Contacto

Florida 1065 C1005
C.A.B.A. Argentina

Disponibles
Lunes a Viernes. 9/18 hs
Compartir

Estudios científicos muestran que beber con moderación es parte de un estilo de vida saludable. Los políticos europeos bajo presión de grupos con ideas contrarias y a favor del consumo de alcohol. Preocupa la sensibilidad del Parlamento Europeo que sugiere que no hay un nivel “seguro” de consumo de alcohol.

Esa es la pregunta que se hace el Comité Européen des Entreprises Vins (CEEV), que representa el comercio del vino en la Unión Europea, que pide al Parlamento Europeo que “ponga la ciencia sólida en el centro de la formulación de políticas”.

En particular, la asociación europea del vino insta a los políticos europeos a reconsiderar la declaración de que “no hay un nivel seguro de consumo de alcohol”, que proviene de un informe de la UE en el Comité Especial para Vencer el Cáncer (BECA), y una afirmación que se basó en un estudio “defectuoso”, como informan los medios de todo el continente.

Extraña situación la de los parlamentarios europeos, más allá de los estudios científicos que prueban que el consumo moderado de bebidas es saludable, la mayoría de ellos se ven bajo una fuerte presión de los grupos anti consumo de alcohol.

No obstante, hace una semana, este informe de la UE fue aprobado por el Parlamento Europeo por 29 votos a favor, 1 en contra y 4 abstenciones .

El CEEV afirma que la suposición de que “no hay un nivel seguro” es “engañosa y simplista”, ya que no considera los patrones de consumo de alcohol y otros factores del estilo de vida.

También es un peligro para el comercio del vino europeo, ya que esa retórica puede usarse para justificar más impuestos, restricciones de comercialización y advertencias sanitarias que podrían tener efectos dañinos en la industria del alcohol.

El grupo también señala que el mensaje de ‘ningún nivel seguro’ es “contraproducente”, ya que “el consumo moderado de vino, especialmente como parte de la dieta mediterránea y como parte de un estilo de vida saludable, se asocia con una mayor longevidad y la prevención de enfermedades”. ”.

Los grupos y entes privados antialcohol cuentan con estudios encargados y sostenidos por entes oficiales del mismo Parlamento.

La suposición de ‘ningún nivel seguro’ se basa en un solo estudio, el estudio de la Carga Global de Enfermedades (GBD) publicado por The Lancet en 2018, que, según recordó el CEEV a db , “ha sido severamente criticado por la comunidad científica por sus fallas analíticas ”.

Si bien el CEEV señala que apoya el Plan de Lucha contra el Cáncer de la UE y su objetivo general de reducir el uso nocivo de alcohol, la asociación enfatiza que el énfasis debe estar en “abordar las causas fundamentales del consumo nocivo de alcohol”.

En contraste, dijo que, “Como europeos, deberíamos estar orgullosos de nuestra cultura gastronómica, de la cual el vino es un componente inextricable”.

Mientras tanto, el 26 de octubre, de acuerdo a un periodista del sector, en una mesa redonda virtual organizada por Alcohol in Moderation (AIM) que abordó el tema de si el consumo moderado de alcohol era “todavía una opción de estilo de vida saludable” .

Con presentaciones del Prof. Curtis Ellison (EE.UU.), el Dr. Erik Skovenborg (Dinamarca) y la Dra. Creina Stockley (Australia), el evento concluyó que “los datos científicos actuales indican que los adultos que consumen vino o cualquier otra bebida alcohólica de forma moderada y regular con alimentos, y sin atracones, tienen un menor riesgo de padecer la mayoría de las enfermedades del envejecimiento y tienden a vivir más tiempo que si no consumieran bebidas alcohólicas “.

En resumen, el evento se basó en evidencia científica para demostrar que beber de forma ligera a moderada puede ser, entre factores como una dieta equilibrada, no fumar, peso corporal normal y actividad física regular, una opción de estilo de vida saludable.

Mientras tanto, informamos sobre un seminario sobre vino y control de peso a principios de este año que se basó en un estudio llamado PREDIMED (Prevención con Dieta Mediterránea) para mostrar que los bebedores de vino, particularmente aquellos que toman entre 7 y 14 unidades por semana, tenían una menor cantidad de factores de riesgo cardiovascular en comparación con los no bebedores,  que se midió al observar la tolerancia a la glucosa y los niveles de triglicéridos entre los 7500 participantes asignados al azar.

Además, en marzo de este año, diversos medios europeos informaron sobre un seminario virtual en el que el médico y profesor alemán Nicolai Worm  afirmó que la Organización Mundial de la Salud estaba “engañando al mundo” en lo que respecta al Covid-19 y el alcohol.

Al registrar que la OMS ha estado instando a las personas a “evitar el alcohol por completo para no debilitar su propio sistema inmunológico”, llamó la atención sobre varios estudios científicos que no respaldan tal afirmación o muestran que el consumo moderado de alcohol en realidad puede aumentar la inmunidad.


Compartir

administrator

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

3 + 18 =