Contacto

Florida 1065 C1005
C.A.B.A. Argentina

Disponibles
Lunes a Viernes. 9/18 hs
Compartir

El reconocido enólogo estadounidense James Suckling eligió los mejores vinos del mundo de 2022 y el Trapiche Chardonnay Terroir Series de Finca el Tomillo 2020 -un vino blanco argentino-, ocupó el tercer puesto entre los mejores vinos argentinos y el 26° entre todos los vinos del mundo.

Quien inició su carrera como crítico de vinos hace más de 40 años y es hoy uno de los críticos más ocupados e influyentes del mundo y muchísimo más en uno de los mercados más apetecibles como el de los Estados Unidos donde los consumidores le dan una particular importancia a los ránkings y puntuaciones de expertos como Suckling y el inglés Tim Atkin.

Viajar por el mundo, probar vinos, conocer a los bodegueros, hablar con enólogos y escribir. Una rutina soñada.

James Suckling es uno de los tres enólogos y MW más reconocidos del mundo. Con 64 años, el nacido en Los Angeles, California, cuenta que cada vez que le preguntan que hará cuando se jubile, responde que justamente “hace poco alguien me preguntó qué haré cuando me jubile y dije: viajaré por el mundo, cataré vino y escribiré sobre él”, agrega. “Hago eso la mayoría de los días. Es muy divertido y muy gratificante. Y tengo un buen grupo de jóvenes que comparten mi pasión y devoción por el vino y el periodismo”.

De suelos arenosos y calcáreos de Gualtallary, de un viñedo plantado en 1998 a 1.350 metros sobre el nivel del mar.

Recientemente, el californiano presentó a través de su web un nuevo listado en donde eligió los mejores vinos del mundo de 2022. En esta nueva edición, cataron un récord de más de 33.000 vinos en su búsqueda por encontrar lo mejor de lo mejor, así como los mejores valores; pero la métrica de puntaje de precio no fue la única que utilizaron: para la selección de los mejores vinos del mundo también tuvieron en cuenta el volumen de producción y la disponibilidad global.

Los vinos blancos dominaron la lista de valores este año, con 56 entre los 100 primeros, y hubo 43 tintos y un vino de postre. En cuanto a los países destacados por sus ofertas de gran valor, Australia fue el gran ganador pero Argentina sigue siendo protagonista de la escena internacional gracias a la gran calidad de sus vinos que logran ganarse un lugar entre los más reconocidos.

Aunque es cada vez menos llamativo, los vinos argentinos ya dejaron de ser solo reconocidos por los poderosos malbecs -la uva insignia que colocó a la Argentina en el mapa del vino mundial- y en estos últimos años comenzaron a llamar la atención de los expertos los vinos blancos como el Trapiche Chardonnay Terroir Series Finca El Tomillo 2020, un maravilloso ejemplar mendocino distinguido con un puntaje de 97 puntos, entre los argentinos el tercer mejor vino -de la lista de 100, 83 vinos son tintos y 17 son blancos- y en el puesto 26º entre todos los vinos del mundo.

En nuestro portfolio, Terroir Series es una de nuestra línea de vinos más selecta. Esta serie de ejemplares reflejan la mejor expresión de terroir. Terroir Series Chardonnay Finca El Tomillo 2020 un exponente de resultados excepcionales que hoy nos llena de orgullo al ser reconocido con tan alta calificación. El 2023 es un año muy especial porque celebramos los 140 años de Bodega Trapiche y, sin dudas, distinciones como estas demuestran porqué Trapiche es una de las bodegas argentinas que mejor nos representan ante el mundo”, dijo el enólogo de Bodega Trapiche, Sergio Casé.

Desde sus inicios, la bodega ha incursionado en la búsqueda de terroirs con un extraordinario potencial para elaborar vinos únicos, basándose en una filosofía inspirada en la riqueza de la diversidad. Terroir Series es el resultado de esta búsqueda; una serie de ejemplares que reflejan la mejor expresión del terroir en las uvas Malbec y Cabernet Sauvignon, elegidas cada año entre todos los productores por Sergio Casé, enólogo de la Bodega.

Según el reconocido periodista y escritor especializado en vinos, Patricio Tapia, “este chardonnay tiene una densidad que impresiona, una capa de sabores maduros que se apoyan en esa acidez de montaña, tensa y vibrante. Criado con sus lías durante nueve meses, en fudres y en huevos de concreto, este es un blanco importante, amplio, de hombros anchos, de mucha profundidad. Para beberlo ahora con salmón ahumado, pero también para esperarlo por dos o tres años, y quizás más, en la cava.”


Compartir

editor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dieciocho − trece =