Contacto

Florida 1065 C1005
C.A.B.A. Argentina

Disponibles
Lunes a Viernes. 9/18 hs
Compartir

Otro milagro argentino, sin apoyo gubernamental, la producción de Mosto triplicó su producción desde 1990. Hay más de 5.000 productores y emplea a más de 600 personas. Argentina ya es el mayor exportador en volumen del mundo. Se prevén exportaciones por 150 millones de dólares anuales.

Un carrera excepcional la del mosto en la Argentina, una industria que se originó de un subproducto de la vitivinicultura argentina, es hoy la más importante del mundo al que se ganó a base de calidad y confiabilidad. En los últimos años Argentina triplicó la producción de Mosto o Jugo de Uva Concentrado (JUC) convirtiéndose el país en el mayor exportador en volumen.

Nadie lo dice ni lo va a decir, la clave del éxito está en la iniciativa del sector privado que sin apoyo de entes oficiales ni de ningún gobierno logró en silencio posicionarse en el mundo a base de la seriedad de sus productores. Es un sector generador neto de divisas ya que el 90% de lo producido se exporta originando una facturación de unos 130 millones por año con picos que han rozado los 200 millones de dólares en un año.

El JUC o Mosto, comenzó siendo un producto marginal con 148 millones de litros por año en 1991 y llegando al 2020 a producir 442 millones de litros, registrando un crecimiento acumulado de 198,5%, de acuerdo a los datos suministrados por el Observatorio Vitivinícola Argentino (OIV).

En lo que respecta a la exportación, mostró un crecimiento del 249,1% en volumen, al pasar de 38.777 toneladas a 135.387 entre 1992 y 2020, y en facturación un aumento del 234,7%, es decir de 41,25 millones de dólares en 1992 a 138,08 millones de dólares en 2020.

En este sentido, el presidente de la Cámara Argentina de Fabricantes y Exportadores de Mosto (Cafem) -reúne al 90% de los productores, la mayoría de Mendoza y San Juan-, Fernando Morales, resaltó el espacio importante en volumen y facturación de exportaciones que supo construir el mosto a lo largo del tiempo, mientras que Sergio Colombo, miembro fundador y exgerente de la entidad, destacó el rol de la Argentina como un productor importante del mercado internacional, ya que en los últimos 30 años consiguió consolidarse como un productor confiable en la producción de jugo de uva concentrado.

Es así que la Argentina logró posicionarse en este siglo como el mayor exportador mundial de mosto en volumen y el segundo en facturación, solo superado por España, llegando a países como Estados Unidos con el 35% del total, Japón con el 21%, Sudáfrica el 18% y Canadá el 9%, seguidos por Chile, Turquía, Rusia, Países Bajos, España, China, Arabia Saudita, México y Colombia.

Según el informe del Observatorio Vitivinícola, el JUC absorbe hoy una parte importante de la producción de uvas, es decir alrededor del 25% o 30% del volumen total anual de la cosecha, posibilitando “equilibrar” los stocks de vinos e influir positivamente sobre los precios del mercado.

El mismo informe señala la importancia del sector para la economía del país al emplear a unas 600 personas de forma directa y al beneficiar a unos 5.000 pequeños y medianos productores de distintas provincias de donde proviene la uva. Además, es una fuente de divisas ya que 90% de la producción se exporta, generando una facturación de entre 130 y 200 millones de dólares por año.

Si bien la industria del JUC se fue diversificando y tornándose más sofisticada para satisfacer a los consumidores, el futuro presenta una demanda de alimentos más saludables lo que significa un gran potencial para la actividad que generó nichos con mostos orgánicos, certificaciones religiosas, mostos blancos y tintos, aromáticos y de diversos tipos.

Según los analistas del mercado vitivinícola argentino, desde la Cafem prevén un crecimiento de las exportaciones de 150 mil toneladas por un valor estimado en torno a 150 millones de dólares.

Finalmente Fernando Morales de la CAFEM, y remarcó que “sabemos que el mosto ha cumplido expectativas mucho más allá de las que estaban planteadas en un principio y hoy con nuestro presente estamos haciendo un gran aporte al desarrollo de las economías regionales, en especial en las provincias de San Juan y Mendoza”.

“Tenemos un gran futuro por delante y para ello estamos trabajando en diferentes opciones de crecimiento de nuestras exportaciones como programas de desarrollo de mostos de nicho orgánico, tintos, uvas varietales; y en la diversificación de mercados como Arabia Saudita ha sido recientemente, al mismo tiempo que buscamos retener destinos tradicionales a través de discusiones arancelarias, sistemas de preferencias generales o mediante acuerdos de libre comercio ”, agregó Morales.


Compartir

administrator

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 × 2 =