Contacto

Florida 1065 C1005
C.A.B.A. Argentina

Disponibles
Lunes a Viernes. 9/18 hs

La noticia sigue al anuncio de Cargill en marzo pasado de que invertiría 475 millones de dólares para expandir la capacidad en sus instalaciones de procesamiento de soja. Expanden el negocio en América del Norte a medida que aumenta la demanda de semillas oleaginosas para crear ingredientes alimentarios, piensos para animales y biocombustibles. El negocio en Sudamérica en stand by. 

La canola, también conocida como colza, está emergiendo como un ingrediente en demanda en una variedad de aplicaciones alimentarias, desde aceites vegetales hasta proteínas de origen vegetal. Existe competencia no solo a nivel mundial por el suministro, sino también en términos de uso final, como alimentos para animales y biocombustibles.

La producción global de colza supera los 70 millones de toneladas versus los 50 millones de oleaginosas como girasol. Con su 50% de contenido de aceite, la oleaginosa tiene mucho para dar como sustituto para alimentos y biocombustibles.

Jeff Vassart, presidente de Cargill en Canadá.

“Creemos que seguirá habiendo una fuerte atracción hacia países como China, desde una perspectiva alimentaria”, dijo Jeff Vassart, presidente de la unidad canadiense de Cargill a la agencia de noticias Reuters. “También vemos una creciente demanda de diésel renovable y queremos asegurarnos de que estamos posicionados para ello”.

ante la creciente demanda, otros procesadores de canola también están en el proceso de incrementar la capacidad de producción. Los canadienses como Richardson International está duplicando sus capacidades de trituración de canola en su planta de Yorkton, Saskatchewan.

Según el Canola Council of Canada, el país es el mayor exportador de canola del mundo, con el 90% de su cosecha consumida en otros lugares. Canadá también alberga 14 plantas de trituración y refinación con capacidad para triturar alrededor de 10 millones de toneladas de semillas de canola cada año.

Este impulso para expandir el procesamiento se está produciendo a medida que los precios de la colza se han disparado a niveles récord, informó a la agencia de noticias.

Una temporada de cultivo deficiente en Canadá y Europa, así como un aumento en la demanda de China, han reducido las existencias de los exportadores a un mínimo de ocho años, según el Consejo Internacional de Granos. Los suministros de soja, girasol y aceite de palma también están limitados. De hecho, la escasez de suministro de semillas oleaginosas es una de las razones por las que el índice mundial de precios de los productos alimenticios de las Naciones Unidas alcanzó un máximo de 6,5 años, señaló el servicio de noticias.

Cargill está aumentando la capacidad de producción, ya que también explora el potencial nutricional del aceite de canola en respuesta a las cambiantes demandas de los consumidores de opciones de alimentos más saludables. En 2017, introdujo un aceite de canola híbrido con alto contenido de ácido oleico a los clientes comerciales que, según afirmaba, contenía un 4,5% o menos de grasas saturadas , y redujo el contenido de grasas saturadas en los productos en un 35% de las variedades anteriores de aceite de canola.

Uno de los primeros cultivos dominados por el hombre antiguo. En la agricultura moderna, la colza ofrece muchas ventajas, tanto para el productor como para la industria, pero también promueve la producción de néctar y polen. 

Algunos también ven el potencial de la canola como ingrediente en proteínas de origen vegetal. Cuando se combina con proteína de guisante, proporciona un perfil completo de aminoácidos que también es altamente digerible. Como beneficio adicional, la proteína de canola es altamente soluble, lo que ayuda a mejorar la sensación en boca y la palatabilidad de los productos de proteína vegetal.

El fabricante de productos nutricionales DSM está trabajando con el grupo agroindustrial francés Avril para desarrollar una proteína de canola no transgénica . Esto podría tener un gran atractivo para los fabricantes de alimentos que esperan desarrollar productos proteicos de origen vegetal que también satisfagan la creciente demanda de los consumidores de etiquetas limpias .

También en abril pasado, Merit Functional Foods inició la producción comercial.de proteína de canola en su nuevo Winnipeg, Manitoba. instalaciones. Produce un ingrediente proteico a base de canola llamado Puratein dirigido a los segmentos de etiqueta limpia y a base de plantas.

En Argentina, negocio para pocos

José Luis Albero, director técnico de Al High Tech de gran experiencia en el manejo del cultivo.

Mientras la producción y la industrialización crece a nivel global, en la Argentina se sigue viendo como un mercado de nicho. Luego de un pico de 110.000 has en 2013/14, impulsado por los altos precios internacionales en contraposición a trigo y cebada, la colza fue perdiendo superficie en la escena nacional, rasguñando apenas las 20.000 has en las últimas dos campañas.

Pero con la suba en la demanda de granos con alto contenido de aceite, el precio de la colza se duplicó en el último año llegando a los 390 dólares la tonelada, abriendo un nuevo panorama para la oleaginosa.

Según explicó José Luis Albero de Al High Tech, “hoy hay pocos exportadores y la entrega se concentra en plantas cercanas a puerto de Buenos Aires. Así, antes de sembrar colza hay que procurarse dónde colocar la mercadería. Es clave que los grandes exportadores vuelvan a comprar la oleaginosa para aumentar las oportunidades y puntos de entrega”.



Share:

administrator

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *