Contacto

Florida 1065 C1005
C.A.B.A. Argentina

Disponibles
Lunes a Viernes. 9/18 hs
Compartir

La Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (IUCN) y NatureMetrics, permitirá a Viña Concha y Toro participar en la creación de un mapa mundial de biodiversidad y potenciar planes de conservación de ecosistemas viníferos en Chile.

Usar tecnología de punta para capturar y analizar ADN de viñedos para obtener información sobre la flora y fauna presente en tiempo real y en línea, será una de las tareas que asumirá a partir de ahora la Viña Concha y Toro, explica el diario La Tercera sobre la integración de la bodega chilena que se integró a la red global de biodiversidad encabezada por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (IUCN), y NatureMetrics.

Además de ese paso tan importante para la vitivinicultura chilena, los de Concha y Toro iniciarán una colaboración con el IUCN para monitorear la biodiversidad en distintas zonas del planeta, con el fin de mapear la distribución de distintas especies y así contribuir al conocimiento de los ecosistemas a través de la genética y tecnología.

Viña Concha y Toro obtuvo excelentes resultados en el Dow Jones Sustainability Index Chile y el DJSI MILA Pacific Alliance (DJSI MILA). Hace poco obtuvo la certificación como empresa B.

En ese sentido, la iniciativa eBioAtlas de la IUCN y NatureMetrics, se basa en que las especies dejan rastros de su ADN en distintos medios como cursos de agua, humedales y bosques, pero utilizando la técnica eDNA es posible conocer a las especies presentes en el ecosistema, así como hábitos de migración.

Y para acceder a esta información, la viña chilena tomará muestras de agua de sus viñedos y bosques, las cuales posteriormente serán secuenciadas y analizadas en los laboratorios de NatureMetrics ubicados en Reino Unido. La información recabada será parte del mayor repositorio de biodiversidad de especies de flora y fauna, contribuyendo no solo a la biodiversidad local sino también al que será este mapa global de la biodiversidad.

Valentina Lira, Gerente de Sustentabilidad de Viña Concha y Toro, casi una activista, figura clave en el giro hacia la sustentabilidad del gigante del vino.

“La flora y fauna deja rastros de ADN en cada lugar que utiliza o transita. Obtener información cualitativa y cuantitativa nos permitirá avanzar de forma más expedita en nuestros esfuerzos de restauración ecológica, ya que uno de los grandes problemas en esta materia es el tiempo que toman los inventarios en terreno y lo puntual que es la información que se puede obtener en ellos. Usando el método eDNA podemos acceder a información en tiempo real y en línea. Además, gracias a esta iniciativa que forma parte de nuestro Programa de Conservación de Bosque Mediterráneo, la compañía estará haciendo una gran contribución al mapa de biodiversidad mundial, entregando información y poniéndola a disposición de la comunidad global”, recalca Valentina Lira, Gerente de Sustentabilidad de Viña Concha y Toro.

Por su parte, Kat Bruce, Fundadora de NatureMetrics, reconoció que “nos enfrentamos a una crisis de biodiversidad y nos hemos quedado ciegos. Sabemos que tenemos que actuar para proteger las especies amenazadas y sus hábitats, pero la falta de datos dificulta establecer objetivos tangibles y monitorear el progreso, o incentivar a las empresas y los gobiernos para que tomen medidas significativas. Terminamos dando vueltas en círculos y sin ir a ninguna parte, mientras la pérdida de la naturaleza sigue acelerándose”.

Recientemente, NatureMetrics analizó 160 muestras recolectadas en la Amazonía peruana, proyecto en conjunto con la reconocida ONG conservacionista WWF (World Wildlife Fund), el cual originalmente tenía como objetivo enfocarse solo en manatíes y delfines rosados de río. Sin embargo, se pudieron identificar otras 675 especies y su distribución.

Viña Concha y Toro cuenta con 4.272 hectáreas de bosque esclerófilo (nativo) presentes dentro de sus fundos en Chile, lo que se representa en media hectárea de bosque nativo protegido por cada hectárea productiva. “En este sentido, la presencia de distintas especies de flora y fauna integrando el ecosistema de nuestros viñedos es prueba de que su patrimonio natural se encuentra en excelente estado de conservación y coexiste perfectamente con la producción de vinos de calidad”, sostiene Valentina Lira.

Fuente: La Tercera


Compartir

administrator

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cuatro × 5 =