Contacto

Florida 1065 C1005
C.A.B.A. Argentina

Disponibles
Lunes a Viernes. 9/18 hs
Compartir

Si está bien o está mal no importa pero no fue noticia que se sostendría la prohibición de consumir alcohol en las gradas de los estadios de París sino al revés, se confirmó que los asistentes a los palcos VIP’s si podrán comprar y consumir bebidas alcohólicas durante los juegos.

El Comité Organizador de los Juegos Olímpicos (OCOG) anunció este lunes que no permitiría bebidas alcohólicas dentro de las sedes de competencia para cumplir con la Ley Evin de 1991, en honor al ministro de salud francés que introdujo la legislación sobre la comercialización y el uso controlados del tabaco y el alcohol.

De acuerdo a esa famosa ley, en Francia no se podrá vender ninguna bebida alcohólica en las tribunas de los estadios de ninguna de las sedes en las que se competirá durante los juegos.

Los box o palcos VIP’s del Stade de France tienen todo. Claro, alcohol también, champagne.

Pero, en el país que inventó la Igualdad se producirán excepciones. De hecho, algunos afortunados podrán brindar, es el caso de los afotunados asistentes a los palcos VIP porque tal y como dispone la ley Evin, estos espacios reservados no se ven afectados por esta normativa. Vale mencionarlo, actualmente, durante los partidos de fútbol donde el alcohol está prohibido en las tribunas pero si están autorizados en los palcos VIP. 

La Copa Mundial de Rugby de este año, que también se llevará a cabo en Francia, permitirá a los aficionados beber en los estadios, ya que los organizadores negociaron una exención, de manera similar a la final de la Champions League del año pasado en el Stade de France en París, que permitía beber pero no comprar alcohol en los espacios públicos alrededor del estadio.

Según Reuters, un portavoz de los Juegos Olímpicos de París dijo que la “aplicación estricta” de la ley francesa significaba que era inviable para ellos solicitar una exención, debido al tamaño de los Juegos Olímpicos, que contempla 700 competencias en 15 días en una variedad de lugares en París y en Francia.

Como resultado, la solicitud habría requerido un cambio en la totalidad de la ley francesa para acomodar el evento.

Vale hacer memoria y recordar lo sucedido en el Mundial de Futbol de Qatar. Un año antes, las autoridades qataríes habían garantizado el consumo de alcohol durante el evento más allá de las restricciones religiosas que abrazan sus gobernantes por religión.

Pero a pocos meses de que se iniciara el evento, lo que primero eran rumores luego se hicieron realidad y el consumo de alcohol estuvo restringido en el país solo a algunas áreas exclusivas para los fans.

Así, sin mediar muchas explicaciones, la FIFA impuso restricciones de última hora sobre el consumo de alcohol en ocho estadios de la Copa del Mundo en Qatar, lo que obligó a la marca de cerveza Budweiser a reubicarse afuera, antes de prohibir la venta de alcohol por completo en los estadios durante todo el evento.

Aunque el festejo con champagne en el tenis no es habitual, en Francia si.

Más recientemente, era otro evento deportivo del que se había hablado sobre este tema se desarrolló durante el torneo de tenis de Roland-Garros, donde los espectadores tuvieron la oportunidad de comprar champagne rosado e incluso Spritz en los pasillos del sitio de Porte d’Auteuil. 

Un patrocinador incluso instaló un puesto de cerveza de barril de acceso libre. Algunos espectadores lo habían aprovechado al máximo, dando lugar a unas secuencias un poco más eufóricas que de costumbre en las gradas tenísticas. 

Fraternidad si, Libertad e Igualdad no

La noticia sobre la aplicación de la Ley Evin ayudó a continuar la polémica que se desató cuando el presidente francés Emmanuel Macron fue atrapado por las cámaras bebiendo cerveza en un estadio deportivo. Claro, el incidente ocurrió cuando Macron fue filmado en el vestuario del equipo de rugby de Toulouse, donde los jugadores lo llamaron para compartir una botella de Corona para festejar el título conseguido.

El video, con cantos incluídos- pronto circuló en las redes sociales, donde creó una disputa entre grupos opuestos de parlamentarios que criticaban la actitud del presidente bebiendo una cerveza en medio de los festejos del campeón europeo de rugby.

Fuentes: Reuters, La Revue du Vin de France y The Drinks Business


Compartir

editor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diecisiete + dieciocho =