Contacto

Florida 1065 C1005
C.A.B.A. Argentina

Disponibles
Lunes a Viernes. 9/18 hs
Compartir

En medio de una fuertísima crisis económica a raíz de la pandemia y de las decisiones propias del Gobierno argentino, el vitivinicultura busca ser parte del próximo milagro argentino a través de los dólares que pueden generar las exportaciones.

Mientras miembros de la UIA (Unión Industrial Argentina) y la COPAL (Coordinadora de empresas alimenticias) le presentaron al Gobierno una propuesta para la actualización de precios de productos incluidos en el acuerdo de congelamiento firmado en el contexto de la pandemia, el Gobierno y el sector vitivinícola trabajan en un plan para impulsar las ventas en el exterior, con eje en el financiamiento y la posibilidad de adoptar medidas como el aumento de los reintegros a las exportaciones y el fomento de la promoción a partir de la exención del impuesto PAIS que permitan mejorar la competitividad de la cadena.

Es lo que informa el periodista Carlos Joseph de la agencia oficial TELAM, cuenta que esta semana el ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, y algunos representantes del sector analizaron las propuestas que presentó la COVIAR (Corporación Vitivinícola Argentina), en el marco de un plan integral del Gobierno para dinamizar la producción.

“Trabajamos en un plan de desarrollo de las exportaciones del sector vitivinícola, que tiene mucho para crecer, con eje en el financiamiento”, aseguró Kulfas, para quien “en Argentina hoy en la actualidad hay entre seis o siete sectores que rápidamente puede crecer en sus exportaciones y la vitivinicultura estoy seguro de que es uno de ellos”.

Argentina produce cerca de 300 millones de dólares anuales, su vecino Chile más de 1.200 millones. Ambos países siguen creciendo en influencia en el mundo.

“La reunión fue muy positiva, el ministro fue muy receptivo”, afirmó a Télam el gerente general de la COVIAR, Carlos Fiochetta, para quien “es muy importante tener un plan específico para las exportaciones vitivinícolas, que generen divisas genuinas, empleo y a su vez contribuyan a la marca país”.

Según Fiochetta, el objetivo es “retomar la senda de crecimiento que tuvieron las exportaciones vitivinícolas en general hasta 2012; Argentina tiene oportunidad en el negocio vitivinícola, representa entre 2 y 3% del comercio mundial de vino, en el caso del mosto somos el primer exportador, hay un espacio para crecer y aprovechar”.

Por su parte, Daniel Rada, director del Observatorio Vitivinícola Argentino, destacó “la intención de reactivar la producción por la vía de las exportaciones y afortunadamente ven en la industria vitivinícola una de las posibles cadenas que pueden traccionarlas”, al ser consultado por Télam.

Sobre una de las propuestas, el aumento de reintegros a las exportaciones, Kulfas admitió como “razonable el planteo”, ya que, consideró, que el actual esquema ha quedado “desfasado” a partir de las medidas tomadas entre 2015 y 2018 y afirmó que “lo estamos analizando con el ministro de Economía, Matías Guzmán, y la AFIP”.

Según Rada, se trata de “algunas propuestas que entendemos pueden tener en el mediano plazo un costo fiscal neutro, que generen ingresos fiscales adicionales iguales a los costos fiscales que puedan representar hoy esas medidas”.

Sobre la propuesta para eximir del impuesto PAIS a los gastos en promoción en el exterior que hagan las empresas vitivinícolas, Kulfas propuso como opción superadora subsidiar 50% de todos los gastos realizados en promoción por las pymes del sector.

Para reducir el costo financiero, Kulfas confirmó que está acordado con el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) un crédito por 500 millones de dólares para el subsidio de tasas de interés para inversiones productivas con un fondo de garantías.

Además, Kulfas recordó que recientemente se conformó el Gabinete de Comercio Exterior, con Cancillería y los ministerios de Economía, Agricultura y Ambiente, que tendrá el objetivo de visibilizar y vehiculizar las exportaciones argentinas.

En ese sentido, el presidente de Wines of Argentina, Maximiliano Hernández Toso, dijo a la agencia de noticias Télam que “es una muy buena noticia, que el Gobierno ponga el foco en las exportaciones, no sólo para el vino, que llegó a un pico en 2012, de 918 millones de dólares en vino embotellado, espumante y granel, a los 800 millones de 2019”.

“Esta vocación que ha mostrado el Gobierno en las últimas semanas para poner la exportación como una prioridad es una muy buena noticia”, remarcó Hernández Toso, quien destacó el rol de los vinos como punta de lanza de la categoría de alimentos y bebidas en un programa general de promoción de exportaciones.

En el encuentro, el presidente de Coviar, José Alberto Zuccardi, afirmó que “ayudarnos en la promoción es muy importante, nuestros competidores lo tienen; la Unión Europea les paga a las empresas vitivinícolas el 50% de los gastos en promoción que hacen; y esto es muy significativo y una gran ayuda para posicionar los productos argentinos en el mundo”.

“Un plan de fomento a las exportaciones de productos vitivinícolas tienen una importancia central para toda la cadena y beneficio incluso al productor primario porque ayuda a generar valor agregado, reduce los stocks y tonifica los precios”, afirmaron por su parte desde la ACOVI (Asociación de Cooperativas Vitivinícolas).

Mientras que Bodegas de Argentina -representa a la mayoría de las bodegas importantes- no fue parte de la reunión, los presentes acordaron volver a reunirse la semana próxima para consensuar las medidas que se implementarán y definir un plan de acción concreto.

¿Habrá dinero para las bodegas argentinas? Difícilmente, hay sectores de la economía Argentina que fueron muy castigados por la extensa cuarentena decretada por el Presidente Fernández, mucho más que el sector de alimentos y bebidas.

Fuente: Telam y BAE Negocios


Compartir

administrator

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

tres + 3 =