Contacto

Florida 1065 C1005
C.A.B.A. Argentina

Disponibles
Lunes a Viernes. 9/18 hs
Compartir

Las cosechas de Sauvignon Blanc y tintos claros, como el Pinot Noir, cayeron en distintos países y continentes. Nueva Zelanda ya avisó que no podrá cubrir la demanda. El clima hizo estragos en Italia, Francia, España y también en EE.UU. China pide más, la oferta y la demanda se tensa.

El hemisferio Norte atraviesa un verano con expectativas más bajas en cuanto a la producción de uvas y, ante la falta de cosechas abundantes de uvas blancas, el mercado vitivinícola abre nuevas oportunidades para la Argentina, a partir de un crecimiento en la demanda de vinos blancos y tintos claros frente a una desaceleración de la oferta dice el portal especializado Enolife.

De acuerdo con lo que consignan los especialistas consultados, el Observatorio Vitivinícola Argentino (OVA) publicó un informe de la empresa californiana Ciatti, la mayor comercializadora de uvas y vino a granel del mundo, en el cual se analiza la performance de los principales productores de vino y sus mercados para los primeros seis meses del año 2021 y pronostica lo que puede suceder con el negocio del vino para los próximos tiempos.

En el análisis se puede observar que en la mayoría de los productores del mundo, la falta de uvas sauvignon blanc y pinot noir para varietales y genéricos blancos se presenta como un problema ante la creciente demanda, una oportunidad a tener en cuenta para los productores argentinos de esas cepas.

El documento aclara que la producción de uvas blancas será menor en España, Francia, Italia y California. Por otro lado, la cosecha más corta de Nueva Zelanda este año, en la que los volúmenes de Sauvignon Blanc y Pinot Noir bajaron un 18% y un 35% respectivamente, la baja de la cosecha fue tan evidente que los productores oceánicos anunciaron públicamente que no podrían cubrir la demanda de los consumidores de los Estados Unidos y del mundo en general.

Los Sauvignon Blanc y Pinot Noir 2021 de Chile están agotados y se están negociando los vinos a 2022. Los suministros de IGP Sauvignon Blanc y Pinot Noir de 2020 del sur de Francia son limitados, y se espera que la cosecha general de 2021 disminuya entre un 20-30% con respecto al promedio. El Sauvignon Blanc de Australia ha tenido una gran demanda y una oferta limitada. Y el suministro de Sauvignon Blanc 2021 de Sudáfrica ya es extremadamente limitado.

Esta perspectiva del mercado mundial abre oportunidades para los productores de estas cepas en Argentina. Sin embargo, la situación económica del país también genera incertidumbres para los bodegueros locales. Con la inflación en Argentina, actualmente del 50% anual, los proveedores de vino del país tienen que lidiar con enormes aumentos en los costos: las botellas de vidrio, por ejemplo, han aumentado un 500% en comparación con 2020.

El gobierno, con un ojo puesto en las elecciones legislativas, está tratando de controlar el ritmo de la devaluación del peso, manteniéndolo en una «paridad progresiva» con el dólar, de modo que se devalúe gradualmente.

Para Enolife, el precario estado económico de Argentina y las restricciones del Covid-19 han tenido un impacto real en el consumo de vino nacional, disminuyendo un 8,6% en el periodo enero-mayo en comparación con el mismo periodo de 2020.

La situación económica ha afectado particularmente la seguridad laboral y los salarios de las clases medias y bajas, perjudicando las ventas nacionales de vinos de los segmentos más bajos. Sin embargo, las clases altas tienen mayor poder adquisitivo ya que su gasto en viajes ha caído; en consecuencia, las ventas de vinos premium y de lujo han crecido.

¿Podrán las bodegas de Argentina aprovechar la oportunidad?

Según cita el portal, el interés del hemisferio Norte, como es tradicional en esta época del año, se desaceleró un poco, pero continúa habiendo demanda de EE.UU., Gran Bretaña y Escandinavia. Las preocupaciones sobre el tamaño y la calidad de los cultivos en algunos lugares como California y Francia pueden resultar una oportunidad para Argentina.

Mientras tanto, el gran aumento en los precios de los tintos genéricos de Argentina desde el año pasado ha disminuido el interés chino, mientras que la escasez de la oferta de blancos genéricos de Argentina significa que hay poca actividad en ese mercado.


Compartir

administrator

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dieciocho + 4 =