Contacto

Florida 1065 C1005
C.A.B.A. Argentina

Disponibles
Lunes a Viernes. 9/18 hs
Compartir

A fin del año pasado, analistas del sector vitivinícola anunciaban una merma del 20% para la cosecha 2021, era tan negativo el ambiente en pandemia que incluso una bodega lanzó una etiqueta de un espumante en alusión a un año maldito. Ahora, en plena vendimia, enólogos de las principales regiones de Argentina coinciden en que la cosecha 2021 será entre “muy buena” y “excepcional”, caracterizada por la sanidad y calidad de las uvas gracias a las buenas condiciones climáticas registradas el último año.

La vitivinicultura argentina hace años dejó de ser potestad de la provincia de Mendoza, reconocida mundialmente como uno de los paraísos del vino. En el 2020 fueron varios los vinos de otras provincias que fueron calificados como “mejor vino del mundo”, un Tannat de Salta (Bodega Colomé), un Pinot Noir de Chubut (Bodega Chacra), un Malbec de San Juan (Bodega Pyros), son algunos de los mejores ejemplos de la diversidad y calidad del terruño argentino. He allí la importancia del testimonio de los enólogos que desarrollan su actividad en la diversidad geográfica y climatológica de un país como la Argentina.

La alta nubosidad del 2020 atrasó la madurez de la fruta, eso nos permite trabajar mucho más tranquilos en bodega,explica Alejandro Pepa de El Esteco (Salta y Catamarca)

“Venimos con una campaña muy positiva en nuestras fincas”, dijo Alejandro Pepa, el enólogo de bodega El Esteco, con viñedos en Salta y Catamarca, en diálogo con la agencia de noticias Télam.

Según Pepa, “a un invierno muy seco y soleado, y gran cantidad de horas de frío -algo característico en las alturas de los Valles Calchaquíes-, le siguió una primavera templada pero sobre todo sin incidencias climáticas negativas, lo que aseguró cantidad y calidad”.

“Y un verano hasta el momento espectacular, con precipitaciones escasas, por debajo de la media, pero sí bastantes días nublados que enlentecieron la madurez de las uvas y provocaron un leve retraso en la cosecha que permite a los técnicos caminar los viñedos para definir el punto exacto de madurez”, completó uno de los profesionales del vino más reconocidos entre sus pares.

Aunque pidió no anticiparse, dijo que tiene “muchas expectativas” en esta cosecha y agregó que “viendo todas estas condiciones y lo que está saliendo, creo que será una cosecha excepcional, de las mejores”.

Desde La Rioja, Javier Collovati, responsable enológico de Valle de La Puerta, dijo que la vendimia en la provincia viene con “total normalidad; había llovido un poco en febrero pero se pararon las lluvias así que la sanidad es bastante buena”.

“Hasta el momento venimos con muy buenos rendimientos; el INV había estimado un 5% más y creo que vamos a estar por encima; la calidad de los vinos muy bien, así que estamos contentos”, cerró.

Eduardo Casademont de Finca Las Moras (San Juan), cada año procesa más de 500 millones de kilos de uva.

Por su parte, Eduardo Casademont, enólogo de Finca Las Moras, señaló que en San Juan se han dado “condiciones muy buenas; hemos tenido un año muy seco, sin grandes heladas”, algo que caracteriza a la provincia. Según Casademont, esto se tradujo en una “muy buena sanidad en la uva, equilibrada en azúcar y acidez”.

En diálogo con La Voz del Interior, el enólogo dijo que “hasta ahora la cosecha es muy buena o excepcional”, con “buena intensidad y frescura”, que permitirán elaborar “vinos frescos y frutados”, pero aclaró que “falta el ingreso de las variedades tintas, aunque ya hemos empezado a ingresar a un ritmo pausado, básicamente los Syrah, que es la variedad más importante en San Juan”. Un testimonio clave el del enólogo que trabaja en el Valle del Pedernal ya que es responsable cada año de procesar más de 500 millones de kilos de uva.

En tanto, Sergio Casé, responsable enológico de las bodegas Trapiche (Mendoza) y Costa & Pampa (Chapadmalal, provincia de Buenos Aires), señaló que si bien en los primeros meses del año se produjeron más precipitaciones en Mendoza, “mientras no entre un frente húmedo del norte, creo que vamos a tener una excelentísima cosecha, con uvas con una concentración de color y acidez espectacular”.

“Estamos teniendo un Sauvignon muy expresivo. Recién arrancamos con algunas parcelas de Malbec, históricamente en el Valle de Uco entran temprano. Son suelos pedregosos con poca producción por planta y eso ayuda a que maduren más rápido. Es bueno porque la mejor uva entra cuando la bodega está con espacio, no al final de la vendimia con el establecimiento a punto de desbordar ”, detalló el enólogo de Trapiche al diario Los Andes.

“Las lluvias hicieron que algunos productores se apuraran a vender su fruta y a otros a comprar por temor a quedarse con poco. Nosotros tenemos nuestra uva, podemos darle un tiempo más a la uva” cuenta Sergio Casé de Bodega Trapiche.

En cuanto a los vinos de Mar del Plata, Casé comentó que sus viñedos en Chapadmalal están ubicados en las lomas de la estancia para drenar el excedente de las intensas lluvias. “El año pasado las plantas dieron entre 2.500 y 3.000 kilos por hectárea. Este año vamos a tener más cantidad, con linda calidad, con frescura y un mejor manejo en términos de fermentación. Ya cosechamos Chardonnay y Pinot Noir, ahora estamos con el ingreso de otras variedades”.

Otro que también comparte la visión de sus colegas es Fernando Puliti, jefe de Fincas de Bodega Norton (Mendoza), comenta que este enero fue más fresco que el mismo mes de 2020 y ha permitido una madurez más lenta, con menor acumulación de azúcar y una acidez muy buena. Al inicio de la cosecha se destacan las uvas blancas con destino a espumante como Chardonnay o Sauvignon Blanc, y especialistas en el sector destacan una gran recolección este año.

“El año pasado, el azúcar comenzó a crecer de forma importante y se consumieron las acideces más rápido, pero este año tenemos uva con menos graduación alcohólica y una acidez más alta. Otros años no te daba el tiempo. Se pasaba de grado y caía la acidez, pero este año fue impecable, la uva entró con una madurez espectacular para espumantes y vinos blancos”, cuenta el agrónomo que desde ya disfruta de los aromas que darán los vinos espumantes del 2021.

“En el tema espumantes vamos a tener un gran año. Las temperaturas frescas en enero han hecho que los aromas no se quemen tan rápido. Las expresiones aromáticas de Sauvignon Blanc y otras variedades están excelentes y se van a sostener mucho mejor que en años cálidos como 2020”.

Otro que se suma a la visión positiva de la vitivinicultura argentina es Silvio Alberto, gerente de Enología y Agronomía de Bodegas Bianchi (Mendoza), considera que la calidad de la uva este año ha sido “excepcional, con una sanidad excelente, buena acidez y mucha fruta, la cosecha ha sido impecable”. Si bien se cosechó alrededor de un 20% menos por la helada de octubre y para vinos blancos debieron cosechar antes de temor al clima, cree que el consumidor podrá disfrutar de una buena calidad con menos alcohol.

El clima y la extensión geográfica inigualable son protagonistas de la cosecha argentina 2021.

“Para los espumantes no tuvimos problema. Se cosechan antes porque, como los tenés que someter a una segunda fermentación, deben tener menos grado de azúcar. Usamos Chardonnay y Pinot Noir. Empezamos la cosecha la última semana de enero y vamos hasta mediados de febrero, por eso se salvó un poco de las lluvias. Las dos variedades han tenido una calidad impecable ”, señala uno de los especialistas más reconocidos por sus espumantes.

Siguiendo el camino del vino, bajando un poco más en la extensísima geografía argentina, desde la Patagonia, Leonardo Puppato, responsable de Enología de Familia Schroeder (San Patricio del Chañar, Neuquén), consideró que “si bien es muy pronto, vemos una tendencia de más kilos que el año pasado, con una muy buena sanidad, ya que el año en nuestra zona ha sido inmejorable, una maduración lenta y plena de las uvas”.

“En Patagonia hemos tenido años muy buenos y parejos con respecto al clima, buena amplitud térmica entre el día y la noche, días soleados y noches frescas, bajas precipitaciones, no hubieron heladas ni granizo que afectara nuestras uvas”, precisó. “Este puede ser un año lindo no sólo para finca en cantidad sino también en calidad enológica en nuestros vinos”, completó el de Neuquén.

Según el INV, al 7 de marzo, en la semana 14 de la vendimia, ya se cosecharon 695 millones de kilos de uvas (sobre los 500 millones de 2020, 424 millones de 2019, 513 millones de 2018 y apenas por debajo de los 603 millones de 2017.


Compartir

administrator

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

11 + 4 =