Contacto

Florida 1065 C1005
C.A.B.A. Argentina

Disponibles
Lunes a Viernes. 9/18 hs
Compartir

Los analistas de Liv-ex sostienen que las ventas de vinos finos mantienen el pulso alto en el tercer trimestre del año, a pesar del deterioro del panorama macroeconómico mundial. Más allá de los buenos resultados, la fiesta del consumo post pandemia desatada en 2021 se volvió más cauta a la hora de ordenar.  

En su último informe trimestral, el mercado de vinos finos argumentó que la cautela “ha reemplazado por completo” a la exuberancia de 2021 debido a los “vientos en contra cada vez más fuertes que han estado preocupando al mercado desde la segunda mitad del primer trimestre”.

El trimestre también ha visto el efecto de la volatilidad de la moneda y el colapso de la libra. Mientras que la libra finalizó el tercer trimestre con una caída de solo un 1,8 % frente al euro al final del trimestre, había caído un 7 % solo una semana antes.

Justin Gibb, cofundador de Liv-ex

El vicepresidente y director de intercambio de Liv-ex, Justin Gibbs, señaló que la debilidad de la libra esterlina había ayudado , “ya que los compradores de dólares y euros se aprovecharon”, pero, en última instancia, el informe concluyó que los compradores y vendedores “prefieren la estabilidad y, sin ella, aumenta la aversión al riesgo”.

“Queda por ver si el mercado puede continuar manteniéndose firme a medida que las principales economías mundiales caen en recesión”, agregó Gibbs.

Liv-ex dijo que habían sido “tres meses desconcertantes, pero que reflejaban los vientos en contra cada vez más severos que han estado preocupando al mercado desde la segunda mitad del primer trimestre”.

Hubo, por ejemplo, un “hipo” en julio, cuando el Liv-ex Fine Wine 100 “se desaceleró”, marcando su primera caída desde junio de 2020, aunque se recuperó durante agosto y septiembre cuando la libra se debilitó.

En general, la imagen subyacente en el Liv-ex 1000 fue “mixta”, según el informe, con algunas pequeñas ganancias. Mientras tanto, el Burgundy 150 continuó desacelerándose, subiendo solo un 3 % este trimestre, aunque el Champagne 50 fue más robusto, subiendo un 8,7 % entre julio y septiembre, y el Italy 100 se recuperó de un pobre Q2 a una ganancia del 3,7 %.

También hubo cierta diversificación entre los mejores: menos borgoñas (aunque el Chambertin Grand Cru 2011 de Domaine Armand Rousseau ocupó el primer lugar, solo Bonneau Martray, Corton Charlemagne 2013 llegaron a los ocho primeros), con dos vinos del Ródano: Clos Papes Chateauneuf Du Pape y Domaine Jean-Louis Chave, Hermitage – Salon Champagne, Soldera de Italia, Opus One de California y Taylor’s Port 2000 también están en la lista.

Mientras tanto, Burdeos aumentó su participación comercial general en el tercer trimestre al 35,9% (frente al 32,8% del trimestre anterior), aunque hubo algunos otros cambios. California, aunque se mantuvo en el quinto lugar , vio disminuir levemente su participación, junto con Italia.

Los vinos más comercializados por valor vieron a Cristal de Louis Roederer ocupar los dos primeros lugares para las añadas 2014 y 2008 (el 2014 también fue el más comercializado por volumen) con Dom Perignon 2012 también entre los 7 primeros por valor y esto por volumen: Liv-ex dijo que esto no fue una sorpresa dada la fuerza del desempeño de Champagne 50 .

Llegó a la conclusión de que se acercaba el invierno, y la recesión, y aunque los vientos en contra estaban “aumentando con fuerza de vendaval” y los mercados bursátiles estaban “una vez más en una tendencia a la baja” después de un respiro de verano, para el buen vino, esto significa consolidación.

Esto se pudo ver en el comercio más débil en Italia, California y la desaceleración en la tasa de crecimiento de The Burgundy 150, aunque la capacidad de Bordeaux y Champagne para ofrecer “seguridad de marca, un historial, valor relativo y, lo que es más importante, liquidez” los había mantenido “robusto”.

Las “cosechas emocionantes en el horizonte” podrían ayudar a impulsar el mercado y ofrecer a los compradores algo interesante, dijo, señalando los champán cosecha 2012, la pequeña cosecha 2021 en Borgoña que se lanzará el próximo año y el potencial de la cosecha 2022 para Burdeos.

Sin embargo, los crecientes costos para los cultivadores, negociantes, comerciantes, minoristas y recolectores también pueden tener un efecto. “Los efectos de la recesión mundial sugieren que se avecinan tiempos más difíciles”, concluyó.


Compartir

administrator

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

11 − siete =