Contacto

Florida 1065 C1005
C.A.B.A. Argentina

Disponibles
Lunes a Viernes. 9/18 hs

El diario británico Financial Times informó hoy que la compañía más grande del mundo de cervezas comenzó a encarar el proceso para reemplazar a su CEO, el brasileño Carlos Brito que lideró la empresa en los últimos 16 años y fue el responsable de convertirla en una de las empresas más influyentes en el mundo de los negocios de este siglo.

Después de los anuncios de Coca Cola, del de PepsiCo, ahora le tocaba el turno a Anheuser-Busch InBev, el fabricante de Budweiser, Stella Artois y otras decenas de marcas. La cervecera más grande del mundo encara este importante cambio en un momento muy particular para la industria.

Los consumidores más jóvenes, como los millennials y la generación Z, beben cada vez menos alcohol y en muchos casos se saltan por completo el paso de probar su primera cerveza. Los nuevos consumidores muy probablemente se tomen un licor, cervezas artesanales o productos listos para tomar como una nueva marca de gaseosa. Los volúmenes de cerveza cayeron un 2,3% en 2019, su cuarto año consecutivo de caídas. En los Estados Unidos, el más grande los mercados, los números son aún más preocupantes con una caída de casi 4 puntos.

De ahí tal vez que la sorpresa no sea tan grande.

AB Inbev está lanzada a un proceso para reemplazar al director ejecutivo Carlos Brito, el brasileño que lideró su transformación para convertir a la compañía en la mayor cervecera del mundo a través de adquisiciones durante sus 16 años de mandato.

La cervecera está considerando seriamente a candidatos externos para el puesto, dijeron tres personas con conocimiento del tema al FT.com, en lo que sería un movimiento significativo para una compañía que se enorgullece de su cultura local . 

Dos de estas personas dijeron que AB InBev estaba trabajando con la firma de reclutamiento Spencer Stuart en la búsqueda. Una de las personas dijo que Brito estaba involucrado con la junta de AB InBev en el proceso y planeaba renunciar en algún momento el próximo año. 

Brito, con su personalidad marcó una época en el mundo de la cerveza y de los negocios.

Parte de la razón de la búsqueda externa es que AB InBev está considerando solo un candidato interno, Michel Doukeris, quien dirige su negocio Anheuser-Busch con sede en Norteamérica, agregaron estas personas al medio inglés.

Otros candidatos previamente señalados como posibles candidatos, como el director de estrategia David Almeida y el director de marketing Pedro Earp, no están siendo considerados para cubrir la salida de Brito. También es posible que Brito permanezca a cargo por más tiempo si la empresa no se decide por un candidato de la búsqueda, dijo una de las fuentes. Esta persona agregó que se esperaba que el director ejecutivo se uniera al directorio de la compañía después de renunciar. 

Luego de hacer pública la noticia, AB InBev declinó hacer comentarios a ningún medio.

Cambios, cambios y más cambios

En los últimos 18 meses la compañía ha reemplazado a su director financiero y presidente. Los cambios en el liderazgo se producen cuando AB InBev sigue lidiando con una pesada carga de deuda derivada de su adquisición de SABMiller por 79.000 millones de libras, que coronó casi dos décadas de acuerdos que le dieron una posición dominante en la industria cervecera. 

El director financiero Felipe Dutra renunció en febrero para ser reemplazado por Fernando Tennenbaum, director financiero de la unidad brasileña de la compañía, menos de un año después de que Olivier Goudet cediera el cargo de presidente a Marty Barrington, ex director ejecutivo del grupo tabacalero Altria.

Habiendo alcanzado máximos históricos en 2015 antes del acuerdo con SABMiller, las acciones de AB InBev ahora se encuentran más del 60% por debajo de ese nivel, ya que los inversores se preocupan por la carga de su deuda, que a fines de junio era de 87.400 millones de dólares, o 4,9 veces las ganancias.

Redujo a la mitad su dividendo final en abril, después de otro recorte en 2018; también ha estado haciendo ventas para ayudar a pagar la deuda, incluida la venta de su división australiana por 11.000 millones de dólares a la japonesa Asahi este mismo año.

La partida de Brito marcaría el final de una era para la industria cervecera después de que Jean-François van Boxmeer de Heineken también renunciara este año. Al igual que Brito, Van Boxmeer había presionado para crear y consolidar una cervecera mundial durante el período más complejo del sector.

Brito lideró lo que había sido la expansión de una cervecera regional latinoamericana hasta convertirse en la mayor cervecera del mundo, impulsada por acuerdos agresivos, una cultura de personal basada en bonos y una feroz reducción de costos en las empresas que había adquirido.

Cualquier sucesor deberá obtener la aprobación de dos bloques clave de accionistas: las familias belgas que anteriormente controlaban Interbrew y los tres fundadores brasileños de 3G Capital. Otros accionistas importantes son el grupo tabacalero Altria y la familia colombiana Santo Domingo.

30 años que dejan una huella

La carrera cervecera de Brito comenzó en 1989 cuando se unió a la cervecera brasileña Brahma, trabajando para su mentor Jorge Paulo Lemann, el fundador de la firma de capital privado 3G, quien pagó su educación en Stanford.

Brahma comenzó una expansión impulsada por acuerdos, transformándose en la cervecera regional Ambev, de la cual Brito se convirtió en director ejecutivo en 2004. Ese mismo año la compañía se fusionó con la belga Interbrew, fabricante de Stella Artois, para crear InBev; cuatro años más tarde organizó una adquisición hostil de la potencia estadounidense Anheuser-Busch para convertirse en una cervecera mundial.

Más información en https://www.ft.com/content/101049df-27ee-4362-973e-b763a05dd7b6

Share:

administrator

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *