Contacto

Florida 1065 C1005
C.A.B.A. Argentina

Disponibles
Lunes a Viernes. 9/18 hs
Compartir

Dos emprendedores de Edimburgo fundaron en 2019 Young Spirits, una embotelladora de 200 metros para dar soluciones a productores artesanales de whisky y ron. En tres años, triplicaron sus ingresos y pasaron de 2 a 42 empleados y a una planta de 2.800 metros cuadrados. 

Así como una gran compañía de bebidas como Accolades un día abrió sus puertas del fabuloso The Park -una de las embotelladoras más grandes del mundo en la ciudad de Bristol- para otras empresas amigas y hasta de la competencia.

Un día de 2019 en Edimburgo, los emprendedores Alex Harrison y John Ferguson decidieron que el negocio de embotellar podía empezar en un espacio no más grande que un departamento y desde allí ofrecer el servicio de embotellar la producción de pequeños destiladores y productores del Reino Unido.

No es una historia común, no es soplar y hacer botellas, así lo cuenta Alex Harrison, “cuando empezamos, no teníamos experiencia en embotellado. Conocí a mi cofundador John Ferguson, a través de nuestros socios en un bar en Edimburgo, nos hicimos amigos y ambos querían establecer una nueva empresa” contó Harrison al portal Drinks International.

Fundadores y emprendedores, John Ferguson y Alex Harrison.

“Había una demanda de embotellado dentro de la industria de las bebidas y tengo un gran amor por la industria artesanal, por lo que decidimos especializarnos en esta área, pero en los primeros días pasamos largas horas aprendiendo del oficio contra las cuerdas” explica el emprendedor.

“Para nuestro primer gran cliente, estaríamos embotellando hasta la una de la mañana. Les dimos un barril de prueba gratis para probarnos a nosotros mismos, y siguen siendo nuestro mayor contrato”.

Con Young Spirits, Harrison y Ferguson habían encontrado un espacio en el movimiento de destilación artesanal en el que podían ser algo más que una simple instalación donde se llenan las botellas.

No solo de embotellar se hace el negocio

Las bebidas son artesanales y el trabajo también.

“Podemos ofrecer todos los servicios que nuestros clientes artesanales necesitan. Podemos ayudar a obtener bebidas espirituosas de calidad a través de nuestra red, contamos con un equipo de desarrollo que asesora sobre la mezcla de whisky, el desarrollo de sabores y los ajustes de recetas, por lo que podemos ayudar a nuestros clientes a crear el producto perfecto para sus mercados. Yo diría que nuestra especialidad es el whisky y el abastecimiento en barrica”.

Además, Harrison cuenta que “ofrecemos consultoría de marca, para que podamos ayudar a nuestros clientes a llevar sus nuevos productos al mercado y ayudarlos a destacarse en los estantes abarrotados. Queremos compartir conocimientos y experiencia, por lo que organizamos talleres y lanzamientos regulares y tenemos veladas y reuniones con oradores invitados”.

“Pero también nos destacamos en el embotellado de volúmenes más pequeños, siendo capaces de completar de 200 a 20.000 lotes de botellas más rápido y con calidad garantizada que nos distingue”.

Al permanecer ágil, personalizado y combinar la modernidad con la tradición, Young Spirits se ha convertido en una ventana única para sus clientes y el resultado ha sido un rápido crecimiento. 

Desde 2019, Young Spirits ha superado sus instalaciones tres veces. Lejos de sus inicios en una bodega de 185 metros cuadrados, el negocio ahora ocupa un espacio de unos 2.800 metros cuadrados con su propia barra para eventos de degustación.

“Solo tenemos tres años, pero lo que nos ha funcionado hasta ahora es nuestro enfoque para construir relaciones sólidas con nuestros clientes y la industria, y nuestra pasión por modernizar la industria del whisky escocés artesanal.

Pequeñas sociedades más allá del negocio

“Durante los últimos tres años, nos hemos asociado con más de 200 clientes para satisfacer una amplia gama de necesidades de embotellado, mezclado, etiquetado y abastecimiento, pero también estamos interesados ​​en mantener vivas las tradiciones de nicho.

“Tenemos excelentes contactos aquí en Escocia, y hay una gran experiencia aquí, pero también hemos construido una red confiable de destiladores y fabricantes en todo el mundo”.

Adoptar un enfoque de trabajo moderno no solo significa convertirse en un erudito de la industria, también se trata de cómo opera la empresa. Young Spirits tiene una marca de ron y whisky, Uhuru, que dona el 10% de sus ganancias netas a la organización benéfica de conservación de la vida silvestre africana, Tusk, y también han puesto su mirada en la sostenibilidad.

Con casi todo a mano, con la experiencia adquirida, Harrison y Ferguson crearon sus propias bebidas. Con Uhuru se lanzaron al negocio del whisky y el ron.

“Hemos creado un plan de tres años diseñado para transformar Young Spirits en una planta embotelladora verdaderamente eficiente en energía. Hemos realizado pequeños cambios: un programa de reciclaje para todos los vidrios y plásticos. Compramos un compactador para comprimir todo el cartón que usamos en el sitio, instalamos paneles solares para reducir nuestro consumo de energía y estamos analizando todos los factores de nuestras cadenas de suministro y hablando con los proveedores para mejorar nuestro plan de sustentabilidad.

“En última instancia, queremos convertirnos en la primera planta embotelladora en Escocia en lograr cero carbono neto, todo lo que hacemos, lo hacemos con la sostenibilidad en mente.

“Queremos desafiarnos a nosotros mismos con nuestra hoja de ruta de sustentabilidad, para que seamos verdaderamente eficientes energéticamente. Eso es muy importante para nosotros porque nuestra actividad impacta no solo a nuestra comunidad local aquí en Edimburgo, sino también a nuestra comunidad a nivel mundial”.


Compartir

administrator

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dieciocho − seis =