Contacto

Florida 1065 C1005
C.A.B.A. Argentina

Disponibles
Lunes a Viernes. 9/18 hs
Compartir

Después del retroceso del 2020 por la crisis de la covid las exportaciones mundiales de vino recuperaron con creces el pasado año al crecer un 15,5 % en valor hasta 34.300 millones de euros, un nivel récord que podría quedar comprometido por los múltiples impactos de la guerra en Ucrania.

La Organización Internacional de la Viña y el Vino (OIV) publicó este miércoles su informe de 2021, un año en el que España superó a Italia y se convirtió en el primer país exportador del mundo en volumen con 23 millones de hectolitros y un incremento del 9,5 %.

Sin embargo, España siguió relegada a la tercera posición en términos de valor, con 2.883 millones de euros, a mucha distancia tanto del líder Francia y de sus 11.075 millones de euros obtenidos por la venta de 14,6 millones de hectolitros, como de los 7.060 millones de euros de Italia, con 22,2 millones de hectolitros.

Más allá de tantos números que se extraen de los informes de la OIV y de las diferentes entidades del vino, es bueno recordar que hace apenas un año, en plena pandemia, estos mismos informes auguraban años duros, difíciles, donde la recuperación parecía un camino con enormes dificultades y a la que tal vez se podría llegar recién en 2023 en el mejor de los casos. Si, en esos días muchos eran los que decían que recién en 2025 llegaríamos a los números prepandemia.

El orden de ese podio pone en evidencia que Francia consigue vender sus vinos en el exterior a un precio medio que triplica con creces al de España y ni mencionar a los de países como Italia o Argentina.

Un 56 % de los caldos españoles exportados lo fueron a granel, frente a un 34 % que salió en botella, mientras que en el caso de los franceses los porcentajes fueron del 11 % y del 70 %, respectivamente.

Los vinos espumosos, como el champagne -normalmente más caros-, representaron un 15 % de las exportaciones francesas (35 % en valor) y hasta un 23 % de las italianas (26 %), pero únicamente un 7 % de las españolas (16 %).

Francia, Italia y España, el 61 % de las exportaciones

Estos tres países, que juntos se embolsaron un 61 % del dinero por el comercio exterior del vino (dos puntos porcentuales más que en 2020), fueron los principales beneficiarios del fin de muchas restricciones que se impusieron con la covid y de la vuelta a las celebraciones con una demanda de mayor calidad.

En cuarta posición quedó Chile con una progresión del 4,4 % de sus exportaciones a 1.664 millones de euros, y del 1,9 % en volumen a 8,7 millones de hectolitros en volumen.

Argentina vio reducido en un 15,3 % la cantidad de vino vendido al exterior hasta 3,3 millones de hectolitros mientras que desde las entidades locales como la COVIAR dieron rienda suelta a los anuncios a un cuestionado récord de facturación. Pero ingresó 700 millones de euros, un 6,7 % más, lo que se explica por el bajón del peso relativo del granel, que pasó del 81 % en 2019 al 45 % en 2021.

Eso mismo explica la evolución en Estados Unidos -sexto exportador mundial, inmediatamente detrás de Australia-, con un descenso del 8,9 % hasta 3,3 millones de hectolitros y un alza del 6,8 % en valor a 1.231 millones de euros.

Alemania fue una vez más el principal importador mundial de vino con 14,5 millones de hectolitros, pero el tercero en términos monetarios con 2.777 millones de euros (un 5,6 % más), muy por detrás de Estados Unidos con 6.242 millones (21,1 %) y del Reino Unido con 4.082 millones (7,3 %).

La OIV estima que la producción mundial bajó en torno al 1 % a 260 millones de hectolitros que resultan de una fuerte contracción en dos de los grandes países del sector, España y Francia, afectados por condiciones meteorológicas adversas, sobe todo las heladas.

Baja la producción en España y en Francia

Luego de soportar heladas intensas, inundaciones y la misma pandemia durante la cosecha, la noticia no es sorpresa y por momentos hasta parece que las consecuencias fueron leves.

La caída interanual en España fue del 14 % a 35,3 millones de hectolitros, un 8 % por debajo de la media de los cinco últimos años; y la de Francia del 19 % a 37,6 millones, un 14 % por debajo de esa media.

Una subida particularmente marcada en Francia (8,6 %) y en España (9,9 %), que han vuelto a niveles de consumo anteriores a la pandemia.

En Sudamérica, Chile y Brasil son récord

El contrapunto vino de Sudamérica, que se benefició de unas condiciones climáticas favorables -al contrario que en 2020-, sobre todo Chile, que en un año dio un salto del 30 % hasta una cifra récord de 13,4 millones de hectolitros.

Argentina incrementó su producción en un 16 % a 12,5 millones, al tiempo que en Brasil se disparó un 60 % hasta 3,6 millones, su mayor volumen desde 2008.

Por el lado del consumo, 2021 marcó un cambio de tendencia a escala global después de cuatro años consecutivos de caída, que se agudizó en 2020 por el choque de la covid, con un leve ascenso del 0,7 %.

También hubo un marcado descalabro en China, del 10 % a 5,9 millones de hectolitros, que en realidad es la continuación de una racha continua desde 2016. Desde entonces se ha perdido allí mucho más de la mitad de la producción.


Compartir

administrator

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

5 × 1 =