Contacto

Florida 1065 C1005
C.A.B.A. Argentina

Disponibles
Lunes a Viernes. 9/18 hs
Compartir

Mientras la citricultura vive un momento complejo en la Argentina -la inflación, la escasez de mano de obra y la sequía-, en la Unión Europea se prevé un aumento del 25% de la producción de jugo de naranja.

Mientras la industria de la producción citrícola en la Argentina se tambalea y solo piensa en sobrevivir a la sequía y a la falta de mano de obra, la producción de jugo de naranja se sostiene con el aumento del consumo interno y algunas pequeñas demandas del exterior, se estima que en la temporada 2020-21 la producción de jugo de naranja de la UE totalizará 89.228 toneladas, lo que representa un aumento de casi un 25% en comparación con la temporada anterior y un 1,4% más que la cifra anunciada en la primera estimación realizada por el Departamento de Agricultura de EE.UU. (USDA).

El pronóstico de la UE para la producción de jugo de naranja está en línea con el crecimiento esperado en el volumen de naranjas europeas destinadas a la producción de jugo esta temporada, especialmente de España e Italia.

Como indica el USDA en un informe sobre la producción de cítricos en la Unión Europea, España es el principal procesador de naranjas de la UE, seguido de Italia. Aproximadamente el 20% de la producción española de naranjas se procesa, principalmente para la elaboración de jugo de naranja fresco.

Si bien el jugo de naranja es el jugo más popular en la UE, compite con otras bebidas no alcohólicas y otros jugos de frutas, lo que ha hecho que en los últimos años se haya reducido su consumo. Sin embargo, en 2020-21, se prevé que el consumo de jugo de naranja crezca ligeramente como resultado del aumento de los suministros internos y el creciente interés de los consumidores en los productos que fortalecen el sistema inmunológico tras la crisis de la COVID-19.

La Unión Europea es un importador neto de jugo de naranja. Las importaciones de 2020-21 se proyectan en 670.000 toneladas; sin embargo, durante la última década, las importaciones de este producto en la UE disminuyeron un 6% debido al crecimiento de la producción y la tendencia a la baja en el consumo de jugo de naranja.

Brasil es, con diferencia, el principal proveedor de jugo de naranja en el mercado, representando el 90% de las importaciones totales, seguido de México, Sudáfrica y Argentina. Estados Unidos solía ser el tercer mayor proveedor de jugo de naranja, pero las importaciones de la UE han disminuido drásticamente desde 2018.

En 2019-20, la UE exportó 66.788 toneladas de jugo de naranja, valoradas en 164 millones de dólares. Los principales destinos de exportación fueron Suiza, Arabia Saudita, Corea del Sur, Noruega, Japón y China. En 2019-20, las exportaciones europeas de jugo de naranja a los Estados Unidos alcanzaron las 2.084 toneladas, valoradas en 5 millones de dólares.

La crisis del sector en el Norte de la Argentina

Sobre este punto Ricardo Ranger, productor y referente de la citricultura en Misiones, manifestó a El Territorio que “hoy la actividad está sobreviviendo, estamos perdiendo más de un millón de kilos de limones porque hay productores que no quieren trabajar en blanco, ya que con el alta en el Afip dejan de percibir los beneficios sociales. No se consigue personal para eso y nosotros queremos productores de la zona”. Indicó que este tipo de trabajo requiere personal en blanco.

Otra situación que preocupa a los productores en general es el robo de los cultivos. En este sentido, la citricultura de la tierra colorada no escapa a este flagelo que no merma en los campos. “Otro de los temas es el robo. Porque hay más gente que roba que quienes se dedican a la cosecha. Se roban las frutas, que se terminan vendiendo ilegalmente, sin limpieza y sin controles a las verdulerías. Roban en grandes cantidades y no hay controles”, denunció el productor.

A este combo se suma la prolongada sequía y déficit hídrico que predomina en Misiones desde el segundo semestre de 2020. Por esta situación, la merma en la producción de cítricos ronda el 30 por ciento para este año. “Estamos sobreviviendo, estamos mal. No hay plantaciones nuevas y hay mucho robo de las cosechas”, resumió Ranger sobre el estado de situación.


Compartir

administrator

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cuatro + nueve =