Contacto

Florida 1065 C1005
C.A.B.A. Argentina

Disponibles
Lunes a Viernes. 9/18 hs
Compartir

Después de casi 2 décadas al mando de la compañía de bebidas más grande del mundo, Yuan Renguo, ex presidente del gigante Kweichow Moutai -la marca de spirit más valiosa del mundo- ha sido condenado a cadena perpetua por aceptar sobronos por más de 112,9 millones de yuanes (17,5 millones de dólares).

Más allá de la globalización, más allá de vivir en la era de las comunicaciones y más allá de la apertura cultural de las últimas décadas de la China comunista, las noticias del mundo negocios -y las políticas también- del no tan Lejano Oriente suelen ser para el mundo occidental bastante difíciles de comprender. No tanto por las barreras idiomáticas sino más bien porque las cantidades que suelen manejarse allá poco tienen que ver con la realidad de países europeos o americanos.

Un claro ejemplo de ello es la capitalización de mercado de la compañía estatal de bebidas y alimentos Kweichow Moutai, tres veces más grande que la de AB InBev, Heineken y Diageo juntas.

La base del éxito de la compañía estatal es la venta de la bebida espirituosa Moutai, un potente destilado de sorgo de 53 grados, que tiene estatus de “licor nacional”, una pieza clave del mundo empresario de China donde cada acuerdo, cada negocio que se cierra recién termina cuando los participantes beben un chupito de Moutai.

El licor nacional chino se comercializa principalmente en botellas de medio litro y cuestan no menos de 230 dólares y en algunos casoso han llegado a alcanzar en subasta un precio de 14 millones de dólares. Desafortunadamente para la empresa de bebidas espirituosas con mayor valor bursátil del mundo (180.000 millones de dólares), el famoso licor también ha sido uno de los productos que más se han utilizado para sobornar a oficiales y autoridades chinas.

Justamente, su ex presidente, Yuan Renguo, fue arrestado y expulsado del Partido Comunista en el mes de mayo de 2019 -apenas una año después de haberse retirado de la compañía- por “serias violaciones disciplinarias”. En realidad Renguo no fue el primero en caer en manos de los oficiales anticorrupción de China, ya en 2016, su director general, Tan Dinghua, acabó entre rejas por la misma razón.

Pero el caso de Yuan ha sido especialmente duro, porque el mismo era el encargado de supervisar la profunda limpieza que esta empresa estatal requería para mejorar su reputación y embarcarse en un ambicioso proyecto de globalización, dos retos que el Gobierno había marcado para Moutai desde que Xi Jinping alcanzó la presidencia, en 2013.

Es así que este viernes pasado, 24 de septiembre de 2021, el tribunal de la provincia de origen de Kweichow Moutai, Guizhou, informó oficialmente que el exjefe del grupo chino, Yuan Renguo, de 64 años, fue condenado a prisión perpetua luego de reconocer que aceptó dinero y bienes por un total de 112,9 millones de yuanes (17,8 millones de dólares) entre 1994 y 2018

Renguo había abandonado su cargo en 2018 después de casi dos décadas al mando pero al poco tiempo fue arrestado como parte de una ofensiva anticorrupción más amplia en el equipo de gestión de la compañía estatal.

El tribunal de la provincia informó que Renguo usó su influencia para ayudar a los distribuidores a asegurar acuerdos para Moutai baijiu. Agregó que fue “castigado a la ligera” después de confesar sus delitos, pero será encarcelado de por vida y se han incautado todos sus bienes privados.

Como parte de la misma ofensiva del gobierno de Beijing, en enero pasado, el ex presidente de una de las firmas de gestión de activos más grandes de China, Lai Xiaomin, fue condenado a muerte tras ser declarado culpable de soborno. Esta campaña de represión contra la corrupción en empresas estatales y privadas por parte del gobieerno de Xi, la sienten fuertemente los gigantes tecnológicos de China y puesto mucha presión sobre destacados líderes empresariales como Jack Ma de Alibaba que en los últimos meses desaparecieron abruptamente de la escena pública no solo de China sino del mundo.

Luego de conocida la noticia, el precio de las acciones de Kweichow Moutai aumentó un 9,5% en Shanghai después de que su nuevo presidente prometiera reformas a largo plazo. Ding Xiongjun dijo que la compañía se centrará en su negocio principal e impulsará reformas en el gobierno corporativo, la gestión de activos, el marketing y la fijación de precios.

Desde que comenzó el proceso de limpieza de la empresa, no solo se recortaron los lujos para los ejecutivos y funcionarios que la controlan desde adentro y desde fuera de la compañía sino además, Moutai se ha alineado con la estrategia de globalización del país y quiere convertir al baijiu en el equivalente chino del vodka o el whisky y ya se comercializa en más de 110 países con más de 70 agentes autorizados en todo el mundo

Moutai baiju es una bebida muy alcohólica -56º de graduación alcohólica-, tiene un sabor muy fuerte al que el mundo no oriental todavía no está acostumbrado pero según los especialistas chinos con tiempo y buen marketing, en unos años más será tan popular como las más famosas bebidas alcohólicas de occidente.


Compartir

administrator

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

3 × dos =