Contacto

Florida 1065 C1005
C.A.B.A. Argentina

Disponibles
Lunes a Viernes. 9/18 hs
Compartir

Mientras Olivier Rousseau, CEO de Verallia Francia, se pelea con los sindicatos del vidrio en Cognac y amenaza con achicar el negocio en Francia, la multinacional del vidrio anuncia una importante inversión para montar en Mendoza una línea de producción para fabricar 50 millones de botellas al año.

Más allá de los efectos económicos y sociales del anuncio de Verallia Argentina, lo de la multinacional francesa es un guiño a toda la industria de las bebidas en la Argentina ya que los analistas financieros de todo el mundo elogian fuertemente al management del Grupo por los resultados obtenidos en los últimos años a pesar de la fuerte crisis económica mundial y del sector alimenticio en particular del que depende fuertemente el negocio de los fabricantes de envases de vidrio.

El Grupo Verallia Verallia es el líder en envases de vidrio en Europa y tercero a nivel mundial, desde 2015 pertenece a Apollo Global Management y a Bpifrance -le compraron el 100% de las acciones a Saint-Gobain, la vidriera fundada por Luis XIV-, un fondo de inversión estadounidense y un banco de inversiones francés. Según los expertos, el negocio de Verallia disfruta de una buena dinámica de crecimiento gracias a cuatro razones principales: aumento de la cuota de mercado, excelente poder de fijación de precios, “premiumización” de su oferta (nuevos licores de alta gama y botellas de vino) y finalmente, aunque todavía hay tiempo para afirmarlo, la sustitución de envases de plástico.

En 2019 registró ingresos por valor de 2.600 millones de euros, produjo 16.000 millones de botellas y otros envases para la industria alimenticia y actualmente emplea a unas 10.000 personas y comprende 32 plantas de producción de vidrio en 11 países. Con sede en París, tiene presencia en los cuatro países más poblados de la eurozona –Francia, Alemania, Italia y España– y en tres de América Latina –Brasil, Argentina y Chile–, además de operaciones en Ucrania, Rusia y Argelia. 

La situación en Francia

En línea o no con los resultados financieros de la compañía, desde hace semanas Verallia Francia sostiene un fuerte conflicto con la central de trabajadores de Cognac donde el CEO Olivier Rousseau anunció una reestructuración de la empresa que implica salidas voluntarias, recategorizaciones y relocación de empleados en otras empresas de la región y así evitar despidos en plena pandemia. La discutible medida sindical -la mayoría de los casi 400 empleados aceptaron la propuesta- ya provocó pérdidas a la empresa agravando el conflicto que llevó a Rousseau a cuestionar a la dirigencia sindical haciendo pública una carta en la que explica que “estamos convencidos de que el declive industrial que está experimentando Francia no es inevitable y espero que usted también. También estamos convencidos de que si la situación actual continúa, habrá que cerrar otros hornos en Francia en los próximos años. Tenemos un plan y los medios para tener éxito pero el retorno a un clima social pacífico y constructivo es esencial para garantizar su éxito “, escribió Olivier Rousseau a Mohammed Oudrik, el líder sindical de la CGT local.

En la Argentina es distinto

El Director General de Verallia Argentina, Walter Formica, más allá de lidiar con el aumento de costos y la baja de la rentabilidad de la industria en general, tiene sobradas razones para confiar en el éxito del negocio en la Argentina.

Tras un año complicado para el sector industrial argentino, Verallia Argentina anunció que comenzará el 2021 con una inversión de alrededor de u$s 10 millones para montar una nueva línea de producción, la que estará ubicada en el horno 3 de su planta en Guaymallén, provincia de Mendoza.

El principal objetivo de Verallia es acompañar el crecimiento de la industria vitivinícola del país, tanto en el mercado interno como en el externo».

Walter Formica, Director General de la operación de Verallia en la Argentina

La construcción de esta nueva línea de producción tendrá una duración de 10 a 12 meses y se estima que estará operativa a fines del 2021. El volumen de producción será de aproximadamente 50 millones de botellas por año y la tecnología de punta utilizada asegura productos de alta calidad con lo que incrementará la capacidad de producción a fin de satisfacer la creciente demanda de la industria vitivinícola y de las bebidas en general a nivel local e internacional.

Además, Formica asegura que esta nueva inversión representa una gran oportunidad para la industria de la provincia de Mendoza, creando posibilidades laborales en distintos sectores como el metalmecánico, eléctrico, electrónico y de la construcción También agregó que “el principal objetivo de Verallia al realizar esta inversión en Argentina es, como lo hemos hecho siempre, seguir acompañando el crecimiento de la industria vitivinícola del país tanto en el mercado interno como externo, debido a la excelente calidad de sus vinos y espumantes, y sobre todo para para dar a Verallia los medios para alcanzar las exigencias de nuestros clientes”.

Para la realización del proyecto de instalación, se prevé la participación de 20 proveedores locales y otros 20 internacionales en la construcción de esta nueva línea. Se estima que todo el proyecto involucrará en total a unas 200 personas.


Compartir

administrator

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

quince − 3 =