Contacto

Florida 1065 C1005
C.A.B.A. Argentina

Disponibles
Lunes a Viernes. 9/18 hs
Compartir

El grupo de bodegas Constellation Brands y la italiana Campari America se encuentran entre las seis empresas que han presentado documentos legales en apoyo de una apelación lanzada por Jack Daniel’s contra el fabricante de un juguete para perros que infringió las leyes de derechos sobre las marcas.

Un grupo de asociaciones comerciales de alcohol, incluido DISCUS, así como Campbell Soup Company, International Trademark Association y Intellectual Property Law Association of Chicago también han prometido su apoyo.

La famosisíma destilería Jack Daniel’s, propiedad de Brown-Forman, presentó una apelación contra un fallo anterior el mes pasado. Los de Tennessee sostienen que VIP Products, el fabricante del juguete para perros Bad Spaniels Silly Squeakers, infringe el “trademark” de sus marcas comerciales y engaña a los consumidores.

El juguete toma la forma de una botella de goma diseñada para parecerse a la botella clásica de Jack Daniel, con etiquetas negras y texto en blanco. En lugar de ‘Old No. 7’ y las palabras ‘Tennessee sour mash whisky’, el juguete para perros incluye la frase ‘The Old No. 2 en tu alfombra de Tennessee’.

Lo desconcertante es que el primer demandante del caso fue VIP Products que le inció una acción legal por primera vez a Jack Daniel’s en 2014 después de recibir cartas de cese y desistimiento del destilador de whiskey.

Constellation Brands -dueña de la bodega Mondavi y de marcas de cerveza como Modelo y Corona- apoya la difícil situación de Jack Daniel. En su escrito de amicus, la empresa afirma: “[El] encuestado es libre de hacer juguetes divertidos para perros, [pero] simplemente no puede reclamar protección bajo la Primera Enmienda cuando induce a error a los consumidores a pensar que sus productos están afiliados o autorizados por las marcas registradas. ‘propietarios “.

En marzo de este año, la Corte de Apelaciones del Noveno Circuito de EE.UU. dictaminó que los juguetes eran obras “expresivas” que transmitían un mensaje humorístico y, por lo tanto, el uso de marcas comerciales y marcas similares a Jack Daniel’s estaba protegido por la Primera Enmienda.

Constellation dijo que “todo el modelo de negocio del productor de juguetes es parasitario”, destacando varios de sus propios productos que también se han convertido en juguetes para perros. Estos incluyen cerveza Corona (el juguete Cataroma); y Pacifco (los juguetes Pawschitingo y Pawsifco). Constellation dijo que los productos sin licencia “engañan directamente a los consumidores”.

Campari America tiene preocupaciones similares. En su documento legal, la empresa llama la atención sobre el juguete para perros Hairball, diseñado para parecerse a una botella de Aperol. “Campari ha sido víctima de los toscos y juveniles juguetes para perros del encuestado, que confunden a los consumidores, diluyen el valor de las marcas objetivo e infringen los derechos de propiedad intelectual” afirmaron en un comunicado los del grupo italiano de bebidas.

El grupo de seis asociaciones de bebidas alcohólicas argumentó que el fallo de marzo podría resultar en futuras infracciones de marcas que en algunos casos son tanto o más valiosas que la del famoso Whiskey.

“Estas tenencias abren la puerta a una serie de infracciones supuestamente humorísticas de marcas registradas famosas asociadas con bebidas alcohólicas. La decisión no tiene un principio limitante que impida la extensión de su razonamiento a bromas sobre el consumo de alcohol por menores de edad, el consumo excesivo o la conducción en estado de ebriedad. Desde juguetes para niños hasta juegos para beber y accesorios para automóviles, cualquiera que fabrique un producto infractor solo necesita reclamar algún elemento de humor juvenil para obtener una inmunidad total frente a la infracción de marca registrada o la responsabilidad por dilución”, dijeron.

En su apelación, Jack Daniel’s debe demostrar que el juguete para perros engaña a los consumidores bajo la llamada prueba de Rogers.

La prueba de Rogers se utiliza para proteger el uso de marcas registradas en obras de expresión creativa. El propietario de la marca comercial debe demostrar que el producto en cuestión no tiene relevancia artística para el trabajo subyacente o engaña explícitamente en cuanto a la fuente o el contenido del trabajo.

La compañía demandada, VIP Products, todavía no ha enviado una respuesta en una disputa que puede tener un final ejemplificador.


Compartir

administrator

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

trece + 8 =