Contacto

Florida 1065 C1005
C.A.B.A. Argentina

Disponibles
Lunes a Viernes. 9/18 hs
Compartir

En medio de una reestructuración de sus negocios a nivel continental, la multinacional dejará de manejar desde Buenos Aires sus operaciones en la región y avanza con el plan de mudar a Río de Janeiro la dirección de sus filiales sudamericanas

La corporación avanza con un plan para mudar a Brasil la dirección de las filiales sudamericanas que hasta ahora dependían de Buenos Aires: Perú, Bolivia, Paraguay, Uruguay, Chile y la propia Argentina. La operación no implicará ningún cambio para el consumidor, ya que todos los productos de Coca-Cola se seguirán fabricando y comercializando normalmente a nivel nacional.

La dirección de la región se muda de BUE a RIO

La decisión pone en jaque los puestos de trabajo a nivel regional que hasta ahora se realizan desde la Argentina. Para avanzar con esta movida, la empresa puso en marcha un agresivo plan de retiros voluntarios que en principio vence mañana, aunque no se descarta una prórroga.

La dirección de Coca-Cola en el país confirmó su continuidad en el mercado argentino -“la compañía y sus embotelladores seguirán operando en el país”-, según consigna el diario La Nación, pero reconocieron que están avanzando en un proceso de reorganización. “Coca-Cola está realizando una reorganización de su estructura a nivel mundial con el objetivo de acelerar su estrategia de crecimiento para convertirse en una compañía total de bebidas que opere en una red interconectada, combinando la capacidad de su escala global con las necesidades locales de los mercados. En América Latina, la reorganización contempla la creación de tres nuevas zonas geográficas que, en reemplazo de la actual estructura, trabajarán en estrecha colaboración con los equipos de liderazgo globales. Argentina se integrará en la nueva estructura para el sur de la región, que incluye también a Brasil, Paraguay, Uruguay, Chile y Bolivia”, precisaron en la multinacional.

La “actual estructura” era la que tenía la Argentina como cabeza regional, lugar que ahora pasará a ocupar Brasil.

CAMBIO DE MANDOS

La actual número uno de Coca-Cola para la región, la española Luisa Ortega, también se mudará a manejar las operaciones de la marca en Centroamérica, y la filial argentina de la multinacional quedará encuadrada en una estructura cuyo presidente estará basado en Brasil.

El nombre de la persona que reemplazará a Ortega como presidente de las operaciones de la nueva región “Sur” -y que incluirá a Brasil, Argentina, Chile, Uruguay, Paraguay y Bolivia- será anunciado más adelante, según informó la casa matriz de Coca-Cola en un comunicado interno, aunque trascendió que será un ejecutivo brasileño.

Por su parte, la operación en Perú pasará a depender de una oficina “Central”, que reúne a las filiales de Colombia, Ecuador, Venezuela, Perú y Centroamérica y el Caribe.

Para Coca-Cola Argentina significa un cambio importante. Históricamente la marca había concentrado en Buenos Aires el manejo de las operaciones para el Cono Sur y a partir de 2000 le había sumado las filiales de Perú y Bolivia. Ahora todas las decisiones se tomarán en Brasil.

El edificio corporativo inaugurado hace un par de años en Buenos Aires

Un interrogante que se abre es qué pasará con el edificio corporativo que inauguró Coca-Cola hace apenas un par de años, sobre la avenida General Paz, a pocos metros del shopping DOT. Ese edificio alberga a los equipos a cargo tanto de las operaciones de la Argentina -que continuarán trabajando desde Buenos Aires- pero es ocupado en gran parte por los gerentes a cargo de las funciones regionales.

PROCESO ACELERADO

La reestructuración de oficinas forma parte de un proceso regional que puso en marcha Coca-Cola para revitalizar sus negocios hace tres años, pero que se aceleró a partir de la pandemia. En ese marco, para la Argentina implica un revés desde el punto de vista de los negocios y no está ajeno al mal clima que se vive en materia empresaria en el país.

“Los negocios de la región de Coca-Cola que siempre se manejaron desde Buenos Aires se están ‘brasileñizando’ y esto se explica en gran parte a que el clima de negocios en la Argentina está muy complicado”, señaló una fuente cercana a la multinacional.

Fuente: Alfredo Sainz, diario La Nación


Compartir

administrator

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

tres × dos =