Contacto

Florida 1065 C1005
C.A.B.A. Argentina

Disponibles
Lunes a Viernes. 9/18 hs
Compartir

Antes y después del coronavirus, los padecimientos del mercado lácteo eran y son iguales en todo el mundo, no hay país o región que sea una excepción. Con lentitud comienza la vuelta a “la normalidad” y hasta a una muy pequeña expansión.

Un nuevo  informe de Rabobank encontró que  muchos mercados de productos lácteos en todo el mundo aún enfrentan desequilibrios por la disminución de la demanda durante la pandemia. La investigación de la entidad financiera holandesa anuncia que el aumento de las ventas minoristas y las menores ventas de servicios de alimentos comenzarán a converger, lo que devolverá un equilibrio más normal, pero llevará un tiempo y habrá limitaciones que restringirán un retorno completo a la normalidad.

El  informe trimestral RaboResearch Dairy Quarterly, llamado “Waiting for the Dust to Settle”, pronostica que la producción mundial de leche continuará expandiéndose con un aumento anual de 1% para la segunda mitad de 2020, teniendo en cuenta los problemas climáticos y los precios más bajos de la leche.

En el Hemisferio Norte ha habido un repunte en los precios de la leche y los productos lácteos pero “puede ser demasiado pronto para llamar a esto una verdadera recuperación”,  dijo el  joven analista de lácteos de RaboResearch, Ben Laine. “Gran parte del apoyo a los precios ha sido impulsado por la ayuda del gobierno que probablemente disminuirá en los próximos meses. Las próximas elecciones presidenciales de Estados Unidos podrían extender los altos niveles de apoyo a la industria ” dijo.

Ben Laine, derecha, analista de la industria látea de Rabobank, conversa con Jon Maughan, izq., y Todd Cook, de Agrofinanzas de Rabobank. Imagen: Carol Ryan Dumas/Capital Press

Cabe aclarar, antes de la pandemia, la industria láctea ya estaba luchando. El coronavirus solo vino a intensificar sus problemas. La demanda de leche ya estaba disminuyendo antes de que los cierres de comedores de servicios de alimentos redujeran severamente las ventas, un canal del cual la industria láctea obtiene muchos negocios. Durante la pandemia, la demanda se ha desplomado tanto que los granjeros se han visto obligados a tirar leche fresca, lo que hace que los precios de los lácteos bajen.

El  último informe trimestral de Rabobank  sobre la industria en marzo encontró que los precios mundiales de los lácteos estaban en una trayectoria ascendente en el cuarto trimestre de 2019, pero ese progreso se estancó en 2020 debido al brote. Al principio, los analistas predijeron que la pandemia presentaba un importante riesgo a la baja para los productos lácteos.

Pero a medida que comienzan las reaperturas en los EE. UU. y la demanda del servicio de alimentos comienza a aumentar lentamente, el informe de los holandeses dice que los precios y la producción comenzarán a repuntar. Pero hay que ser precavido, el cambio no será veloz, además se prevee algunos obstáculos por delante.

Aunque el Gobierno estadounidense  –Estados Unidos es el mayor consumidor de lácteos del mundo-  emitió paquetes  de ayuda para ayudar a la industria agrícola, incluidos los pagos directos a los agricultores y las compras a granel de leche para distribuir a los bancos de alimentos, muchos productores de leche todavía están luchando. Rabobank dijo que una vez que esta ayuda del gobierno y el apoyo del mercado se desaceleren, la lenta recuperación de la economía podría dañar las categorías en toda la industria alimentaria.

Además, los analistas están preocupados  por la desaceleración de la demanda de exportación de productos lácteos a medida que la pandemia estrecha las fronteras y la demanda se reduce. Rabobank pronostica que las importaciones a China,  el mercado de importación de productos lácteos más grande del mundo, caerán 15% año tras año en 2020. Este dato provocará en los próximos meses una mayor presión a la baja de los precios de los productos lácteos para los EE.UU. y una mayor competencia por las exportaciones.

Antes del coronavirus, la industria láctea ya había tenido varios altibajos en los últimos años. Dos grandes productores de leche se declararon  en quiebra en los últimos meses. Los consumidores recurren cada vez más a productos de etiqueta alternativas de menor costo, opciones diversas de bebidas y otras opciones basadas en vegetales y cereales. En ese sentido, según Nielsen, en la primera semana de marzo, las ventas de leche de avena aumentaron un 347,3% respecto al año anterior. Pero incluso en tiempos económicos típicos, las ventas de lácteos han estado cayendo. Las ventas totales de leche láctea cayeron un 15% en cinco años, de aproximadamente 18.900 millones en 2012 a 16.120 millones de dólares en 2017, según el mismo Ben Mintel.


Compartir

administrator

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cinco × dos =