Contacto

Florida 1065 C1005
C.A.B.A. Argentina

Disponibles
Lunes a Viernes. 9/18 hs
Compartir

El presidente ucraniano nombra y avergüenza a las multinacionales que financian la “maquinaria militar rusa”, lo hizo en el Congreso de EE.UU. y en una transmisión pública que salió en directo a manifestantes en las calles de Berna, Suiza. Nestlé dejó claro que, como pocos, también sigue activa en Ucrania con actividades humanitarias.

El periódico inglés más influyente del mundo, el Financial Times, destaca hoy lunes en su tapa la situación de la compañía de alimentos suiza Nestlé que fue señalada por el presidente ucraniano, Volodymyr Zelensky públicamente no solo en los foros internacionales sino además, en una salida en vivo en una manifestación callejera en las calles de Berna, Suiza.

Nestlé ha defendido su decisión de quedarse en Rusia diciendo que no se beneficiaría de sus operaciones allí, ya que Ucrania aumenta la presión sobre la mayor empresa de alimentos del mundo para que se retire a medida que se intensifica la guerra y aumentan las víctimas.

Zelensky es un gran orador y no pierde oportunidad de utilizar su capacidad para llegar a las personas, este sábado sorprendió en pantalla gigante en una manifestación callejera en Berna, Suiza, el país de origen de la alimenticia Nestlé

El presidente ucraniano, Volodymyr Zelensky, criticó al grupo suizo Nestlé en un discurso transmitido a los manifestantes en la capital de Suiza, Berna, el sábado, señalando la incongruencia entre su eslogan “buena comida, buena vida” y sus acciones. “Los negocios en Rusia funcionan a pesar de que nuestros niños mueren y nuestras ciudades son destruidas”, dijo, según informes de los medios locales.

Los comentarios son parte de una campaña más amplia llevada a cabo por Zelensky y su gobierno para presionar a las multinacionales que se quedan en Rusia.

En un discurso ante el Congreso de EE.UU. la semana pasada, Zelensky instó a los políticos a desempeñar su papel para lograr que las empresas dejen de financiar la “maquinaria militar rusa”, nombrando a varias de ellas, incluidas las empresas de alimentos Unilever y Mondelez International, los bancos europeos Raiffeisen y Société Générale, y los grupos farmacéuticos Bayer y Sanofi.

Nestlé, por su parte, dijo que ya había “reducido significativamente” sus actividades en Rusia al detener todas las importaciones y exportaciones, excepto los “productos esenciales”, y cesar la inversión y la publicidad. “No obtenemos ganancias de nuestras actividades restantes”, dijo la compañía con sede en Vevey.

“El hecho de que nosotros, al igual que otras empresas de alimentos, abastezcamos a la población con alimentos importantes no significa que simplemente sigamos como antes”.

Nestlé, propietaria de marcas que incluyen alimentos para bebés Gerber, café Nespresso y agua Perrier, tiene más de 7.000 empleados en Rusia y obtuvo alrededor del 2 % de sus ingresos de 87.000 millones de francos suizos en 2021 en el país. Seis fábricas todavía están operando y entregando productos a los minoristas.

El éxodo corporativo de Rusia se ha acelerado con algunos grupos que citan consternación por la agresión de Moscú, mientras que otros admiten en privado que también están motivados por los desafíos logísticos de operar allí en medio de fuertes sanciones.

Unas 400 empresas se han comprometido a reducir, suspender operaciones o retirarse por completo de Rusia, mientras que unas 80 han mantenido todas o parte de sus operaciones, según Jeffrey Sonnenfeld, profesor de la Escuela de Administración de Yale que ha estado siguiendo los movimientos.

Pero los fabricantes de bienes de consumo han estado entre los más reticentes a retirarse, argumentando que venden productos esenciales como alimentos, bebidas, champú y fórmula para bebés y también tienen una responsabilidad con su personal ruso, a menudo numeroso.

Por ejemplo, PepsiCo, Danone, L’Oréal, Carlsberg y Anheuser-Busch InBev siguen fabricando y vendiendo en Rusia. Los fabricantes de cigarrillos British American Tobacco e Imperial Brands se han comprometido a transferir sus operaciones a socios locales. Algunas empresas ya han sido blanco de consumidores en las redes sociales.

Anonymous, el grupo activista en línea, llamó a boicotear las marcas de Nestlé, calificándolas de “patrocinadoras de la tiranía”. Los políticos ucranianos no han dudado en avivar las llamas en línea.

El canciller publicó dos fotos que sugirió que contrastaban el “posicionamiento de Nestlé” con la “posición de Nestlé”: la primera mostraba a un niño frente a comida saludable y la segunda mostraba a un niño muerto en Ucrania.

Después de hablar por teléfono con el presidente ejecutivo de Nestlé, Mark Schneider, la semana pasada, el primer ministro ucraniano, Denys Shmyhal, tuiteó que Schneider “no muestra comprensión” sobre el impacto de permanecer en Rusia. “Espero que Nestlé cambie de opinión pronto”, dijo.

Pero los voceros de la alimenticia suiza no se quedaron atrás y dejaron claro que “nuestros colegas en Ucrania están haciendo todo lo posible para ayudar a la población con donaciones de alimentos. Somos una de las pocas empresas de alimentos que siguen activas en Ucrania y logramos distribuir alimentos incluso en Kharkiv”.


Compartir

administrator

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

4 × 5 =