Contacto

Florida 1065 C1005
C.A.B.A. Argentina

Disponibles
Lunes a Viernes. 9/18 hs
Compartir

Mientras que a fines de 2020 los analistas decían que la industria no se podría recuperar del cimbronazo pandemia hasta el 2025, la industria mundial de bebidas está mostrando signos positivos de recuperación y crecerá en volumen un 2,9% a finales de 2021, según las nuevas previsiones de IWSR.

Los mismos analistas que hace unos meses eran pesimistas en cuanto a la capacidad de la industria, observan las planillas de resultados de ventas y consumo con asombro. Es que el informe recientemente publicado atribuye la recuperación a la resiliencia en los mercados clave, la rápida reacción de los propietarios de marcas a las condiciones del mercado, el desempeño emergente del comercio electrónico y las IDT (las nuevas herramientas informáticas), y el progreso de la bebida premium en el hogar.

En concreto, el IWSR espera que el consumo mundial de bebidas alcohólicas vuelva a los niveles anteriores al Covid para 2023 pero esta vez aumentando constantemente hasta 2025.

Las dos categorías de más rápido crecimiento, según las proyecciones, son las bebidas espirituosas sin alcohol, con una tasa de crecimiento anual compuesta del 30,6% entre 2021 y 2025, y las IDT, con una tasa compuesta anual del 10,2% durante el mismo período.

“En muchos mercados globales, el Covid-19 aceleró el impacto y el crecimiento de los impulsores clave de la industria, como el desarrollo del comercio electrónico, la premiumización, el aumento de la “ocasión en casa”, la moderación y la necesidad de conveniencia en los formatos de productos”, dijo Mark Meek, director ejecutivo de IWSR Drinks Market Analysis.

“Estas son las tendencias que también apuntalarán la resistencia de la industria a medida que gira para encontrar a los consumidores donde se encuentran en los próximos años” afirmó Meek.

“Además, en muchos mercados, algunos segmentos de la población ahora tienen ingresos disponibles significativamente mayores que en 2019, algunos de los cuales se gastarán en bebidas alcohólicas”.

Del análisis de IWSR de datos tomados de 160 países, el consumo de bebidas alcohólicas se redujo en un 6.2% a nivel mundial en 2020, como resultado de los cierres de bares y restaurantes en todo el mundo. Aunque se trata de una disminución significativa, esta cifra es menos grave de lo previsto anteriormente.

Si bien aún el consumo de vino ha estado en declive, se convirtió en la bebida elegida por muchos durante el bloqueo. Solo en Brasil, el volumen de ventas de vino tranquilo creció un 28% en 2020, impulsado por precios cada vez más asequibles y el aumento de las importaciones de mayor calidad.

En los EE.UU., la cerveza perdió terreno frente a la creciente categoría de RTD, una tendencia que se espera que continúe. En otros lugares, la cerveza perdió un 7,1% de volumen a nivel mundial durante el cierre.

El tequila disfrutó de un crecimiento del 9,6% en 2020, impulsado especialmente por las ganancias en los EE.UU., donde superó al ron para convertirse en la tercera categoría de bebidas espirituosas más grande del país. Se pronostica que la ginebra crecerá un 4.5% CAGR 2021-2025, impulsada por las ganancias en Brasil, Sudáfrica y Rusia.

Si bien el whisky sufrió en 2020 con una caída del 10,7% en volumen, se espera que muestre resistencia a largo plazo. El regreso de los restaurantes y bares y la fuerza de los nuevos participantes en la categoría impulsarán las ventas de whisky irlandés, pero la recuperación del whisky escocés tendrá que esperar la reactivación del comercio minorista de viajes y el mercado clave de la India.


Compartir

administrator

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

trece + nueve =