Contacto

Florida 1065 C1005
C.A.B.A. Argentina

Disponibles
Lunes a Viernes. 9/18 hs
Compartir

No es la pandemia. Las ventas de bebidas sin alcohol continúan en baja -ya son varios años- y acumulan una caída de 11,3% en lo que va del año, que se suma a la disminución del 15% registrada a lo largo de 2019, informaron desde la cámara de empresas que representa al sector.

La Cámara Argentina de la Industria de Bebidas Sin Alcohol (CADIBSA) dijo en un comunicado que “a pesar de las nuevas medidas de flexibilización y la reapertura parcial de locales gastronómicos, la industria de bebidas sin alcohol continúa registrando una fuerte caída en su volumen de ventas”.

La entidad -que nuclea a las empresas productoras de gaseosas, aguas con y sin gas, aguas saborizadas, jugos, isotónicos y energizantes- recordó que “en 2019 el sector registró una disminución interanual del 15% en sus ventas”.

Más allá de la pandemia, ejecutivos y analistas coinciden que la baja del poder adquisitivo y la carga impositiva son las dos principales razones de la caída año tras año del consumo de bebidas sin alcohol.

“Si bien, durante el primer trimestre del año se observó una menor caída de volumen con relación al año anterior, a partir de la pandemia y del ASPO (Aislamiento Social Preventivo Obligatorio), la industria de bebidas sin alcohol comenzó a registrar un desplome en sus volúmenes de ventas, alcanzando en el segundo trimestre una caída de 23,8%”, indicó.

De acuerdo con el nuevo relevamiento, “el último trimestre, que incluye julio, agosto y septiembre, continúa con una disminución de 9,4% en comparación al mismo período del año anterior, lo que resulta en un descenso acumulado del 11,3% en lo que va del año”.

Según Cadibsa, el consumo per cápita de bebidas sin alcohol viene en franco declive en los últimos años como resultado de la combinación de distintos factores.

Esta caída en el consumo, argumentó la entidad, se debe principalmente a “la disminución en el poder adquisitivo de los consumidores, y al impacto de la carga impositiva del sector de bebidas (49%) que termina afectando al precio de venta”.

La industria de bebidas sin alcohol es “un eslabón fundamental en el desarrollo económico de Argentina y específicamente en el fortalecimiento de las economías regionales”, aseguró.

Su cadena de valor tiene como primer eslabón a los productores agropecuarios de 12 provincias e incluye a cientos de proveedores de insumos y miles de puntos de venta como supermercados, almacenes, pequeños autoservicios y kioscos, los que actualmente constituyen el principal canal de ventas del sector, concluyó el comunicado.

Fuente: agencia TELAM


Compartir

administrator

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dos × 1 =