Contacto

Florida 1065 C1005
C.A.B.A. Argentina

Disponibles
Lunes a Viernes. 9/18 hs
Lo que Trump y la pandemia no pudieron hacer con los viticultores franceses lo está haciendo el feroz clima helado de la primavera francesa, la cosecha 2021 del valle del Ródano fue severamente afectada por una helada nocturna que ha comprometido parcialmente una añada que puede desaparecer de la historia. Las sensación de lucha y tristeza se extiende desde el campo a las grandes ciudades.

Una helada repentina, la peor en décadas, ha devastado una industria vitivinícola francesa que ya se tambalea por los efectos de la pandemia de coronavirus y lo que se conoce entre los viticultores como el “impuesto Trump”.

Velas y pequeños fuegos brillaron en viñedos y huertos la semana pasada, su bonito parpadeo contradecía el desastre, mientras los viticultores y agricultores intentaban todo para evitar que las heladas cortaran la vida de los brotes y cogollos recién formados. Una capa de smog de los incendios se formó sobre Lyon y áreas del sureste.

Pero cuando terminó la ola de frío, la destrucción se había extendido por la mayoría de las regiones vitivinícolas de Francia, incluido el valle del Ródano, Burdeos, Borgoña, Champaña y el Loira. Jean-Marie Barillère, director de una importante asociación de la industria del vino, dijo al diario francés Le Figaro que las heladas habían afectado al “80 por ciento de los viñedos franceses”.

La helada siguió a un período de clima templado con el resultado de que las bajas temperaturas tomaron por sorpresa a la Francia rural. Las vides fueron las más afectadas, pero los almendros y los árboles frutales también se vieron afectados, así como algunos otros cultivos, como la remolacha y la colza.

En la 7 ª del mes de abril, las temperaturas se mantuvieron por debajo de cero a pesar de las medidas realizadas por los enólogos, que iluminaban braseros, incendios de paja, y las velas durante toda la noche de sobra los brotes ya florecían.

El gobierno francés ha declarado el “desastre agrícola”

Después de un frío récord, hace tres días Francia declaró oficialmente una “calamité agricole”. El apoyo gubernamental de emergencia llegó después de que el clima helado causara daños irreversibles a los cultivos.

“Ya sabemos que algunos sectores se han visto afectados en su totalidad. No podremos medir el impacto real de este episodio de heladas hasta las próximas 24 a 48 horas”, dijo Philippe Pellaton, presidente de Inter-Rhône. “Mis pensamientos más sinceros van a todos los viticultores más afectados por este episodio de heladas sin precedentes”.

Si bien aún no se comprende completamente el alcance de los daños, todos los AOC en el valle del Ródano se han visto afectados. La sensación se extiende a las ciudades que ven desde la TV y las redes sociales como se lucha en el campo en cada metro de viña de todas las regiones vinícolas francesas, más allá de la lejanía, el alma del país en muchos sentidos.

“Escuché a alguien decir que fue como la pérdida de un miembro de la familia”, dijo a Le Figaro Eric Pastorino, presidente de la denominación Côtes de Provence, una zona vitivinícola legalmente definida y protegida. “Puede parecer pueril, pero eso se acerca a lo que siento. Quizás solo los viticultores pueden entender este sentimiento, pero nos hemos encontrado en las vides por la mañana con lágrimas en los ojos “.

Anne Colombo, presidenta de la denominación Cornas, una preciada zona vitivinícola en la región del Ródano, dijo que fue la peor helada en más de medio siglo. “Hemos tenido mayores problemas con el granizo que con las heladas, pero este año fue devastador”, dijo.

Al contar los nombres de los grandes vinos del Ródano (Condrieu, Cornas, Côte Rotie), indicó que todos estaban gravemente afectados. Las pérdidas pueden llegar al 80 por ciento. “Es un golpe terrible después del virus que ha cerrado restaurantes y bares y, por lo tanto, ha reducido la demanda, y después del impuesto Trump”.

Todos los ministros del gobierno francés no pudieron evitar mostrarse compungidos y muy afectados emocionalmente, algunos de ellos ya prometen ayuda de emergencia a los viticultores y agricultores afectados sin siquiera consultar. El apego de los franceses a su tierra es impresionante, ningún político puede permitirse el lujo de ignorar esto. 

Jean Castex, el primer ministro, dijo que se levantaría el límite máximo de un fondo para desastres agrícolas y se brindaría asistencia “excepcional”. Casi al mismo tiempo, Julien Denormandie, el ministro de Agricultura, contaba a otros periodistas que la helada fue “un episodio de violencia extrema que ha causado daños muy importantes”. No perdió un minuto, hoy lunes convocó una reunión de emergencia con enólogos y productores de frutas, verduras y cereales para revisar los daños.

“El gobierno nos ayudará, pero probablemente no en la medida de nuestras pérdidas”, dijo la dirigente del vino Anne Colombo que agregó que “en este momento, están gastando como si no hubiera un mañana”.

Desde que comenzó la pandemia de coronavirus, el gobierno del presidente Emmanuel Macron ha decidido gastar lo que sea necesario para compensar a las personas por la pérdida de empleos y negocios. El costo final y cómo se pagará la deuda no están claros. Parecía que se adoptaría un enfoque similar al desastre agrícola.

Share:

administrator

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *