Contacto

Florida 1065 C1005
C.A.B.A. Argentina

Disponibles
Lunes a Viernes. 9/18 hs

Mientras su producción local no para de crecer, la importación de vinos no para de caer desde 2017, año tras año, la tendencia se hace más fuerte y parece no tener fin. Los datos no son antojadizos, son de la mismísima aduana china. Sólo en 2020 la baja fue de un 30% del volumen y un 25% del valor, cayendo hasta los 430 millones de litros y 1.948 millones de dólares, casi la mitad de hace 3 años atrás.

Todo indica que la principal razón de esta prolongada caída es la pandemia provocada por el Covid-19 ya que aceleró fuertemente la tendencia descendente de las compras de vino foráneo en China, iniciada en 2017.

En un 2020 marcado por la pandemia, China inicio el año con un descenso de más del 50% en el volumen de vino importado (mes de enero), al que siguieron dos meses, febrero y marzo, con subidas que rondaron el 25%. Desde entonces, las compras han enlazado 9 meses consecutivos de fortísimas pérdidas.

Algunos analistas atribuyen la fuerte caída de las importaciones de vino de este 2020 a la pandemia. Pero en años anteriores no había pandemia y también bajaba. Por ejemplo, en Australia nadie crea que se deba a la pandemia.

De hecho, durante el pasado ejercicio 2020, los operadores del gigante asiático adquirieron un total de 430,5 millones de litros de vino, con un desplome del 29,8%; y redujeron también la inversión en vino extranjero (-25,4%), hasta los 12.583 millones de yuanes (1940 millones de dólares), según el informe elaborado por el Observatorio Español del Mercado del Vino (OEMV).

Eso si, una buena: el precio medio al que compró China los vinos que demandó creció un 6%.

Todas las categorías de vino experimentaron batacazos importantes en 2020, con porcentajes de caída que oscilan entre -24,2% del vino a granel y el -31,5% del volumen del vino tranquilo envasado (que es el principal producto en el mix de importación china, con el 73% del total).

Pero si levantamos la vista y vemos el comportamiento de las importaciones de vino en el último siglo, la visión es otra, conclusiones diametralmente opuestas ya que pese a haber reducido más del 40% el volumen importado en los últimos 3 años, las importaciones chinas de vino han crecido de manera espectacular en lo que llevamos de siglo, a un ritmo anual medio del 13,4% en volumen y del 22% en valor.

Argentina, único proveedor que exportó más vino a China entre los 15 primeros, al multiplicar sus ventas de un granel muy barato

Entre los 15 primeros proveedores, cuya suma supuso casi el 100% de las importaciones de vino en China, solo Argentina creció respecto a 2019. Este aumento de Argentina rozó el 200% en volumen, pero fue solo del 2,9% en valor, ya que se produjo por unas ventas de granel a precios muy bajos, lo que desplomó un 66% su precio medio global. Argentina cerró 2020 como quinto proveedor en su mejor año hasta la fecha en el mercado chino, superando las ventas de 2008.

En la Argentina, los que lograron ingresar con su producto por primera vez festejaron. Pero la industria en general no vio esto con tan buenos ojos. Las bodegas argentinas están haciendo un enorme esfuerzo por elevar la ponderación de los consumidores de vino argentino en el mundo.

Chile cayó más que ningún otro (-43%) proveedor y pasa de primer a tercer lugar en volumen

En Chile la preocupación por el terreno perdido es una preocupación general, de toda la industria. Chile cayó más que ningún otro en volumen (- 43%) y ha pasado de primer a tercer proveedor con 87,8 millones de litros (-66 millones), siendo superado por los 104 millones de Australia (-43,6 millones) y por los 100,6 millones de Francia (-45,4 millones), que cayeron no obstante en torno al 30%. La pérdida de Francia en los últimos años ha sido especialmente significativa, ya que en 2017 era el primer proveedor de forma indiscutible, con más de 230 millones de litros.

En términos de valor, Australia repite liderato por segundo año consecutivo pese a caer un 18% hasta los 4.916 millones de yuanes, seguido de Francia, con 3.501 millones (-27,8%), y por Chile, con 1.522,5 millones (-36,2%). Los tres subieron de precio, sobre todo Australia, pese a que ya se encareció bastante en 2019. De hecho, el vino australiano registra un precio muy superior al del francés, característica poco común entre los mercados mundiales analizados desde el OeMv.

China redujo notablemente sus compras de granel pese a cuadriplicar las realizadas a Argentina, que ya es segundo proveedor

El informe de la OeMV consigna también la fuerte caída de las importaciones chinas de granel en 2020, con pérdida generalizada por países: Chile repite como primer proveedor en volumen pese a caer un 54,5% hasta los 37,5 millones de litros, si bien ha sido superado por Australia en valor, con 216,5 millones de yuanes (-59%), por los 241,6 millones registrados por Australia (-26%).

El país australiano redujo un tercio el volumen exportado a China y baja al tercer puesto del ranking con poco más de 17 millones de litros. España cerró el año como quinto proveedor con 3,8 millones de litros y 16,2 millones de yuanes, cifras que suponen fortísimas pérdidas del 65%, en un muy mal año también para Moldavia e Italia, aunque con ventas mucho más moderadas.

En cambio, 2020 ha sido un año excepcional para Argentina: con crecimientos que rondaron el 300%, se sitúa como segundo proveedor en volumen (de 8,2 a 34,5 millones de litros) y tercero en valor (de 21,2 a 82,4 millones de yuanes), a un precio que, aunque bajó menos que la media (-6,9%), fue muy inferior al de sus competidores. Francia, cuarto exportador, creció a buen ritmo en volumen (+16%), pero precios más bajos redujeron ligeramente su valor (-1,3%).

Gran subida de Sudáfrica, Estados Unidos y Alemania, aunque con cifras que apenas afectan a la evolución global.

Share:

administrator

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *