Contacto

Florida 1065 C1005
C.A.B.A. Argentina

Disponibles
Lunes a Viernes. 9/18 hs
Compartir

Por 13º año consecutivo las espirituosas vuelven a aumentar su cuota de mercado en los Estados Unidos, esta vez es histórico. Los ingresos de los proveedores de bebidas espirituosas han desbancado a los de la cerveza hasta alcanzar el 42,1% del mercado, dice el Distilled Spirits Council of the United States.

No sabemos si alguien lo esperaba, posiblemente los protagonistas de la noticia si pero el avance del consumo de espirituosas se hizo muy evidente en pandemia y en este 2022 termina de confirmar una tendencia a la que habrá que buscarle un techo.

Claro, más allá que los datos no son como para exagerar el hito, ya que el margen de las espirituosas sobre la cerveza es increíblemente estrecho porque los cerveceros han logrado en 2022 una cuota de mercado del 41,9%, según la entidad de los spirits DISCUS.

El dato no solo debe ser tenido en cuenta por los productores de cerveza sino también por los países exportadores de bebidas como el vino que también vienen avanzando en las preferencias del consumidor estadounidense.

“A pesar de la difícil coyuntura económica, los consumidores siguieron disfrutando de las bebidas espirituosas y los cócteles de calidad en 2022”, comentó Chris Swonger, Presidente y Consejero Delegado de DISCUS.

“La cultura del cóctel -para nada nuevo en la cultura americana- sigue prosperando en Estados Unidos apoyando el empleo en los sectores de las destilerías, la hostelería y, claro, la misma agricultura”.

Más allá de este avance de las espirituosas, gran empleador a través de la coctelería en bares, restaurants y hoteles- las cifras de empleo en hostelería en Estados Unidos siguen siendo 750.000 inferiores a los niveles anteriores a la pandemia, dicen los datos provistos por la Oficina de Trabajo y Estadística del gobierno estadounidense.

“La recuperación de las empresas de hostelería va por buen camino, pero instamos a los legisladores federales y estatales a que busquen formas de apoyar a estas empresas mientras siguen recuperándose”, declaró Swonger sin explicar que el servicio de un cóctel lleva más tiempo compromiso de un trabajador del que lleva servir una pinta.

DISCUS señaló que las ventas de los proveedores de bebidas espirituosas en Estados Unidos aumentaron un 5,1% en 2022, alcanzando la cifra récord de 37.600 millones de dólares gracias a los volúmenes que también aumentaron un 4,8% para totalizar 305 millones de cajas de nueve litros.

“Año tras año, el sector de las bebidas espirituosas ha ganado lentamente cuota de mercado manteniéndose centrado en nuestros consumidores, ofreciendo productos innovadores de alta gama y abogando por igualar las condiciones para los productos de bebidas espirituosas, cerveza y vino en el mercado y en el ámbito legislativo”, añadió Swonger sin mencionar al tequila, el vodka, el whisky y el bourbon como grandes ganadores de este cambio de liderazgo en las preferencias.

Las ventas de vodka se mantuvieron estables, pero la bebida espirituosa se mantuvo a la cabeza de la categoría, tanto en ingresos como en crecimiento.

El tequila y el mezcal experimentaron un notable crecimiento, con un aumento del 17,2% (886 millones de dólares) hasta alcanzar un total de 6.000 millones de dólares en ingresos.

El bourbon también se disparó, con un crecimiento del 10,5% hasta un total de 5.100 millones de dólares.

Los cócteles premium, incluidas las bebidas espirituosas RTD, el tequila y el mezcal, el whiskey americano, el whiskey irlandés y el blended whiskey fueron las categorías de bebidas espirituosas que más crecieron en 2022.

Y la tendencia hacia la premiumización, especialmente en las categorías de bebidas espirituosas a base de agave y whisky americano, fue clave en el crecimiento continuado de los ingresos de la categoría de bebidas espirituosas en general.

“Más del 60% de los ingresos totales del sector de las bebidas espirituosas procedieron de las ventas de bebidas espirituosas de gama alta y superpremium, encabezadas principalmente por el tequila, el bourbon y el centeno”, afirmó Christine LoCascio, directora de políticas públicas y estrategia de DISCUS.

“Aunque muchos consumidores están sintiendo la mordida de la inflación en los talones y la reducción de la rentabilidad, todos ellos siguen dispuestos a comprar esa botella especial de espirituosa que eligen para darse un pequeño lujo y beber mejor, no más”.


Compartir

editor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

veinte + 9 =