Contacto

Florida 1065 C1005
C.A.B.A. Argentina

Disponibles
Lunes a Viernes. 9/18 hs
Compartir

Según una nueva investigación del Consejo Internacional de Información Alimentaria (IFIC), casi dos de cada tres consumidores dicen que el etiquetado y la lista de ingredientes tienen al menos una influencia moderada en sus compras de alimentos y bebidas. El 30% dice que influye fuertemente a la hora de comprar un producto.

Poco a poco se va terminando el imperio de la imagen, la información, el dato comienza a ser importante a la hora de realizar la compra de una bebida. Es lo que dijeron los consumidores en un reciente estudio realizado sobre 1.054 adultos en el mes de mayo pasado. El 63% de los consumidores dijeron que estaban prestando más atención a la lista de ingredientes y el 30% dijo que los ingredientes tienen una gran influencia en la compra.

Averiguar qué califica como etiqueta limpia para los consumidores ha sido un proceso continuo para los fabricantes de alimentos y bebidas deseosos de capitalizar la tendencia. Los reguladores han luchado por proporcionar a la industria claridad sobre el término, dejando a la industria con poca orientación.

Apenas unos minutos más. Solo hay que leer.

Están surgiendo algunas tendencias que arrojan luz sobre lo que significa la etiqueta limpia para los consumidores. Los sabores, conservantes, edulcorantes y colorantes naturales son “mucho más preferidos” a las versiones artificiales, según la investigación de IFIC.

Aproximadamente la mitad de los consumidores dicen que evitan los edulcorantes, colorantes, sabores y conservantes artificiales al menos parte del tiempo. Una cuarta parte de los consumidores también está totalmente de acuerdo en que están evitando los ingredientes que suenan químicos en alimentos y bebidas. Para más de uno de cada cuatro consumidores, la principal motivación para evitar los ingredientes que suenan a químicos se centra en los problemas de salud.

Aprender cómo los consumidores se informan sobre ingredientes específicos puede ayudar a las empresas alimentarias a satisfacer mejor sus necesidades. Si bien el 62% de los consumidores revisa la lista de ingredientes de un producto, más de la mitad usa el etiquetado del frente del paquete como fuente de información, según la investigación de IFIC .

Sin embargo, a medida que más consumidores muestran su voluntad de aprender sobre los ingredientes y leer las etiquetas, los fabricantes de alimentos pueden tener que invertir más esfuerzo en averiguar qué califica como etiqueta limpia y qué no. Tres de cada 10 consumidores están totalmente de acuerdo en que están prestando más atención a las listas de ingredientes que hace cinco años, mientras que el 26% está totalmente de acuerdo en que están dando prioridad a los ingredientes de etiqueta limpia.

Cuánto más clara la información, más efectiva y mejor la posibilidad de venta. Algunos países son más exigentes.

Uno de los mayores desafíos para los fabricantes de alimentos que crean productos de etiqueta limpia ha sido encontrar intercambios efectivos para ingredientes que son artificiales o tienen nombres que suenan químicos. El 21% de los compradores tiene como objetivo evitar lo que perciben como efectos potencialmente dañinos de los ingredientes que suenan como químicos, mientras que el 18% está preocupado por los posibles efectos secundarios de los ingredientes desconocidos, según la encuesta de IFIC. Esto ha llevado a un aumento en los productos con ingredientes mínimos, simples y familiares.

En los últimos años, Big Food ha intentado cambiar los ingredientes artificiales por naturales, pero con resultados mixtos. Por ejemplo, después de introducir tonos naturales para su cereal Trix en 2015, General Mills finalmente reanudó el uso de colores artificiales debido a lo que describió como demanda de los consumidores.


Compartir

administrator

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ocho − 6 =