Contacto

Florida 1065 C1005
C.A.B.A. Argentina

Disponibles
Lunes a Viernes. 9/18 hs
Compartir

Por iniciativa del sector privado y con el objetivo de optimizar inversiones y tiempo, el INV y el INTI trabajaron conjuntamente en el desarrollo de un vino de referencia certificado para mejorar procesos de calidad de más de 1.000 bodegas en la Argentina.

Desde el Instituto Nacional de Vitivinicultura de la Argentina, anunciaron que científicos del INV y del Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI) desarrollaron un vino de referencia certificado o vino patrón para que las bodegas puedan comparar la calidad de su producto y así ahorrar tiempo e inversión.

Con casi un centenar de técnicos y científicos, el Departamento Laboratorio General del INV, la sede central ubicada en la provincia de Mendoza, es la principal infraestructura donde se analiza la mayor cantidad de productos vínicos.

Los ejecutivos del ente, explicaron durante la presentación que el proyecto tenía como objetivo “aliviar los costos de las bodegas ya que es un producto que servirá para que éstas puedan comparar su vino con el desarrollado por los científicos de ambas instituciones”.

Desde el INV destacaron que se trata del “primer vino de referencia certificado producido en nuestro país, lo que constituye un hito importante para asegurar la calidad de la producción, disminuyendo los costos y facilitando el acceso a este insumo clave, tanto para laboratorios privados como públicos”.

Para qué sirve un vino patrón

El mendocino Martín Hinojosa, titular del INV, explicó a A24.com Agro que “de las aproximadamente 1.000 bodegas que tenemos en Argentina hay muy pocas que tienen laboratorio de alto nivel, y entonces muchas veces recurren a laboratorios privados para calibrar sus equipos o directamente mandan un estimado al INV y nosotros con nuestro laboratorio verificamos la calidad y brindamos la información precisa”.

En esos laboratorios se analizan datos precisos de la producción como la graduación alcohólica y la acidez volátil de los vinos o las azúcares concentradas.

Poder contar con un vino patrón permitirá abrir las puertas del comercio exterior a bodegas y productos que hasta ahora no podían hacerlo por cuestiones de controles de calidad certificados necesarios para competir con productos de países donde los servicios de laboratorios son muchísmo menos costosos y de más fácil acceso.

el titular del ente explicó que “si tenés un grado muy alto de alcohol en tu litro de vino es probable que pagues más impuestos en distintos países del exterior, y como calibrar la aparatología es una tarea realmente muy costosa y únicamente cuentan con esa posibilidad los grandes establecimientos, la idea fue realizar un vino patrón”.

La iniciativa, que surgió de los propios empresarios, consiste en la compra de este vino de referencia para poder comparar su calidad con el producto que fabrica el bodeguero. Entonces, las bodegas no quedarán comprometidas a realizar una inversión que está fuera de su alcance para calibrar la aparatología de manera permanente.

“Será un modo de generar calidad analítica en las bodegas”, remarcó Hinojosa. “Generás mayor eficiencia en el trabajo y en los costos porque sale mucho más barato comprar el vino de referencia”, indicó el funcionario.

Respecto del trabajo junto con el INTI se dio porque es el encargado de mantener patrones nacionales de medida y “desde la parte industrial también han tenido un reclamo parecido”.

Antecedentes

Durante los últimos años, el INTI y el INV trabajaron en conjunto en el establecimiento de los parámetros, metodologías, tecnologías de producción, vida útil esperada, tipo de estudios a realizar, detalles del fraccionamiento, envases, embalajes y conservación para la elaboración de vino, lo que permitió generar el primer lote piloto (90 botellas) para realizar el estudio de desempeño.

Durante los años siguientes se optimizaron las metodologías analíticas de empleo de estos materiales, y se desarrolló e implementó el sistema de gestión de calidad requerido por la normativa ISO 17034 en vigencia. A su vez, el organismo tecnológico se capitalizó para producir, conservar y almacenar los materiales candidatos a materiales de referencia, y adquirió una capacidad productiva de 300 unidades por lote.

A mediados de 2021, el INTI produjo el primer lote comercial de vino patrón que, luego de diversos estudios de homogeneidad y estabilidad, y de ensayos de caracterización, alcanzó su certificación para ofrecer esta herramienta la industria del vino.

El material de referencia está disponible para todos los laboratorios enológicos del país, a un valor de mercado menor a los 40 dólares, más económico que las opciones importadas. Quienes deseen obtener este producto, pueden acercarse a las instalaciones de INTI en la provincia de Mendoza o escribir a utserviciosyensayos@inti.gob.ar.


Compartir

administrator

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

tres + 18 =