Contacto

Florida 1065 C1005
C.A.B.A. Argentina

Disponibles
Lunes a Viernes. 9/18 hs

La venta por una suma no revelada se produce cuando el gigante de las bebidas apunta a recortar unas 200 marcas para centrarse en productos más rentables y de crecimiento más rápido. Se la vende al mismo dueño al que terminó de comprar hace solo unos meses.

El año pasado, en medio de cientos de cambios que realizó la compañía, se filtró que Coca-Cola pretendía vender o discontinuar una marca que había adquirido recientemente o, mejor dicho, hace muy poco tiempo. En verdad, el rumor o la noticia parecía falsa o al menos curiosa. Claro, son tiempos de coronavirus, cualquier analista lógico podía pensar que los informantes estaban equivocados. O también podía ser que los mismos ejecutivos de Coca-Cola tenían sus razones para tan curiosa decisión.

El hecho es que cuando se filtró la noticia -en octubre pasado- que el gigante de bebidas Coca-Cola estaba buscando descontinuar su marca de agua de coco Zico -sonaba raro o poco creíble- como parte de una selección más amplia de su cartera, el inversionista de capital privado Mark Rampolla -el anterior dueño de la marca- estaba ansioso por ver la llamada en su teléfono.

Y finalmente así fue, apenas unos meses después, Zico, la distante marca número 2 en el espacio de agua de coco detrás de Vita Coco, regresa nuevamente a manos de su creador. Así era, confirmado, Coca-Cola estaba vendiendo la bebida a una firma cofundada por Rampolla por una cantidad que acordaron que por el momento no debería ser revelada para así evitar mal entendidos y, porque no, papelones.

“Siempre supe que si Coke perdía el interés en la marca o decidía hacer algo con ella, sin dudar ni un segundo yo estaría dispuesto a hacerlo de nuevo”, dijo Rampolla tratando de evitar estar sorprendido. “La sensación era que esto estaba destinado a ser. Sentí que hay demasiadas circunstancias para alinear que me hacen sentir que este es el camino inevitable de Zico” explicaba el genial Rampolla.

El mismo fue quien descubrió por primera vez el agua de coco y sus propiedades naturales de reabastecimiento cuando en 1994 era voluntario del Cuerpo de Paz en Centroamérica. Una década más tarde Zico comenzó en el garaje de su casa en Nueva Jersey. En ese momento, el mercado en los EE.UU. realmente no se había afianzado y estaba poblado por ofertas más pequeñas de empresas como Goya y aguas premium importadas de Brasil. Cinco años después, Rampolla vendió una participación minoritaria en Zico a Coca-Cola por 15 millones de dólares antes de que el gigante de las bebidas adquiriera el resto en 2013 . 

Zico se agregará a la cartera de PowerPlant Ventures, un fondo de capital que Rampolla cofundó en 2015 que ha invertido en compañías como Beyond Meat, Apeel Sciences y Just. PowerPlant, que solo está adquiriendo la marca Zico de Coca-Cola, pasará el primer año revisando el negocio, restableciendo las relaciones con los proveedores y aumentando la producción, dijo Rampolla. Mientras esto ocurre, Rampolla espera interrupciones “mínimas” en el suministro del producto, un mensaje similar publicado por la marca en su sitio web.

La compra de Zico se produce cuando la categoría de agua de coco que alguna vez estuvo caliente ha caído drásticamente desde su punto máximo hace solo unos años, bajo una fuerte competencia de otras opciones de bebidas saludables. Las ventas minoristas de coco y otras plantas de agua s  disminuyeron a 582,8 millones de dólares en 2020 , casi un 14 % desde 2015, según Euromonitor International. Las ventas de agua de coco se recuperaron el año pasado durante la pandemia, ya que los consumidores aumentaron su consumo de ofertas. 

“Siempre supe que si Coca-Cola perdía el interés en ella o decidía hacer algo con ella, sin duda estaría dispuesto a hacerlo de nuevo. La sensación era que estaba destinado a ser así. Parecía que había demasiadas circunstancias para alinear. que me hacen sentir que este es el camino inevitable de Zico “.

Mark Rampolla, Co-fundador, PowerPlant Ventures

Rampolla se  muestra optimista de que la categoría tiene más espacio para crecer y sigue siendo relevante para los consumidores centrados en la salud. Él cree que Zico  se beneficiaría con la propiedad de su fondo de riesgo, que puede moverse más rápidamente que una gran CPG  como Coca-Cola, y viene con el dinero, los recursos y el equipo para invertir en el negocio. PowerPlant  Ventures también puede utilizar la experiencia que ha acumulado a través de sus otras inversiones y aprovechar los recursos de estos negocios para hacer crecer a Zico .  

“Coke probablemente estaba perdiendo interés en la marca hace algún tiempo”, dijo Rampolla. Las marcas emergentes “no son el punto óptimo de Coca-Cola. Su punto óptimo es gestionar miles de millones de marcas”.

La venta de Zico se produce cuando Coca-Cola ha estado recortando marcas que tienen una participación de mercado baja, ventas en declive o que ya no encajan en sus operaciones, ya que busca reenfocarse en hacer crecer aquellas con un alcance más amplio proveniente de la pandemia. En los últimos meses, la compañía anunció planes para descontinuar la soda Tab  y el  jugo Odwalla  como parte de un plan más amplio  para eliminar unas 200 marcas en todo el mundo . Coca-Cola también está en proceso de reducir su fuerza laboral después de que anunció en diciembre que recortaría 2.200 puestos de trabajo en todo el mundo, incluidos 1.200 en EE.UU. 

En un comunicado, Manolo Arroyo, director de marketing global de Coca-Cola, dijo que la empresa estaba “increíblemente orgullosa de los resultados que obtuvimos al hacer crecer a Zico”.  Un portavoz de Coca-Cola agregó que la empresa decidió vender Zico y “centrarse en las marcas que puede expandirse globalmente “.

A medida que las empresas de alimentos y bebidas revisan sus carteras para priorizar las marcas de crecimiento más rápido y más rentables, han estado descartando ofertas que ya no encajan. En algunos casos, las marcas se están vendiendo a sus fundadores o los ejecutivos a cargo cuando se vendieron al CPG más grande años antes.

La tres bebidas que se compró la compañia de Coca Cola y ahora está muy bien dispuesta vender.

En mayo pasado, Hershey anunció que estaba vendiendo Krave a Sonoma Brands , un inversor de capital privado dirigido por Jon Sebastiani, quien creó la cecina en 2009. Unos meses antes, Butterfly Equity ganó una subasta para comprar Bolthouse Farms, de 107 años. marca de Campbell Soup por $ 510 millones. Jeff Dunn fue CEO de Bolthouse Farms durante cinco años antes de que su propietario de capital privado vendiera el fabricante de zanahorias frescas y jugos refrigerados en 2012 a Campbell Soup por $ 1,550 millones.  Fue reinstalado como CEO por Butterfly.

Después de presentar la idea de readquirir a Zico  al  comité de inversiones de PowerPlant Ventures,  Rampolla se retiró del proceso de votación para que su “pasión personal” por la marca no influyera en la decisión. Pero no se puede negar que todavía tiene afinidad por una marca que ayudó a comenzar por encima de su garaje hace 17 años.

“Mi esposa y yo tenemos dos hermosas hijas adolescentes y siempre sentimos que Zico era nuestro único hijo rebelde pero de alto potencial”, dijo. “Sentimos que lo enviamos a las ligas Ivy y no fue un buen partido, y ahora está de regreso en casa. Vamos a trabajar con él para que se forme y crezca nuevamente. Tiene mucho potencial . “

Share:

administrator

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *