Contacto

Florida 1065 C1005
C.A.B.A. Argentina

Disponibles
Lunes a Viernes. 9/18 hs
Compartir

Cooperativas y las organizaciones agrarias de España preocupadas por la sequía de otoño y el calor abrasivo de las olas de calor que azotan las viñas europeas. Los pronósticos conservadores creen que la cosecha será un 20% menor pero si no hay cambios en las próximas semanas, el resultado puede ser bastante peor.

El seco otoño de 2021 que vivió buena parte de España, junto con las recientes olas de calor de la primavera y el verano de este año, generan mucha incertidumbre respecto a la próxima campaña de vendimia, cuyo primer pronóstico es que estará por debajo de la media de 42 millones de hectolitros.

Así lo han expresado a Efeagro las cooperativas y las organizaciones agrarias, en una aproximación que aún puede variar entre un 20 % y un 25 % en función de cómo se comporte el tiempo entre finales de este mes y comienzos de agosto, pese a que en algunas zonas de España la vendimia ya ha comenzado.

Desde la Asociación Agraria de Jóvenes Agricultores (Asaja), Fernando Villena, expresa que “las grandes cosechas se forman en el otoño del año anterior” y que este año, como en esos meses no llovió, “no se pueden esperar milagros”.

“Es una vendimia con mucha incertidumbre. El clima está afectando, con el calor y la falta de lluvia”, opina el presidente del Consejo Sectorial Vitivinícola de Cooperativas Agro-alimentarias de España.

El especialista añade que este año, por cómo se ha comportado el clima hasta ahora, aún es pronto para dar una estimación en cifras pero que dependiendo de si llueve o no en las próximas semanas el resultado puede cambiar mucho, entre un 20 % y un 25 %.

Desde la Asociación Agraria de Jóvenes Agricultores (Asaja), el responsable del sector vitivinícola, Fernando Villena, expresa que “las grandes cosechas se forman en el otoño del año anterior” y que este año, como en esos meses no llovió, “no se pueden esperar milagros”.

“Es un poco pronto para hablar este año porque el viñedo está sufriendo mucho con estas altas temperaturas y no está lloviendo. Hay que esperar un poco más, pero espero una cosecha normal, parecida a la del año pasado, de alrededor de unos 40 millones de hectolitros”, indica Villena.

La ola de calor está siendo devastadora

La zona, con una de las recogidas más tempranas del mundo, está pendiente de las consecuencias del calor récord.

Para el responsable del sector vitivinícola de la Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos (COAG), Joaquín Vizcaíno, este año podría haber una cosecha media pero ya no será así porque las recientes olas de calor “están siendo devastadoras” y en algunas zonas la flor de las cepas se ha quemado, sobre todo en los tintos.

“No va a haber la cosecha que debía haber y si seguimos así y lo que queda del verano uno puede equivocarse al dar previsiones pero no sé si llegará a haber una cosecha como la del año pasado”, señala Vizcaíno.

Por su parte, el técnico de Vino de la Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos (UPA), José Manuel Delgado, expresa su “preocupación” por la situación “anormal” con la que se presenta la campaña actual de vendimia, ya que podría haber sido buena al ser un año sin heladas, pero la sequía y las olas de calor la han complicado.

“El viñedo tiene la ventaja de que aguanta bastante aunque haya una sequía, el problema es que estamos en una situación al límite con estas altas temperaturas. Hasta ahora la planta estaba aguantando bien, cómo va a aguantar hasta el final de la vendimia lo desconocemos”, comenta Delgado.

Comienza la Vendimia en Europa

Para este especialista, las olas de calor pueden influir en que haya un adelanto de las cosechas debido a una maduración acelerada, lo que en su opinión no es recomendable “porque puede disminuir el grado de acidez”.

El experto de COAG también señala que las variedades más tempranas pueden ser las más perjudicadas por las altas temperaturas de primavera y las actuales.

De momento, la recogida de uva ha comenzado ya en algunas partes de España, como en los viñedos ubicados en el paraje de Cantarranas, a escasos metros de la Fuente de La Higuera, entre los términos municipales de Montilla y Aguilar de la Frontera (Córdoba).

En ese lugar y gracias a que las elevadas temperaturas han contribuido a la maduración de las uvas de la variedad autóctona, la Pedro Ximénez, ha empezado esta semana a cortar racimos la Bodegas Robles, en lo que ha calificado como el inicio más temprano en la Europa continental de la vendimia 2022.

Fuente: EFE


Compartir

administrator

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

veinte − 3 =