Contacto

Florida 1065 C1005
C.A.B.A. Argentina

Disponibles
Lunes a Viernes. 9/18 hs

La pandemia convirtió a los consumidores en jueces cada vez más exigentes. De ahí que empresas como Coca-Cola sea una de las varias empresas en el espacio de alimentos y bebidas que buscan mejorar su huella ambiental al reducir el uso de plástico, reciclar más material o hacer la transición hacia otras ofertas como el aluminio. En Latinoamérica el cambio es más lento.

A medida que los consumidores toman decisiones basadas no solo en lo que hay dentro de un paquete, sino en el envase real en sí, las empresas de alimentos y bebidas se han movido agresivamente para darle más atención al envase, al packaging y su composición.

Coca-Cola dijo que el nuevo empaque se implementará gradualmente durante la primera mitad del año en estados selectos para marcas como Coca-Cola, Diet Coke, Coke Zero Sugar, Coca-Cola Flavors, Fanta, Sprite y el agua Dasani. La compañía está creando un nuevo tamaño de botella más pequeño de 400 cc. para muchos de sus refrescos que usará el plástico reciclado, pero también usará plástico reciclado en algunas botellas de 600 cc.

Uno de los mejores ejemplos es el fabricante de licores Bacardi que se está moviendo para embotellar todas sus marcas en envases de plástico 100% biodegradables hechos con aceites vegetales para el 2023, y Rebbl está haciendo la transición a botellas de plástico 100% recicladas y reciclables para todas sus bebidas orgánicas de origen vegetal de 350 cc. 

Diageo se asoció para lanzar la empresa de envasado sostenible Pulpex Limited, y el gigante de las bebidas espirituosas probará botellas de papel. Y los ejemplos siguen en todos los segmentos, incluso con empresas pequeñas como Vita Coco que lanzó una línea de agua empaquetada en latas de aluminio . 

Lo mismo sucede con el archirrival de Coca-Cola, PepsiCo, que más allá que el esfuerzo no parezca mucho, sin ponerse colorados sus ejecutivos se comprometieron a reducir  el contenido de plástico virgen en su negocio de bebidas en un 35% para 2025. La compañía está trabajando para que el 100% de sus envases sean  reciclables, compostables o biodegradables para 2025, que según se informa estaba completo en un 90% a partir de Julio. La compañía se está asociando con la iniciativa Pulpex Limited de Diageo para desarrollar y escalar botellas de papel para sus bebidas. 

Para Coca-Cola, el plástico reciclable es un paso importante para ayudar al fabricante de refrescos, té, agua y bebidas deportivas a lograr sus propios objetivos de sostenibilidad. Ya en 2018, Coca-Cola se comprometió a recolectar y reciclar el equivalente a una botella o lata por cada una que venda para 2030, hacer que el 100% de sus empaques sean reciclables para 2025 y utilizar 50% de material reciclado en las botellas y latas de la compañía para 2030.

Para los entes verdes serios y no tan serios estas metas nunca son suficiente ya que estas importantes reformas y cambios no salen de sus bolsillos sino de la elección de los consumidores que son quienes validan el comportamiento de las marcas que, la mayoría de las veces, son las que lideran los cambios más allá de los reclamos de la sociedad o gobiernos.

A medida que las empresas de alimentos y bebidas cambian a envases sostenibles, es más que un movimiento altruista. Un estudio publicado en septiembre pasado por Shorr Packaging encontró que el 47% de los encuestados dijo que confiaba en el empaque para informar su compra de marcas con las que no estaba familiarizado durante los tres meses anteriores. Al mismo tiempo, era probable o muy probable que el 58% comprara productos alimenticios en envases que indicaban claramente que eran reciclables o reutilizables.

Un cambio hacia el plástico reciclado puede ser una forma de mantener la presencia del material para los fabricantes de bebidas al tiempo que juega un papel en la reducción del impacto de la empresa en el medio ambiente. Bea Perez, jefa de sostenibilidad de Coca-Cola, le dijo a la BBC a principios de 2020 que la compañía no dejaría de usar plástico; a los consumidores les gusta  porque pueden volver a sellar sus bebidas y el empaque es liviano. También dijo que deshacerse del plástico por completo y usar solo envases de aluminio y vidrio podría aumentar la huella de carbono de la empresa y afectar las ventas.

Bea Pérez, vicepresidenta y jefa de Asuntos Públicos, Comunicaciones y
Sostenibilidad de The Coca-Cola Company.

Si bien los envases de plástico son populares por su costo asequible y su capacidad para mantener frescos los productos y soportar cambios de temperatura, son perjudiciales para el medio ambiente. Si bien se producen 396 millones de toneladas de plásticos anualmente en  todo el mundo, el PET reciclado representa solo alrededor del 12% al 14%  de los envases de plástico, según las estimaciones. Además de recurrir a más plástico reciclable en sus envases, Coca-Cola y otras empresas deben lograr que los consumidores sigan adelante con el reciclaje real de sus botellas en lugar de tirarlas a la basura. 

Como el esfuerzo de mensajería en el paquete más grande jamás realizado por Coca-Cola, la compañía dijo que cada botella 100% reciclable incluirá un mensaje “Recícleme de nuevo” en la etiqueta para inspirar a las personas a tomar medidas para que los paquetes se puedan rehacer en nuevos unos.

Kate Melges, activista principal de plásticos de Greenpeace EE.UU., dijo que si bien pasar al contenido reciclado ayudará a reducir la necesidad de producir un nuevo plástico de combustible fósil, no es suficiente para reducir significativamente el ciclo de producción y contaminación del plástico. 

Un grupo anti-plástico -de los tantos que hay en el mundo-, Break Free From Plastic, nombró recientemente a Coca-Cola como el peor contaminador de plástico del mundo señalando que “si Coca-Cola quiere ser una noticia real, debería anunciar que finalmente dejará por completo su dependencia de los plásticos”, dijo Melges en un comunicado.

Share:

administrator

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *