Contacto

Florida 1065 C1005
C.A.B.A. Argentina

Disponibles
Lunes a Viernes. 9/18 hs
Compartir

El ministro francés de Comercio Exterior, Franck Riester, se mostró “bastante optimista” sobre la posibilidad de que Francia y Rusia encuentren un resultado favorable en la disputa sobre el etiquetado de las botellas de champagne.

“Seguimos para discutir con las autoridades rusas a nivel europeo como a nivel de francés porque creemos que podemos convencerlos de que tienen un interés en ser parte de la lucha por la protección de la denominación de origen”, declaró el ministro Franck Riester ante una veintena de periodistas en Washington, EE.UU. 

París había obtenido a fines de octubre de Rusia una moratoria de dos meses, hasta el 31 de diciembre, sobre la implementación de la reciente ley rusa que impide que el champagne francés use su propio nombre en alfabeto cirílico, el sistema de escritura que usan en Rusia y otros países asiáticos..

Un problema complejo al que se enfrenta el ministro Franck Riester, una discusión con una potencia solo es para no perder tanto, lo menos posible.

Esta ley obligaría a los distribuidores a cambiar el prestigioso título del “champagne” francés por el de “vino espumoso” en la contraetiqueta de las botellas escritas en cirílico, reservando el nombre “Champanskoye” para los productores rusos de vinos espumosos. El ministro francés señaló que algunos inversores rusos también estaban interesados ​​en el champagne.

“Creo que podrían ser buenos mensajeros con la administración rusa”, observó el funcionario. “En general, creo que Rusia podría compartir con nosotros la importancia de las denominaciones de origen y por eso soy bastante optimista para el futuro”, concluyó el funcionario del edificio de la Rue de Bercy.

Un “símbolo del hexágono”

El ministro recordó la importancia del champagne para Francia. Esta bebida no solo es un símbolo de Francia sino también un componente importante del comercio exterior, argumentó. Es importante que la denominación permanezca visible en las botellas para que los clientes de vinotecas y restaurantes sigan consumiéndola.

Esta disposición de la ley rusa había despertado este verano una lógica y fuerte indignación de productores y distribuidores de champagne, ansiosos por proteger su denominación de origen protegida, así como las fuertes protestas de varios ministros franceses. Es innegable y evidente que solo potencias como Rusia, Estados Unidos o China pueden permitirse “decretar” sin ninguna consulta una “Ley” con la que se apodere de cualquier cosa que se le antoje.

El Comité Interprofesional de Vino de Champagne (CIVC), que había aconsejado a los productores a principios de julio suspender temporalmente sus exportaciones a Rusia, en reacción a esta nueva disposición de la ley, dictaminó el 11 de septiembre para la reanudación de los envíos a Rusia a partir del 15 de septiembre. en un gesto de apaciguamiento. Rusia es, con Estados Unidos o Haití, uno de los estados que no reconoce la denominación de origen (AOC) “champagne” a pesar de veinte años de discusiones.


Compartir

administrator

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

nueve + uno =