Contacto

Florida 1065 C1005
C.A.B.A. Argentina

Disponibles
Lunes a Viernes. 9/18 hs
Compartir

El gobierno australiano se dice abierto a negociar directamente con Pekín, su principal comprador; pero “mientras no estemos en posición de hacerlo, emplearemos cualquier otro mecanismo”, afirmó el ministro de Comercio del país oceánico.

El Gobierno de Australia anunció este sábado 19 de junio de 2021 que llevará a China ante la Organización Mundial del Comercio (OMC) por los altos aranceles impuestos por Pekín sobre los vinos australianos, una nueva medida -para muchos obvia, para otros no tanto- que supone un peldaño más en la creciente tensión comercial y política entre ambos países iniciada hace ya un par de años cuando -durante el gobierno del polémico Donald Trump- las fuerzas navales australianas realizaron ejercicios bélicos en aguas del Océano Pacifico cercanas al Mar de China.

Dan Tehan, el ministro de gobierno aussie, en el desafío más grande la historia de cualquier Gobierno australiano.

Según indicó la cadena de televisión ABC, dice el cable de la agencia española EFE y de la alemana Deutsche Welle, el ministro de comercio australiano, Dan Tehan, afirmó que Australia pretende con esta decisión defender los intereses de su industria vinícola, que ha sufrido “un daño serio” por “las acciones tomadas por el gobierno de China”.

“Nos gustaría poder sentarnos y ser capaces de resolver estas disputas. Mientras no estemos en posición de hacerlo, emplearemos cualquier otro mecanismo para tratar de resolver esta y otras disputas que tenemos con el Gobierno chino”, afirmó. Sin embargo, insistió, “Australia permanece abierta a comprometerse directamente con China para resolver este problema”.

Las exportaciones de vino australiano a China, hasta hace poco su principal destino con unas ventas de hasta 1.100 millones de dólares australianos (840 millones de dólares estadounidenses) se desplomaron un 96% en el primer trimestre del año después de que el pasado noviembre Pekín incrementara los aranceles de importación un 218%. Según cifras oficiales, el comercio se ha reducido a solo 20 millones de dólares australianos.

Tehan reconoció que el proceso ante la OMC será difícil y la resolución llegará en un plazo de entre dos y cuatro años. Se trata de la segunda vez que Australia lleva a China ante la OMC en los últimos meses, después de protestar el pasado diciembre por tasas de importación que considera abusivas sobre la cebada.

Las relaciones entre ambos países sufren su peor momento en décadas, con episodios como la suspensión en mayo por parte de Pekín de su mecanismo de Diálogo Económico Estratégico con Australia, país al que acusa de “mantener una mentalidad de Guerra Fría”. Australia excluyó en 2018 a Huawei de su red 5G, en otro episodio de tensión.

lgc (efe/afp)


Compartir

administrator

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

20 + 6 =