Contacto

Florida 1065 C1005
C.A.B.A. Argentina

Disponibles
Lunes a Viernes. 9/18 hs

Sin tapujos, fuerte autocrítica de la industria vitivinícola de Chile. Enólogos chilenos le aseguraron a la revista inglesa The Drinks Business, que en Chile no se está haciendo lo suficiente para impulsar sus credenciales ecológicas y capitalizar su vasto potencial natural.

La primer entrevistada de The Drinks Business es Noelia Orts, la enóloga de la especialista orgánica chilena Emiliana, que está a cargo de sus reconocidos vinos, Coyam y Gê, y no duda cuando le toca responder cuando se le pregunta si Chile está haciendo lo suficiente en términos de iniciativas verdes.

“No, tenemos un país perfecto para crecer en ese camino, tenemos mucho sol aquí, áreas con mucho viento, podríamos hacer mucho más con energía renovable”, dice. “Chile debe ser el país verde, debe vender los vinos como un país que trabaja junto con la naturaleza, tenemos mucha riqueza natural”.

La enóloga Noelia Orts, de la bodega orgánica Emiliana, es muy exigente a la hora de pensar en Verde.

Pero aunque algunas personas lo están haciendo, es necesario que haya “un cambio de mentalidad”, agrega para que Chile realmente se destaque.

Destaca en particular el apoyo que está disponible de Wines of Chile y su Código de Sustentabilidad, y la agencia gubernamental CORFO, una agencia de desarrollo que trabaja para mejorar la competitividad y la diversificación productiva del país mediante el fomento de la inversión, la innovación y el emprendimiento con iniciativas de cofinancia proyectos sostenibles que podrían tener un impacto más amplio para el país.

CORFO, una agencia de desarrollo que trabaja para
mejorar la competitividad y la diversificación productiva

Emiliana está trabajando actualmente con el gobierno en dos proyectos financiados por CORFO: un proyecto de investigación sobre levaduras nativas y fermentación silvestre que rodean los viñedos que permitirá comprender mejor la forma en que la biodiversidad impacta en los vinos y un proyecto de investigación de economía circular que busca mejorar el calidad del compost mediante la incorporación de residuos agroindustriales orgánicos.

“Agregamos las sobras de una empresa de salsa de tomate, el orujo de una empresa de jugo de manzana orgánico, y estamos probando con las sobras de una empresa de aceite de oliva para ver si podemos hacer un abono más rico con estos otros elementos”, explica Orts. “Me gusta mucho la economía circular, ya que tomamos las sobras de los demás y las convertimos en algo”.

Sin embargo, aunque el gobierno está impulsando proyectos ecológicos, dice que mucha gente no se postula “porque es mucho papeleo” y también porque “no quieren hacer ciencia”.

“Solo lo hacen si ven un resultado económico, si van a ahorrar dinero, en lugar de hacerlo por placer o por generar conocimiento”, dice. “No quiero parecer demasiado dramático, la gente está haciendo cosas y el Código Sustentable de Wines of Chile está ahí, pero deberíamos hacer más, deberíamos ser un país vitivinícola verde”.

Produccion organica

La situación, dice, es similar con la agricultura orgánica, aunque “puedes contar con las plagas”, lo que significa que “no es tan difícil” optar por la agricultura orgánica, muchas empresas solo están motivadas para hacerlo porque los mercados piden productos orgánicos.

“Wines of Chile tiene el código de sustentabilidad que motiva a las bodegas a hacer alguna práctica ambiental para obtener diferentes certificados, pero ellas -las bodegas de Chile- no son suficientes, están llenas”, señala.

Cristian Urzua T, director de exportaciones para Europa y África de Viu Manent, que ha estado trabajando en proyectos de sostenibilidad durante los últimos cuatro años, está de acuerdo.

“No creo que el código de sostenibilidad de Wines of Chile se esté utilizando tanto como podría serlo como país”, dice.

Admite que si bien es un gran compromiso, “hay que tenerlo en tu finca, en tu bodega y con toda la comunidad con la que trabajas”, hay que comunicarlo mejor al consumidor.

“Chile como país está bendecido por las condiciones del clima y deberíamos usar más de esto, siento que no estamos haciendo lo suficiente. Necesitamos impulsar esto más en términos de marketing como país “.

Benoit Fitte, enólogo y director técnico de Survalles, esto es cada vez más importante.

Algunas de las medidas que ha introducido Viu Manent incluyen reducir el uso de herbicidas con la intención de detenerlo por completo en cinco años, impulsar su uso de materia orgánica e instalar energía solar, en su avance hacia la producción orgánica y energía 100% renovable, además de vegana. producción. Esto, dijo Urzúa, agrega valor y ayuda a diferenciar la marca de otros vinos chilenos en el lineal.

“Aproximadamente el 95% de todos los productos en los viñedos son orgánicos, lo cual es muy importante, y tenemos cuatro paneles solares diferentes en diferentes áreas de la finca: en la bodega, dos en los viñedos y uno nuevo en la zona turística. . Todas las bombas de riego y todo lo que hay en la bodega y las granjas que necesitamos para regar las plantas son todos de energía solar ”, explica. “La idea importante es ser energía 100% renovable, por lo que estamos produciendo toda la energía que consumimos”.

“Todas las empresas de vinos tienen que trabajar en la sostenibilidad ahora, no es algo especial, es una necesidad”, dijo a db . “Probablemente tendremos que ser orgánicos en los próximos diez a 20 años; la gente se está cuidando más en general, por lo que la producción orgánica podría ser cada vez más importante.

Sin embargo, Urzua reconoce que la certificación es costosa, y hay una cantidad limitada de cosas que desea comunicar a la gente en la botella, ya sea producción orgánica, sustentabilidad o producción vegana, que atrae al mercado europeo y estadounidense, pero es menos importante. preocupación en Asia o América del Sur, donde “les gustan más las medallas”.

“No se pueden comunicar demasiados o la gente se confunde, por lo que nos enfocamos en la sostenibilidad y la producción limpia”, explica. “Todos nuestros vinos son veganos, no utilizamos ningún producto animal, pero para empezar, certificamos nuestras gamas Gran Reserva y Secreta como veganos, ya que a veces la gente puede malinterpretar y pensar que significa un cambio de calidad”.

Como señala el enólogo jefe de Viu Manent, Patricio Celedón, “El movimiento vegano ha estado creciendo en todo el mundo y agrega un interés adicional en los vinos si se mantiene la calidad. Será de mayor interés en unos años “.

Share:

administrator

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *