Contacto

Florida 1065 C1005
C.A.B.A. Argentina

Disponibles
Lunes a Viernes. 9/18 hs
Compartir

Hace pocos años atrás, de tanto en tanto, en la nómina de las subastas se podía encontrar alguna bebida muy añeja por la que valía la pena ofertar. En los últimos cinco años cambió todo, más aún durante la interminable pandemia. Hace años fueron viejas añadas de vinos franceses. Ahora maltas y whiskys. Los mejores postores son de Asia.

Otro día, otra subasta récord de licores. El viernes 21 de mayo, fue el turno de Bonhams, y algunos aspectos destacados familiares surgieron de la venta de vino y whisky de la casa de subastas en Hong Kong: una botella de Macallan Lalique 50 años a la venta por HK 1,178 millones (un poco más de 1,5 millón de dólares); 10 botellas de Karuizawa de 30 años que establecen un nuevo récord para la serie “Samurai” de la destilería japonesa cerrada de HK 818.400 (unos 105.000 dólares).

Hace cinco años, los licores eran prácticamente una excentricidad para las casas de subastas. Claro, había algunas botellas de Macallan o un Cognac del siglo XIX casi perdidas allá al final del catálogo y en algún momento, aprovechando alguna oportunidad los de Bonhams organizaron una subasta especial dedicadas de whisky escocés en Edimburgo pero, no fue mucho más que eso. 

El Rolls Royce de los whiskys, uno de los más codiciados del mundo, un The Macallan Valerio Adami 1926 de 60 años, fue subastado por un récord de 1,1 millones de dólares en 2018.

Pasaron los años, vino la pandemia y el cambio del mercado de subastas cambió para sorpresa de propios y extraños al mundo de las bebidas y las subastas.

La última Sotheby’s Wine Market Report 2020 tiene muchas referencias a la oferta de bebidas alcohólicas, vvinos y espirituosas. Domaine de la Romanée-Conti encabeza el top 10 de ofertas de la casa de subastas, pero Macallan es el segundo y Dalmore el cuarto. Entre ellos, el par de single malts tuvo un valor de subasta combinado de Sotheby’s de casi 10 millones de dólares solo en 2020.

Un dato más para dejar claro el rotundo cambio. La participación de las bebidas espirituosas en los ingresos de Sotheby’s fue cero hasta 2016; en 2019, había alcanzado el 13% y el año pasado alcanzó un nuevo máximo del 19%. Si bien Macallan sigue siendo la principal atracción para los postores, con una participación del 38% de todas las ventas de licores en 2020, el top 10 de licores no se trata solo de escocés: hay seis whiskies de malta, pero también tres whiskies japoneses: Karuizawa, Yamazaki y Hanyu, y un baijiu, el Moutai.

La presencia de Moutai describe muy bien el origen de la mayor parte del creciente entusiasmo por las bebidas espirituosas en las subastas más importantes del mundo. Para ser precisos, Sotheby’s registra que el 80% de los compradores de bebidas espirituosas tienen su sede en Asia, con solo el 4% de América y el 16% de Europa, Oriente Medio y África.

También es un grupo demográfico relativamente joven, como deja claro el informe: “El aumento de la actividad de los compradores más jóvenes en las subastas se debe en parte a nuestra transición a un formato digital debido a Covid-19, pero también a la creación de riqueza y un creciente interés en espíritus entre las generaciones más jóvenes “.

No fue una sorpresa para nadie ver a Sotheby’s celebrando su primera venta de licores en el mes de abril en vivo en Asia. Tampoco que el punto más alto fueron los HK 4.375 millones (más de 610.000 dólares) obtenido por The Black Bowmore Archive Cabinet, que comprende los cinco lanzamientos de la leyenda de los single malt. Para darse una mejor idea de la locura de las subastas, ese whisky se vendió en Oddbins -una cadena de almacenes inglesa con 46 sucursales- por alrededor de £ 90 (menos de 130 dólares) la botella cuando se lanzó por primera vez en 1993, hace menos de 30 años.

La novedad de esta tendencia tiene que ver con el lote de Black Bowmore. se suministró directamente desde la destilería Islay, propiedad de Beam Suntory, una señal de cómo los destiladores vieron la oportunidad de subirse a la tendencia y buscar mejores ofertas para sus productos casi casi solo al alcance de coleccionistas del Lejano Oriente. “Hemos aumentado nuestro enfoque en los lanzamientos de lujo en esta región para llegar mejor a los consumidores en lugares como China, Taiwán y Hong Kong”, dice un portavoz de Beam Suntory.

Como pasó con algunos vinos franceses, la locura del mercado asiático por los productos y objetos de lujo avanza y parece no tener fin.

“También producimos ediciones limitadas de Bowmore para mercados específicos, siendo China uno de ellos clave. Anualmente, lanzamos la serie Chinese Mythical Guardians, y el año pasado Bowmore 37 Year Old Fenghuang Edition rindió homenaje al Fenghuang, o Fénix chino, una figura poderosa en la leyenda china. El lanzamiento demuestra nuestro compromiso continuo de crear expresiones distintivas que impulsen el deseo y la colectabilidad en nuestros mercados asiáticos”.

Auctions of rare spirits have undoubtedly boomed in recent years, but they are merely the latest symptoms of much longer-term secondary market trend. The Rare Whisky 101 Apex1000 Index, which charts the prices of the best-performing 1,000 bottles of rare whisky on the secondary market, has risen by more than 360% since its inception at the end of 2012 (up to 26 April 2021), and has pursued an almost relentlessly steep upward trajectory over that timescale.

“Los precios de las subastas de alto perfil no están realmente impulsando el mercado de las bebidas espirituosas; más bien, existe un desequilibrio significativo entre la oferta y la demanda a largo plazo para los whiskies raros en particular, y esto está respaldando el impulso de los precios en curso”, dice Matthew O’Connell, director de inversión en el Índice de Burdeos . “El mercado de subastas simplemente representa un subconjunto (significativo, pero lejos de la mayoría) de la actividad del mercado en general”.

En ese contexto, podemos esperar que los gustos de Macallan y Karuizawa compartan cada vez más los titulares de la subasta con otros whiskies y otras bebidas espirituosas a medida que pasa el tiempo. El mercado más amplio de licores finos se está volviendo cada vez más diverso, por lo que la escena de las subastas inevitablemente seguirá su ejemplo.

Ya hemos visto una botella de whisky irlandés, The Devil’s Keep, que batió un récord de 60.000 dólares en una subasta en Texas en noviembre pasado, y en abril de este año Sotheby’s celebró una primera subasta de whisky estadounidense de gran éxito, The Thoroughbred Collection, con 250 bourbons raros. La venta acumuló ingresos totales de 965.813 dólares, el triple de su estimación mínima previa a la venta.

Así como Bordeaux lidera la escena de los vinos finos, pero no la domina como antes, lo mismo ocurre con el whisky escocés de malta entre las bebidas espirituosas raras. Uno de los récords que rompió Sotheby’s el año pasado fue una botella de Cognac Gautier de 1762, que se vendió por 144.525 dólares estadounidenses, y una de las colaboraciones de la casa de subastas en la destilería fue con el ron colombiano Dictador, vendiendo un barril de Jerez lleno de ron de 40 años. en 1980.

Pero no nos dejemos llevar: ese barril de Dictador se vendió por £ 38.720 (casi 55.000 dólares), algo por debajo de su estimación previa a la venta de £ 90,000-120,000 (127.000-170.000 dólares). El mercado secundario de bebidas espirituosas raras y coleccionables se está moviendo rápidamente y se está volviendo más complejo y diverso día a día, pero todavía tiene un largo camino por recorrer.


Compartir

administrator

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dos × 2 =