 43º C). Así y todo, sorprendentemente, en algunos lugares el cielo estaba azul.

En Napa, los incendios, ahora en su mayoría contenidos, estaban en las montañas de Vaca, en el remoto lado este del valle. Mataron a tres personas, quemaron 67.000 ha. y dañaron más de 1.000 casas y estructuras, incluidas dos bodegas y varios viñedos. Por ejemplo, el famoso viñedo de cabernet de 45 años en Volker Eisele Family Estate en el Valle de Chiles fue destruido.

El humo es (hoy todavía) un problema para la cosecha 2020, ya que la contaminación de la exposición prolongada arruina las uvas y podría reducir significativamente la cantidad de vino este año, especialmente los tintos.

La teoría actual dice que el humo alto en la atmósfera no daña las uvas, por lo que la situación podría no ser tan mala como parece. Las instalaciones de prueba están tan inundadas que nadie sabe qué tan extendida está la contaminación, y la variada topografía, viento y patrones climáticos de Napa significan que las áreas tienen diferentes niveles de exposición al aire lleno de humo.

Por ejemplo, Lamborn Family Vineyards en Howell Mountain publicó el 10 de septiembre que no producirá vino en absoluto en 2020: toda la cosecha se perdió por la contaminación. Pero en el fondo del valle, Matthiasson, que estaba recogiendo uvas rojas la semana pasada bajo un cielo espeluznante de color naranja, informó que la fruta de este año es hermosa y ha dado negativo en pruebas de contaminación. Muchos viñedos aún no han cosechado su cabernet. Los enólogos están tratando de mantenerse optimistas.

En Sonoma, el problema es similar, con incendios centrados en la parte norte del condado, especialmente en Dry Creek Valley y Russian River Valley. Otras regiones vinícolas, como las montañas de Santa Cruz y Monterrey, también están sufriendo y, como todos señalan, solo estamos a mediados de septiembre. 

Oregón

Las condiciones en Oregon no tienen precedentes, con fuego y humo que amenazan a todas las regiones productoras de vino del estado, según la Oregon Wine Board. La semana pasada, uno de los peores incendios, en la parte sur del estado, destruyó por completo una bodega en el Rogue Valley AVA.

Más al norte, el humo fluye hacia el valle de Willamette, hogar de algunos de los mejores fabricantes de pinot noir en los EE.UU., Proveniente de los incendios forestales cerca de Portland y en las montañas Cascade al este del valle. En realidad, está bajando las temperaturas diurnas. Un incendio en Chehalem Mountain-Bald Peak, el punto más alto del valle de Willamette, provocó evacuaciones de bodegas pero no destrucción.

Aún así, a pesar de la situación, muchos enólogos dicen que la calidad de la fruta es excepcional. Otros piensan que la calidad será muy específica del sitio. Todos cuentan con un pronóstico de lluvia para el martes para lavar las uvas pinot noir antes de recolectarlas.

Hasta ahora, las bodegas en el estado de Washington han evitado daños por incendios y humo, que se encuentran a unas 100 millas al noroeste de las regiones de Red Mountain y Walla Walla. Pero todos están preocupados.

Alsacia

Jean Frederic Hugel, del principal productor Famille Hugel, dice que las condiciones cálidas y secas de la región y una cosecha 10 días antes que el año pasado significan que no hay uvas podridas en absoluto, un evento único en la vida. “Hasta ahora”, dice, “parece milagroso”.

Pero la excelente cosecha de 2020 es una bendición mixta. Las ventas de los vinos de Alsacia, a menudo subestimados, están en un mínimo histórico, gracias a una gran cosecha en 2018, la pandemia y los aranceles estadounidenses. Hubo un impulso regional para producir un 20% menos de vino. Incluso Hugel redujo sus rendimientos raleando los racimos, incluso en los viñedos más prestigiosos, por primera vez en una década, y producirá menos gewurztraminer.

La acidez está en la parte inferior, así que espere pinot noirs jugosos y ricos y pinot gris audaz. Una bendición.

Burdeos

Hasta ahora reina el optimismo. Justo al sur de Burdeos, el enólogo Jean-Philippe Delmas, del primer crecimiento Château Haut-Brion, envió un correo electrónico: “Estábamos agraciados con condiciones casi perfectas. La última vez que tuvimos un verano tan caluroso y seco fue en 1949, y fue una gran cosecha “.

Jacques Lurton, presidente de Vignobles Lurton, dice que la cosecha se adelanta unas dos semanas. La compañía ha recogido blancos en varios castillos que posee y comenzó con tintos en el Château La Louviere la semana pasada. “Hay niveles sorprendentemente buenos de acidez en los blancos, a pesar del clima cálido del verano”, dice Lurton. “Los vinos estarán bien equilibrados, con el alcohol en la parte inferior y, aunque no tan complejos como en 2019, tendrán una buena intensidad de sabor”. Aún así, Château de Rochemorin perdió el 25% de su cosecha debido al moho.

Borgoña

Esta fue la tercera cosecha consecutiva, caliente y seca, explica el maestro del vino Jasper Morris, autor de Inside Burgundy, quien describe un julio con olas de calor brutal que empujaron la maduración. Algunos enólogos de la Côte de Nuits, en la parte norte de Borgoña, terminaron de recolectar antes de finales de agosto. Para algunos, la cosecha fue mejor de lo esperado, con cantidades de promedio a muy bajas.

Veronique Drouhin Boss de Domaine Joseph Drouhin dice que su pinot noir estaba maduro antes del chardonnay, y algunos productores de Côte de Beaune recogieron ambos al mismo tiempo. “Los blancos tienen encanto y equilibrio”, dice, “y los tintos tienen una gran intensidad y potencial de envejecimiento”. La clasificación era fundamental; Secaron al calor algunas uvas pinot en pasas duras prácticamente sin jugo, por lo que hay pequeñas cosechas para los tintos.

Habrá mucha variación en cantidad, calidad, niveles de alcohol y estilo este año. Danielle Hammon, de Becky Wasserman & Co., explica: “Las elecciones de un productor sobre cuándo cosechar y cuánto sabor y tanino extraer jugarán un papel muy importante en la calidad del vino”.  

Champagne

Alrededor de 120.000 trabajadores invadieron los viñedos de esta región generalmente fría donde la cosecha, la más temprana de la historia, comenzó el 17 de agosto en algunas de sus 319 aldeas. Comite Champagne, la organización comercial regional que establece las fechas de inicio y el rendimiento máximo de uva por hectárea, redujo los rendimientos en aproximadamente un 25%, lo que se traduce en 230 millones de botellas, en comparación con casi 300 millones el año pasado. Esto se debe a que las ventas mundiales de burbujeantes se redujeron en un 30% en los primeros seis meses de 2020.

Eso debería impulsar la calidad, ya que los productores seleccionan solo las mejores uvas, dice Vitalie Taittinger, cuya familia es propietaria de Champagne Taittinger. “Los chardonnay son extremadamente frescos, mientras que los pinot noirs presentan aromas maravillosos”.

Valle de Loire

La calidad y la cantidad se ven bien, un feliz contraste con los años en que las heladas y la sequía diezmaban los viñedos. Esta fresca región, cuyas uvas solían tener dificultades para madurar, se beneficia del calentamiento global. “Vouvray y Montlouis se ven espléndidos”, informa Jacky Blot, del productor líder Domaine de la Taille Aux Loups, que hizo grandes blancos en 2019. De hecho, 2020 es la cosecha más temprana desde 1556. Blot bromea diciendo que tal vez sean como enólogos en Burdeos, con cada año la vendimia del siglo.

Valle del Ródano

“Las uvas blancas son excelentes, con buena frescura”, dice Alain Graillot, cuyo dominio epónimo en Crozes-Hermitage, en el norte del Ródano, produce blancos y tintos estelares. Comenzó a recolectar tintos durante la última semana de agosto.

Algunos viticultores se han preocupado por el calor abrasador del verano, pero las frías noches de verano ayudaron a la mayoría de las uvas a mantener el equilibrio y la acidez. Marc Perrin, cuya familia es propietaria del Château de Beaucastel de cultivo ecológico en el sur del Ródano, explica: “Si la cosecha continúa como comenzó, 2020 debería ser una gran cosecha”.

Librado Revilla, Photo by Cindy Yamanaka,
The Press-Enterprise/SCNG)

Italia

Espere grandes diferencias de una región a otra. La calidad general es buena, pero la cantidad será muy baja en algunas regiones. En Franciacorta, fuente de los mejores vinos espumosos de Italia, la bodega Arcari + Danesi perdió el 30% de su cosecha debido al clima extremo. En la región de Valpolicella en el Véneto, una intensa tormenta causó 6 millones de euros (7,1 millones de dólares) en daños a los viñedos. En Puglia, las heladas de primavera significan menos vino.

Por otro lado, el clima en Chianti Classico fue óptimo, e Innocente Nardi, presidente del consorcio Conegliano Valdobbiadene Prosecco, dice que la calidad de los mejores proseccos está en línea con los excelentes vinos de 2019. Para ambos, un verano suave sin calor. los picos o la sequía y la cantidad justa de lluvia garantizaban una madurez perfecta.

La gran finca Ornellaia, en la región costera de Bolgheri de la Toscana, comenzó a cosechar uvas para obtener su blanco raro a mediados de agosto. La recolección por su famoso tinto comienza esta semana. “Con un cambio de lluvioso a seco a muy caluroso, no fue un año perfecto”, dice el enólogo Axel Heinz, “pero los vinos tienen un hermoso potencial”.

Castello Banfi, que tiene viñedos en Piamonte y Toscana, informa: “En general, la calidad es excelente”. Comenzará a recoger a Brunello en dos semanas.

España

España busca sobre todo una cosecha excelente, aunque no en todas partes. Una primavera lluviosa en el Priorat trajo mildiú, reduciendo los rendimientos incluso en productores tan importantes como Cellier Mas Doix, que comenzó a cosechar temprano, en agosto. El mildiú también afectó a los viñedos de la región productora de cava del Penedés; algunos productores perdieron hasta dos tercios de sus uvas.  

En Rías Baixas, en la costa norte, encontrar recolectores fue una lucha.

Miguel Torres Jr, cuya vitivinícola familiar homónima posee viñedos en varias comarcas desde el Priorat a Rioja, advierte que la calidad variará de bodega en bodega porque la sequía y las altas temperaturas afectaron la uva. “Las bodegas con buenos equipos en los viñedos tienen la capacidad de hacer una mejor selección”, dice. La vendimia de Rioja acaba de empezar.

Portugal

En el valle del Duero, por primera vez desde 1827, no se pisará la uva en Quinta do Vesuvio. La tradición de la gente entrelazando los brazos y marchando de un lado a otro en lagares de piedra mientras aplastan la cosecha, como se ha hecho durante milenios, todavía produce un vino superior a los pies mecánicos. Pero la pandemia lo hace imposible. Y 2020 ha presentado otros desafíos.

“La temperatura promedio de julio en Vesuvio y nuestras otras propiedades fue la más alta en 40 años, y es solo la segunda vez que comenzamos a recolectar en agosto”, dice Rob Symington, cuya familia posee propiedades tanto en el Duero como en el Alentejo. En ambos, el calor ha deshidratado las uvas, reduciendo los rendimientos hasta un 40% menos de lo previsto en una propiedad. A algunas uvas les fue mejor que a otras. Symington espera hacer puertos decentes en 2020, y los vinos tintos de las uvas touriga nacional y tinta cao se ven especialmente bien. En la región de Alentejo, la cosecha comenzó una semana antes de lo habitual, así como en Vinho Verde.

Alemania

El verano cálido y bastante seco de este año empujó las fechas de maduración y cosecha 10 días antes que hace una década para los productores de la región generalmente fría de Mosel. Y, dice Egon Muller IV, cuya propiedad familiar se remonta a 1797, “es una cosecha mucho mayor que la del año pasado”. Comenzará a elegir riesling el 21 de septiembre.

Ernie Loosen, de Dr. Loosen, dice que las uvas están sanas y maduras, pero los niveles de acidez no son tan altos como de costumbre. Espere vinos más redondos con menos de la típica acidez picante.

Share:

administrator

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *